Navigation

'De Anker a Tinguely, los suizos en París'

La retrospectiva del Museo incluye las fabulosas máquinas del célebre escultor suizo, Jean Tinguely. swissinfo.ch

Bajo ese título, la abadía y el Museo de Payerne exponen 161 obras de 60 pintores y escultores suizos que trabajaron en París.

Este contenido fue publicado el 09 mayo 2002 - 14:23

En la entrada del Museo se encuentra la obra que ilustra el cartel de la exposición: 'Chiquilla leyendo con niño pequeño', un óleo sobre lienzo del pintor Albert Anker.

El más helvético de los pintores

Albert Anker es seguramente el artista suizo, cuya obra mejor refleja el espíritu helvético. Y, sin embargo, pocos saben que el pintor trabajó durante más de treinta años en París.

"Albert Anker saca su fuerza creativa de la Ciudad de las Luces hasta para retratar a los campesinos suizos leyendo la Biblia", señala fascinado Jean-Pierre Jornod, el comisario de la exposición en Payerne.

"Es tal vez el artista que mejor supo pintar el principio y el fin de la existencia humana", comenta Jean-Pierre Jornod. "Anker no se detuvo en la edad adulta, sino que supo retratar con precisión la inocencia en la mirada del niño y la serenidad, la aceptación del anciano".

Para Jean-Pierre Jornod, el Museo de Payerne expone una de las obras más bellas de Cuno Amiet: 'Niña en la nieve' (1899), de la que, según el comisario y crítico de arte, emana una tierna emoción y que destaca por una calidad pictórica excepcional.

Pasamos a otro universo, a otro artista: la serie de esculturas que representan a filósofos de Jean Tinguely, entre ellas la que retrata al escritor ginebrino 'Jean-Jacques Rousseau', revestida de plumas de indios.

"Mis hijos adoran las obras de Tinguely, porque sus esculturas son lúdicas y graciosas", afirma Jean-Pierre Jornod.

Artistas suizos del siglo XX

Dignas de mención son también las esculturas de James Vibert, en especial 'La Tierra' y 'El Pasado' (1918). Precursor del movimiento simbolista en Suiza, el escultor de Carouge (Ginebra) se interroga sobre el sentido de la vida y refleja esta preocupación en cuerpos entrelazados.

El cuadro 'El genio de la convicción' (1943,) del basilense Kurt Selgimann, se clasifica dentro del surrealismo por sus composiciones fantasmagóricas: miembros flotantes que abren una puerta al mundo del inconsciente y sus símbolos.

161 obras recorren el arte helvético del siglo XX creado en París. Alice Bailly, Sophie Taeber-Arp, Marius Borgeaud, Félix Valloton, Alberto Giacometti, Théophile Steinlen son algunos de los artistas cuyas obras se exponen hasta el 3 de noviembre en Payerne. Una amplia selección que refleja una riqueza y diversidad artísticas sin precedentes.

Emmanuel Manzi

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.