Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Un derecho que todos deberían tener"

Donato Gemma (izquierda) y Mario Renna recuerdan la lucha para obtener el retiro anticipado en el sector de la construcción.

(swissinfo.ch)

La jubilación anticipada aviva el debate político en Suiza. El 30 de noviembre, la ciudadanía acude a las urnas para votar una iniciativa popular que respalda esa posibilidad.

Este derecho representa el hecho de poder "gozar finalmente de la vida", tras 40 años de trabajo, aseguran dos obreros en conversación con swissinfo.

La vida laboral de nuestros dos interlocutores representa la de miles de obreros en Suiza. Mario Renna llegó a Berna en 1961, a la edad de 21 años. De origen siciliano, comenzó a trabajar a los 12 como albañil.

Renna llegó a Suiza en los años del 'boom' económico. Encontró un puesto en el sector de la construcción. En Berna, contrajo matrimonio con una alemana con la que tuvo una hija.

Los recuerdos de su pueblo natal, Licodia Eubea, cerca de Catania, los lleva en el corazón, aunque su vida desde hace mucho tiempo está en Suiza.

Su empleo jugó el papel principal en su vida durante todos estos años. "Salía de casa a las 6 de la mañana y no volvía sino hasta las 6 de la tarde", recuerda.

Renna subraya los grandes esfuerzos corporales requeridos en su trabajo, desempeñado sin importar el clima que prevaleciera: "Cuando llueve, sientes el agua que te entra desde la nuca hasta los pies".

Tras el deber, el placer

Pero su vida dio un giro el 1° de agosto de 2003: Mario Renna se jubiló anticipadamente, gracias a las nuevas disposiciones del convenio colectivo de trabajo del sector de la construcción. Fue uno de los primeros en beneficiarse de este derecho.

Ese momento fue como un renacimiento para él. A los 63 años inició el cultivo de hortalizas: verduras, bayas, uvas, hierbas aromáticas y flores. Con orgullo muestra su parcela.

Renna ama la naturaleza. Tras su jubilación tiene tiempo para hacer largas caminatas, para disfrutar de las estaciones del año. "Observo el alba y la puesta de sol, pues cada día son distintas", comenta.

La lectura es otro de sus pasatiempos. "Cuando trabajaba, estaba tan cansado por la noche que dormía de inmediato, sin tiempo de tomar un libro". Ahora, Mario Renna "devora" los libros.

En el último lustro comenzó sus recorridos por toda Suiza. "Tras 42 años de vivir en este país, finalmente he podido verlo".

La concreción de proyectos

Con Mario caminamos hacia un área de construcción cercana. Es justo la pausa de medio día. Nos encontramos con Donato Gemma, un italiano de Puglia, quien llegó a los 17 años a Suiza. Era el año de 1966. También este albañil aprovechará la posibilidad de jubilarse anticipadamente en febrero próximo.

Donato Gemma espera con ansias ese momento. Retornará a su pueblo, en la provincia de Lecce, donde construye una casa. Ya se ve arreglando su jardín.

También su esposa, una suiza, se entusiasma con la idea de reiniciar una nueva vida en el sur. "Después vendremos de vacaciones a Suiza", comenta. Los hijos de su primer matrimonio la visitarán, "pues les encanta Puglia". Entre tanto, las dos hijas de Donato, concebidas en su primer matrimonio, ya viven en el sur italiano.

Donato Gemma también tiene sed de viajar. "Queremos conocer Italia, por ejemplo, ir a Nápoles; me han dicho que es una ciudad bellísima. Después queremos ir a España y a Brasil, donde un cuñado vive y me ha invitado".

La salud, el bien más preciado

Mientras llega el día de su retiro laboral, Gemma espera mantenerse con salud. Justo ésta es la razón central de su jubilación anticipada y fue el argumento principal en la lucha sindical para defender este derecho.

Los estudios enfocados a la salud de los trabajadores de la construcción en Suiza indican que sólo el 57% de las personas concernidas se mantienen con salud al llegar a los 65 años de edad. El porcentaje es de 73% en el margen de edad de los 60 años.

Sólo como dato comparativo: el 85% de los ingenieros, por ejemplo, llega saludable a los 65 años, la edad de la jubilación en Suiza.

"¡Es sorprendente cómo se conserva la salud con el retiro! Mis malestares corporales han desaparecido y mi doctor me dijo en el último control que mi salud es mejor que hace cinco años", subraya Mario Renna.

"Debimos luchar por este derecho: fuimos a las calles e hicimos huelga, pero valió la pena", opina Renna. Su compañero Gemma comparte esa opinión, al recordar los momentos difíciles y llenos de tensión de aquellos tiempos de protesta y agitación.

Jubilación flexible: un progreso

"Se trata de un progreso. Es un derecho que debemos tener todos", sostiene Mario Renna. Destaca, por ejemplo, que en el sector de la manufactura y el comercio hay muchos empleados que trabajan en condiciones laborales inadecuadas. "Deben terminar su vida laboral antes".

Con esto se pueden evitar enfermedades y accidentes, lo que también beneficia a instituciones dedicadas a los seguros en caso de enfermedad, invalidez y accidentes, afirma Renna.

Cada persona debe poder decidir de acuerdo a sus propias necesidades. "También resulta importante que aquellos que tienen un empleo menos expuesto pueda decidir permanecer activo procesionalmente por más tiempo", recuerda el jubilado.

Por ello, Mario Renna y Donato Gemma respaldan la iniciativa popular "por una edad de jubilación flexible", que busca permitir a las personas con un ingreso bajo cesar su actividad lucrativa, de modo parcial o total, a partir de los 62 años de edad.

swissinfo, Sonia Fenazzi
(Traducción del italiano: Patricia Islas Züttel)

Los tres pilares para el retiro

El sistema de jubilación en Suiza se basa en un modelo de tres pilares:

-El seguro de vejez y para los sobrevivientes (conocido con las siglas en francés AVS). Toda persona activa que vive en Suiza cotiza a este fondo estatal para garantizar sus necesidades existenciales al momento del retiro laboral.

-El seguro de prevención laboral, de carácter obligatorio, pero privado, y preserva el tenor de vida habitual.

-El tercer pilar es privado y opcional. Una parte de sus entradas de fondos puede desgravada. Su objetivo es cubrir necesidades personales suplementarias.

Los hombres tienen derecho a obtener su renta mensual completa del seguro de vejez a partir de los 65 años de edad, las mujeres, a los 64.

Fin del recuadro

Jubilación anticipada en la construcción

El 1° de julio de 2003, entró en vigor ese derecho en el sector de la construcción.

Se financia con un fondo paritario gestionado por la Fundación a favor de la Edad Flexible para el Retiro (FAR).

El fondo se basa en montos otorgados tanto por el empleador, como por el empleado. El trabajador dirige 1,3% de su salario al fondo. El empleador, un 4%.

Los trabajadores pueden así retirarse a partir de los 60 años de edad, gracias a la recepción de una renta, a la espera de que se abra el fondo de pensión normal, a partir de los 65 años de edad.

Desde que este derecho entró en vigor en el sector de la construcción, hace ya un lustro, 5.853 trabajadores lo han utilizado. El ingreso medio mensual del fondo asciende a 4.400 francos.

La Fundación FAR es sólida financieramente: ha recibido 1.100 millones de francos y ha desembolsado cerca de 500 millones. A finales del semestre 2008 tenía un saldo positivo de 600 millones de francos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×