Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

'Noche argentina'

El programa radiofónico inluirá testimonios de la vida cotidiana y entrevistas directas desde Buenos Aires.

(Keystone Archive)

La Radio de la Suiza Italiana (RSI) dedica cuatro emisiones a la crisis argentina para dar voz a una población desesperada por la situación económica.

Cada martes, desde este 12 de febrero y hasta el próximo 9 de marzo, la Radio Suiza de expresión italiana transmitirá un programa semanal de una hora consagrado a la Argentina y a su pueblo. La cita es a la medianoche de Suiza (23:00 UTC, y 20:00 horas de la nación latinoamericana).

El canal 'Rete Uno' de la RSI ofrecerá a sus radioescuchas la oportunidad de oír los relatos, los interrogantes y las solicitudes de ayuda de quienes hoy, en Argentina, sufren las consecuencias de la gravísima crisis económica. Muchos argentinos, descendientes de inmigrantes tesineses o italianos, desean reanudar los vínculos con su país de origen.

La emisión se intitula 'Noche argentina'y se transmitirá en lengua italiana desde los estudios de Lugano (cantón Tesino). Podrá escucharse en todo el mundo a través de Internet (www.rtsi.ch/argentina). El programa incluirá testimonios de la vida cotidiana, relatos y entrevistas directas desde Buenos Aires y otras ciudades argentinas.

Los organizadores establecieron también mecanismos para la recepción de mensajes en la redacción y para posibilitar la transmisión del programa en directo o en diferido. De hecho, cada emisión de 'Noche argentina' permanecerá en el sitio de la RSI y podrá escucharse de nueva cuenta durante los días siguientes.

"Un país metafísico"

El 'puente' que establece la emisora suiza proporcionará también una oportunidad única para conocer un país extraordinario, del cual el escritor italiano decía en los años sesenta: "Un país metafísico, diferente de todos los que haya conocido antes, por el predominio absoluto, por encima de cualquier otro género de realidad, de la realidad mental, fantástica y reflexiva".

O, como quiere la voz del pueblo que, según cuenta el historiador suizo Ivano Fosatti en su libro 'Hacia la Argentina' (Editor Armando Dadó, Locarno, 2000), suele afirmar con autoironía: "Los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos descienden de los incas, y los argentinos descienden...de los barcos". Para decir que el pueblo argentino está formado, sobre todo, por inmigrantes llegados de ultramar.

Y las cifras dan la razón a la 'vox populi', porque según un estudio del investigador argentino Gino Germani, de los casi 60 millones de europeos que emigraron (entre la segunda mitad del siglo XIX y la primera parte del siglo XX), Argentina recibió el 11%, proporción inferior a la registrada en Estados Unidos.

De otros lares

Hacia finales del siglo XIX los censos internacionales daban un sorprendente resultado: por cada mil habitantes de una determinada nacionalidad, encontramos en Argentina 17 italianos, 11 españoles, 5 suizos y 2 franceses.

Actualmente, en el país sudamericano se cuentan 15 mil ciudadanos helvéticos registrados en la embajada suiza de Buenos Aires, y se estima en 150 mil los descendientes de inmigrantes suizos que llegaron a Argentina durante los siglos XIX y XX, provenientes sobre todo del cantón del Valais, pero también de Berna y del Tesino.

La inmigración suiza en Argentina fue diferente a todas las otras, pues la realidad del país europeo ofrecía ciertas particularidades: todos los cantones tenían una vieja tradición de emigración masculina calificada y bien remunerada, por ejemplo, en el ámbito de la arquitectura y de la construcción en general.

Los expatriados suizos con diversos destinos internacionales se caracterizaron también como mercenarios y en el rubro de la artesanía fina.

La investigadora Teresa Isenberg, de la Universidad de Florencia, destaca el hecho de que aun cuando la miseria propició importantes olas migratorias, no siempre fue su causa. Hacia 1830, por ejemplo, los cantones suizos podían contar con elevados niveles de industrialización.

También de ilusiones

En los años ochentas del siglo XIX, Suiza se inscribía entre los países prósperos. Sin embargo, las decisiones humanas no necesariamente son consecuentes con las estadísticas. La salida del país obedeció entonces a causas ajenas a la economía: América era la tierra de la aventura, de los sueños y de las ilusiones.

Hoy en día asistimos a un movimiento de retorno: los descendientes de suizos que emigraron a Argentina tratan de obtener la nacionalidad suiza, e intentan con ello comenzar una nueva vida en el centro de Europa, en la tierra de sus abuelos.

El antiguo sueño del 'El Dorado' americano se ha convertido en una pesadilla: cierres de las fábricas, oficinas, restaurantes; nadie logra sacar de los bancos los ahorros acumulados con una vida de sacrificios, el costo de la vida aumenta cada 24 horas y los sueldos (de quienes tienen el privilegio de contar con un empleo) no alcanzan para vivir decorosamente. Lo que queda de la clase media se encuentra de rodillas.

'Noche argentina' proporciona, desde este martes, un foro para conocer, en forma directa, las tribulaciones e inquietudes de una población confrontada a ese reto.

swissinfo seguirá de cerca el desarrollo de estas transmisiones.

Lupita Avilés


Enlaces

×