Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Vuelve Suiza a su tradicional política humanitaria?

(RDB)

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reclama que Berna retome su papel como país anfitrión de personas en busca de asilo.

Suiza se labró su reputación mundial de país humanitario entre 1950 y 1995, años en que acogió a numerosos refugiados de diversas partes del mundo.

Durante ese periodo, Suiza recibió a grupos de personas procedentes de Hungría, en 1956; del Tíbet, en 1963; de la otrora Checoslovaquia, en 1968; y más tarde de Chile e Indochina. En ese entonces, las autoridades helvéticas autorizaron su acogida sin verificar las solicitudes de modo individual.

Fue en 1995 que Suiza decidió terminar con la tradición de recibir contingentes de refugiados. La razón se fundamentó en los costes que esto provocaba y en el considerable aumento de solicitantes de asilo procedentes de los Balcanes.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados (OSAR), la Comisión Federal para Asuntos de Migración y organizaciones eclesiástica solicitan al gobierno federal que retome ese modo de aplicar su tradicional gesto humanitario.

"El 'nuevo asentamiento', como lo llamamos, es un instrumento de protección destacado en el caso de personas que viven atrapadas entre dos frentes en un campo de refugiados", argumenta Hans Lunshof de ACNUR.

"Varios millones de personas sobreviven por años en esos campamentos en condiciones de pobreza extrema y sin perspectivas", agrega. De este modo se reproduce el fenómeno en el caso de los refugiados iraquíes en Siria o Jordania, los eritreos en Sudán y los birmanos en Tailandia.

Política interior controvertida

"Después de finales de la década de 1990, cuando se recibían hasta 46.000 solicitudes de asilo, se registró un significativo descenso. En esta situación, Suiza tiene de nuevo posibilidad de implementar la política de contingentes de refugiados", menciona Yann Golay, portavoz de la Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados (OSAR).

En el marco formal, esta posibilidad no está excluida. El derecho de asilo, modificado en 2006, prevé los contingentes. La autoridad que decide al respecto es el Ejecutivo.

Es en el ámbito político que los contingentes provocan controversia. La ministra de Exteriores helvética Micheline Calmy-Rey se ha pronunciado en varias ocasiones por la vuelta a esa práctica.

Para su ministerio esto sería "una expresión de solidaridad con los países, con frecuencia pobres, del primer asilo; pero también con los estados europeos o americanos que responden a los deseos de ACNUR", señala Thomas Greminger, responsable de asuntos políticos del departamento de seguridad humana del Ministerio suizo de Exteriores.

Difícil definir el momento ideal

La Oficina Federal de Migración (OFM) recuerda que en los últimos meses de nuevo ascendieron las solicitudes de asilo y que en los cantones hay carencias de centros de acogida para los demandantes.

"Faltan tanto la voluntad de recepción como el dinero", señala el vicedirector de la OFM, Urs Betschart, que participó en el simposio sobre asilo, organizado en Berna por la OSAR el 21 y 22 de febrero pasados.

Hans Lunshof de ACNUR se remite a países como Noruega y Suecia, que pese al incremento de las solicitudes y a las finanzas limitadas, aceptan los contingentes desde hace años: "La aceptación de la población es grande, debido a que la emergencia de esa gente no se discute".

En 2008 se presentaron 16.000 solicitudes de asilo, es decir, significativamente menos que en los años precedentes, argumenta Yann Golay de la OSAR:

"Se trata de la acogida de entre 200 y 300 personas, lo que es una cantidad reducida. Es cierto que la situación de nuevo se torna difícil, pero básicamente resulta imposible definir un momento ideal para aplicar de nuevo los contingentes de refugiados".

Informe de un grupo de trabajo

La decisión queda en manos de la OFM. "Estamos en la tarea de establecer un grupo de trabajo que se encargue de entregar en verano un informe a la ministra de Justicia Eveline Widmer-Schlumpf", explica el portavoz de ese brazo gubernamental, Roman Cantieni.

Por lo demás, recuerda Cantieni, Suiza desde 1995 acepta a grupos pequeños de refugiados. La última vez ocurrió en noviembre de 2008 cuando 24 iraquíes recibieron asilo.

swissinfo, Andreas Keiser
(Traducido por Patricia islas Züttel)

Más solicitantes de asilo

Suiza recibió en 2008 16.606 solicitudes de asilo, 53,1% más que el año anterior.

En primer lugar, predominan las solicitudes de personas llegadas de Eritrea, seguidas de somalíes e iraquíes.

La razón principal del incremento se debe a un cambio de las rutas que utilizan los inmigrantes para entrar a Europa, explica la Oficina Federal de Migración.

Un total de 40.794 personas están aún sin concluir su proceso de solicitud de asilo, es decir, un 0,7% menos que en 2007.

En 2008, 11.062 casos fueron solucionados en primera instancia, lo que significó un incremento del 9,9% con relación al año precedente.

A 2.261 solicitantes se les concedió asilo, una cuota que significó el 23% del total.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes