"Fragmentos de experiencias"

Lupita Avilés fue galardonada con el premio 'Donna e Poesia' en 1995 y 1996. Truaisch

Tras un largo silencio poético, Lupita Avilés retoma la escritura creativa y publica 'Sfogliazzo', su primera obra en italiano.

Este contenido fue publicado el 06 junio 2003 - 16:20

Han transcurrido muchos años desde que dejó su México natal. Hoy la poetisa se siente "hija adoptiva" de la lengua de Dante.

Nacida en 1951 en la Ciudad de México, Lupita Avilés comenzó a escribir a la edad de once años. Y es que la vocación literaria le viene de familia.

Es hija del renombrado poeta y periodista Alejandro Avilés (1915), cofundador de la Escuela de Periodismo Carlos Septién en México, la primera en América Latina y célebre en todo el subcontinente.

Tenía 26 años cuando publicó su 'opera prima' en la lengua de Cervantes: 'La verde mansedumbre'(1977). Y, 26 años más tarde, repite la experiencia con 'Sfoggliazzo', su primera obra en italiano. En el cuarto de siglo entre una y otra, la vida de esta mexicana, colaboradora habitual de swissinfo, dio un giro radical.

Se enamoró de un suizo, se casó y se instaló en Olivone, un pueblo del valle de Blenio (cantón italófono del Tesino), donde vive con su marido y su hija.

"Cambió todo el registro lingüístico", recuerda para explicar su largo silencio poético y la dificultad de escribir en un idioma (el español), cuando se vive fuera del contexto lingüístico, y mucho más aún en el caso de la poesía.

Hija adoptiva del italiano

Establecerse en un nuevo país significa renunciar a muchas cosas, entre ellas, a la lengua materna.

"Uno no se siente verdaderamente en casa hablando una lengua que no es la del corazón. Tiene que construir una relación afectiva, enamorarse de otra lengua. Es posible, pero también es un proceso doloroso".

Pero poco a poco Lupita Avilés empezó "a oir otra música", la musicalidad de la lengua de Dante de la que hoy dice sentirse "hija adoptiva", aunque "me tomó veinte años atreverme a crear algo nuevo", a retomar la escritura creativa.

Fruto de ese trabajo es la obra que publica la editorial Messagi Brevi y que lleva como título 'Sfoggliazzo' - término que en el lenguaje del archivista significa borrador o apuntes.

"Fragmentos de experiencias"

Con ese título la autora quiere resaltar el carácter experimental y para nada definitivo de su escritura, que concibe como un intento de tender "un puente entre dos idiomas que son primos hermanos": el español y el italiano.

Los poemas contenidos en el libro son "fragmentos de experiencias" plasmadas en el papel de forma provisional, "sin querer petrificarlas", explica Lupita Avilés.

Pero 'Sfoggliazzo' también deriva de 'sfogliare' (deshojar) y de 'foglia' (hoja), título sugestivo que invita a los lectores a deshojar simbólicamente las páginas y los versos del libro como se deshojan los pétalos de una margarita o las hojas de un árbol.

De hecho, uno de los poemas centrales está dedicado al tilo, que pierde sus hojas con la llegada del otoño y que - de forma metafórica - volverá a ser "deshojado por el lector", explica Lupita el doble simbolismo del título de la obra, que reúne poemas "escritos a lo largo de los últimos seis o siete años".

'Sfogliazzo' tiene tres partes. En las primeras dos "la división es temática", en la última "es de género", señala la autora.

La primera - 'De la vida' - incluye temas de la vida cotidiana, también de crítica social; la segunda -'Del amor' - aborda el amor y las relaciones humanas en sus múltiples facetas. Mientras que la tercera parte, incluye fábulas, una forma de "hablar en forma de metáfora animal de vicios y virtudes humanas".

Figura de Edipo en Colono

Uno de los poemas del libro que Lupita "lleva muy dentro" es el de Edipo - "no Edipo rey, sino Edipo en Colono, una figura universal de la persona que ha tenido que abandonar su país, sus afectos", y con la que Lupita dice identificarse por la experiencia que vivió.

La vida y, en general, todo lo cotidiano y humano es fuente de inspiración para esta poetisa mexicana, "y también el paisaje, la naturaleza, que para mí fue una revelación" al llegar a Suiza.

A la pregunta de si uno nace poeta o se hace poeta, Lupita contesta con una sonrisa de oreja a oreja. Aunque está convencida de que "se nace con una predisposición", considera que "es un don que muchísimas personas tienen, pero que pocas perciben".

Galardonada con tres premios de poesía en Italia, Lupita Avilés acaba de publicar sus primeros poemas en la lengua de Dante. Su mayor desafío es seguir escribiendo. "Ahora me toca trabajar", dice toda orgullosa.

Nosotros aguardamos la próxima cita literaria con Lupita Avilés y le deseamos mucha inspiración. ¡Y enhorabuena, Lupita, por esta primera reseña en italiano!

swissinfo, Belén Couceiro

Contexto

Nacida en 1951, Lupita Avilés es hija del renombrado poeta y periodista mexicano Alejandro Avilés.

Comenzó a escribir a los 11 años y publicó su 'opera prima' - 'La verde mansedumbre' - a la edad de 26. Hoy es colaboradora habitual de swissinfo.

Casada con un suizo y madre de una hija, Lupita lleva viviendo más de un cuarto de siglo en la Suiza de expresión italiana.

Su labor poética ha sido distinguida con las ediciones 1995 y 1996 del Premio Internacional de Poesía 'Donna e poesia' que otorga la Casa Internacional della Donna, en Roma.

En el 2000 recibió el premio único especial de jurado en la IV edición del Premio 'Poesie d'Amore', de la Universidad de Perugia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo