A un paso de la ONU

El embajador de Suiza ante la ONU, Jeno Staehlin (izq) y el secretario general, Kofi Annan (der). Keystone

Suiza presentó este miércoles su solicitud oficial de adhesión a las Naciones Unidas, una organización que no vive su mejor momento.

Este contenido fue publicado el 18 julio 2002 - 07:23

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, recibió en Nueva York la demanda oficial de admisión de manos del embajador suizo ante el organismo internacional, Jenö Stähelin.

La nota pone énfasis en el propósito de mantener el principio de neutralidad de la Confederación Helvética.

El Consejo de Seguridad de la ONU tramitará antes de fines de julio la solicitud de adhesión, que requiere la aprobación de la Asamblea General, el próximo 10 de septiembre, para que Suiza se convierta en miembro de pleno derecho de la Organización de Naciones Unidas.

¿En qué estado se halla la organización a la que Suiza se adhiere como miembro 190? Entrevista con Victor-Yves Ghebali, profesor del Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales, de Ginebra.

Pregunta: Para muchos analistas la ONU vive actualmente un momento de debilidad.

No se puede juzgar a la ONU en su conjunto. Hay que diferenciar entre la ONU política, la ONU económica y social, y la ONU humanitaria.

Esos criterios definen, sobre todo, la debilidad de la ONU política. Una organización que se puede comparar con un barco sin timón. Es una situación poco alentadora y mucho más, cuando el país con mayor vocación a pilotar la ONU - los Estados Unidos - no hace sino mostrar una actitud de desprecio.

Pero la ONU es también la organización de las operaciones de mantenimiento de la paz que se desarrollan prácticamente en todas las regiones del mundo. Su papel es limitado, pero de gran utilidad para la estabilidad internacional.

Según algunos analistas, son operaciones que ordena Estados Unidos, y el papel de los aliados y de la ONU se limita a financiarlas y a ejecutarlas.

No caigamos en exageraciones. Estados Unidos no puede dar órdenes a la ONU, como acaban de demostrar las negociaciones finales sobre la Corte Penal Internacional, en las que Washington obtuvo poco con relación a sus exigencias iniciales.

De hecho, Estados Unidos no puede obtener verdaderos beneficios, si ejerce un liderazgo negativo sobre la ONU.

¿Se requiere una reforma del Consejo de Seguridad para fortalecer a la ONU política?

No, la reforma del Consejo de Seguridad es un planteamiento erróneo. No incrementaría la eficacia de la ONU. Lo que debe cambiar es el comportamiento de los Estados miembros.

El fortalecimiento de la ONU depende de la actitud de responsabilidad que adopten o no los miembros del Consejo de Seguridad.

Pero las divergencias entre Estados hacen difícil una acción concertada en el seno de la ONU también ámbitos como el desarrollo o el medioambiente.

Así es. Nos falta coraje para decir que la ONU económica y social es una enorme maquinaria que gira en vacío.

Y esto por una sencilla razón. La ONU carece de poder de decisión en los temas económicos y sociales de importancia, que se deciden en el seno de organizaciones como el G-8 o la OMC.

En la práctica la ONU está marginalizada, pero continúa actuando como si no lo estuviera.

¿Cómo ve entonces el futuro de la ONU?

Aunque resulte paradójico, no lo veo con pesimismo. La ONU ha atravesado peores momentos. Durante la Guerra Fría, la ONU estaba totalmente paralizada, pero sobrevivió y supo adaptarse. Así, las Naciones Unidas inventaron las operaciones de mantenimiento de la paz, cosa que no estaba prevista en su carta constitutiva.

Además, no se valora suficientemente el trabajo que realizan día a día la ONU y sus agencias, especialmente en el ámbito humanitario.

¿De qué forma puede integrarse Suiza en esta organización debilitada?

Con su adhesión a la ONU, Suiza regulariza la unión libre que ha caracterizado sus relaciones con la organización durante muchos años. Suiza podrá profundizar lo que lleva haciendo desde hace tiempo. Sobre todo, en el campo de los derechos humanos, del derecho humanitario y temas en torno a las minorías nacionales.

Entrevista realizada por Frédéric Burnand

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo