Navigation

'Tierra Incógnita': un espacio de integración

Daniel Ferrú, responsable de la 'disquería' y de los sistemas audiovisuales del centro. swissinfo.ch

En momento en el que ciertas categorías de extranjeros sufren la hostilidad de grupos xenófobos, “Tierra Incógnita” tiende puentes para un mejor entendimiento entre latinoamericanos y suizos.

Este contenido fue publicado el 14 octubre 2004 - 23:50

Dirigida por un grupo de benévolos independientes, este centro cultural autofinanciado desarrolla actividades para mejorar la imagen latinoamericana en Suiza.

El proyecto nació hace 2 años cuando un grupo de pioneros encabezados por suizos-latinoamericanos, entre ellas Yasmina Tippenhauer, crearon una asociación sin fines de lucro destinada a difundir la cultura latinoamericana en Ginebra.

Un contexto socioeconómico difícil

Una apuesta nada fácil de asumir cuando los apoyos financieros oficiales sufren recortes importantes y la presencia cultural latinoamericana ya no tiene las características del éxodo político de la década de años 1970-1980.

Las comunidades se han dispersado y funcionan como verdaderos “guetos” con tintes nacionalistas y los objetivos prioritarios son económicos. La era de las salsotecas –con elecciones de miss latinas incluidas- sustituyen a los otrora encuentros políticos y fiestas de solidaridad.

En ese contexto, acentuado por el consumismo y la existencia de un cliché social con aspectos negativos de los latinoamericanos, el proyecto cultural “Tierra Incógnita” parecía condenado de antemano al fracaso.

No ha sido así. En torno a la librería y a un discreto café con sala de proyección de películas nació el espacio cultural ubicado en el barrio de Planpalais en Ginebra, próximo a la universidad, al mercado de las pulgas y al casco viejo de la ciudad.

El centro cuenta hoy con una agencia de viajes, un servicio Internet, un negocio de discos (la disquería), un sitio web, una emisión de radio dominical, un café con piano-bar, una sala de proyecciones, sin olvidar uno de los pilares, su librería que no cesa de agrandarse. Todo ello en una superficie de 220 metros cuadrados.

Cinco locales que Daniel Ferrú, un joven chileno socio fundador y responsable del audiovisual y de la infraestructura, ha decorado y habilitado “con puras cosas recuperadas”, como son los 4 grandes focos que adornan el café. Reliquias salvadas de una antigua fábrica en demolición.

Un abanico de actividades

“Pero no sólo hemos desarrollado adelantos técnicos sino que también hemos cambiado en la manera de trabajar, y después de un año de existencia hemos ido adquiriendo un poco de experiencia”, explica Daniel Ferrú.

“Ahora somos capaces de proponer películas, organizamos peñas folclóricas, filmamos las actividades que organizamos en vídeo, y realizamos archivos de las conferencias”, agrega.

“Cada día nos abrimos más a la sociedad ginebrina y mantenemos estrechos vínculos de colaboración con profesores y las escuelas, quienes nos han solicitado realizar talleres sobre aspectos de la realidad en América Latina”, subraya Ferrú.

Un ejemplo lo constituye la enseñanza del español en Ginebra. Los adolescentes que frecuentan esos cursos en los ‘Colleges’ cantonales (liceos) participan en sus conferencias, visionan documentales, y degustan especialidades típicas en el café.

Desde el punto de vista de la organización, el centro muestra también progresos. Las actividades ya no son caóticas como al comienzo. “Había demasiada oferta y hasta nosotros estábamos un poco perdidos”, confiesa Yasmina Tippenhauer.

“Ahora repartimos las actividades dentro de la semana sobre la base de un plan bien preciso. Así, los lunes son para los cursos de idiomas, los martes para los talleres literarios y presentación de libros, los miércoles para el cine, los jueves para actualidad y debates, los viernes y sábados para lo que es más lúdico y musical, como las actividades para niños”, precisa.

Por último, Yasmina Tippehauer subraya que “lo importante es que ahora participamos también en actividades que organiza la ciudad de Ginebra, o de otras organizaciones, como ha sido nuestra presencia en el Salón del Libro, en el Paleo Festival de Nyon, y hoy en día en colaboración con el festival de cine “Filmar en América Latina”.

Este reportaje continúa en ‘Más sobre el tema’.

swissinfo, Alberto Dufey

Datos clave

Cada día "Tierra Incógnita" se abre más a la sociedad ginebrina y mantiene estrechos vínculos de colaboración con profesores y escuelas.

End of insertion

Contexto

Los pilares de esta asociación son Rodrigo Díaz Pino (Librería), Doris Tippenhauer (Artesanía), Daniel Ferrú (logística y audiovisual), Lucio Parada (agencia de viajes) y Yasmina Tippenhauer (coordinadora general).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo