Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Libia paga un alto precio por la libertad"

El escritor libio Ibrahim Al-Koni durante una lectura pública en Zúrich, en agosto de 1998.

El escritor libio Ibrahim Al-Koni durante una lectura pública en Zúrich, en agosto de 1998.

(Keystone)

El poder y la tiranía son los temas dominantes en los libros del escritor libio, Ibrahim Al-Koni. El autor, residente en Suiza, acaba de regresar de una visita a su tierra natal. “Libia estaba madura para una revolución”, dice.

Crecido en la inmensidad del desierto de Libia, Ibrahim Al-Koni vive ahora cerca de los Alpes suizos.


Concede pocas entrevistas y evita hablar de cuestiones políticas, porque no se considera ni político ni activista, solo un escritor. De todas maneras, las cosas que tiene que decir están en sus libros.
 
Pero la agitación en el mundo árabe y la violencia sin precedentes cometida por Gaddafi en contra de su propio pueblo le hicieron reaccionar. “Yo estaba pasando dos meses en Libia para visitar a mi hermano enfermo, cuando el vendedor de verduras en Túnez, Mohamed Bouazizi, se inmoló y los primeros manifestantes empezaron a salir a las calles para protestar contra el régimen”, declara a swissinfo.ch. 
 
Desde Libia, siguió con tensión y alegría las revoluciones en Túnez y Egipto. Fue entonces cuando notó que también allí pronto iba a surgir la chispa. “Libia estaba madura para una revolución”. Antes de que las protestas comenzaran en Libia, el 15 de febrero, salió del país una vez más. 
 

El valor de sus conciudadanos no lo sorprendió. El pueblo de Libia es muy pacífico, tolerante y paciente, pero la presión después de 42 años de dictadura se hizo demasiado grande. “Cuando los libios vieron que la gente de Túnez y Egipto derrocó a sus gobernantes, se dieron cuenta de que Gaddafi no era invencible”, explica el autor. La revuelta contra el régimen de Gadadfi le provoca sentimientos encontrados: “Me alegra ver que tanta gente lucha con tanta fuerza de voluntad contra la dictadura, pero también estoy muy triste por la violencia. La gente está pagando un alto precio por la libertad”.
 
Decepcionado por la revolución de Gaddafi
 
Durante décadas, la vida cultural e intelectual en Libia se limita a círculos privados principalmente ya que la libertad de prensa está limitada de una manera brutal por un régimen arbitrario. La literatura libia es casi prácticamente desconocida en Occidente. Ibrahim Al-Koni es uno de los autores más importantes del mundo árabe. Once de sus 70 libros han sido traducidos al alemán. El escenario es el desierto y los temas dominantes son el poder y la tiranía.
 
No es algo que sorprenda, ya que el escritor procede de un clan de los tuareg y creció en el desierto. Ya como periodista, vivía cerca de Trípoli en el momento de la toma de la ciudad por parte de Gaddafi, en 1969. “Rápidamente nos desengañamos de la autodeclarada revolución que Gaddafi había prometido. Después siempre tuve conflictos con el régimen o me sentía amenazado”, dice. Así que decidió irse a la Unión Soviética. Tras estudiar Literatura en el Instituto Gorki de Moscú, trabajó como periodista en Varsovia y Moscú, antes de trasladarse a Suiza en 1993.

 

La maldición de la tiranía
 
El poder y la tiranía son abordados por el escritor libio en sus novelas de manera metafórica. En la novela ‘El traje del gobernante’, publicado el año pasado en Alemania, relata de una forma kafkiana como el soberano, poseído por el poder, crece junto con su ropas en un oasis del desierto.
 
Cuando necesita devolver su manto, pierde también su propia piel para terminar muriendo. Protesta contra esto con una violencia brutal. La novela, cuyo título provisional es ‘La Úlcera’, muestra la tiranía como un cáncer devastador. Este trabajo es una obra clave sobre la dictadura de Libia, que trata de la maldición del esfuerzo humano para lograr un nivel filosófico, explica.
 
Ibrahim Al-Koni ha recibido numerosos premios por su obra literaria como el Premio Nacional Libio de Arte y Literatura en 1996. La fama internacional le dio algún tipo de protección en Libia. “El régimen me respetaba”. Aunque, en cada visita a su país era vigilado por los servicios secretos.
 
En los últimos años, el hijo de Muammar Gaddafi, Seif al-Islam, ha alimentado a la población con la esperanza de que el régimen iba a emprender un proceso de modernización y y permitir una mayor libertad. “Pero el padre Gaddafi hizo fracasar este proyecto. Consideraba las reformas innecesarias, sobre todo, cuando se dio cuenta de que ya era visto en Europa como una persona decente”, concluye Ibrahim Al-Koni.

Ibrahim Al-Koni

Vive en Suiza desde 1993 en un pueblo junto al lago de Thun, en el cantón de Berna. Tiene las nacionalidades libia y suiza. 
 
Junto con numerosos galardones internacionales, recibió el Gran Premio de Literatura del cantón de Berna en 2005, por el conjunto de su obra.
 
Nacido en 1948, Ibrahim Al-Koni creció como un miembro de un clan tuareg en el desierto de Libia. En 1997 vivió en la Unión Soviética, donde estudió Literatura en el Instituto Gorki y trabajó como periodista.
 
De los 70 libros escritos, once se han traducido al alemán por la Editorial Lenos. Traducción: Fähndrich Hartmut.
 
‘El traje del Gobernante’  (2010), ‘La Muñeca’ (2008), ‘Mi Desierto’ y ‘Los Magos’ (2001).

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×