Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Bailar para no dejarse engullir por la calle

Mariano Capona y su grupo de danza "callejera" en gira por América del Sur.

Aquella espontánea necesidad de los jóvenes postergados socialmente en el barrio neoyorquino del Bronx en los años 70 es hoy una manifestación social con nombre propio: Hip hop, funk, breakdance, popping, robot y otros de la familia street dance (danzas de la calle).

De la calle ha pasado a los teatros y las televisiones. Uno de sus grandes cultores en Suiza y Europa, Mariano Capona, realiza una gira por América del Sur para hablar y demostrar las bondades de la libertad, improvisación y creatividad en los movimientos del cuerpo como instrumento de expresión social.

“Nuestro objetivo fundamental es ofrecer y aprender cultura de la juventud sudamericana, pero también instarles a tener la mente amplia, a no desperdiciar el tiempo y a ser emprendedores para beneficio personal y de su país”, señala a swissinfo.ch el bailarín y coreógrafo chileno tras una de sus actuaciones en la ciudad de La Paz.

Ocho jóvenes de entre 18 y 25 años acompañan a Mariano Capona en esta gira de seis meses que ya les ha llevado a Perú y Chile. “Muchos de ellos están en universidades, institutos técnicos e incluso colegios y otros trabajan”, precisa Mariano Capona refiriéndose a su elenco constituido esencialmente por quienes aprenden baile en su academia de Prilly, Lausana.

Un proyecto preparado con tiempo

“Hace tres años que Mariano quería que el grupo viniera a Suramérica; nosotros teníamos ese sueño y nos pusimos a trabajar muy duro para realizarlo” nos dice Jasmín Ahumada, de Lausana, al tiempo de explicarnos que habitualmente ensayan tres veces por semana, además de los exigentes entrenamientos físicos.

No es para menos si consideramos su breve descripción de los bailes que practica: locking, popping. “El popping es de contracción y decontracción de los músculos, mientras que el locking es más funky”.
Y en el momento de referirse a los bailes típicos de algunos países sudamericanos dice que hasta ahora le han gustado la cueca en Chile y la saya afro-boliviana.

Carolina Laszewski añade a su vez que en los países sudamericanos “la gente tiene mucho talento, pero mala información”, aspecto que en alguna medida podrían corregir, dice, dando informaciones y técnicas variadas de los bailes, aparte de intercambiar experiencias y ritmos con América del Sur.

“La gente de Bolivia tiene un gran corazón, están dispuestos a aprender y eso nos motiva”, sentencia Capona. Esa constatación la difiere de las actuaciones al aire libre de su grupo en colegios de la Paz y Santa Cruz, además de las presentaciones en canales de televisión.

No hay una cultura de baile

En este recorrido de recíproco aprendizaje cultural y humano, Carolina se dice impresionada por el valor que la gente da a los bailes como expresión profesional o natural en sus diferentes capas sociales, particularmente a los ritmos folklóricos.

“Hay muchas culturas en Suiza pero no hay una cultura de baile” y añade: “En Suiza el gobierno ayuda a los bailes clásicos, los otros no son desarrollados profesionalmente. Por eso nuestra escuela ayuda a desarrollar otro tipo de bailes”.

El grupo de Mariano Capona es en el ámbito del street dance uno de los más reconocidos no sólo en Suiza, sino en Europa. Ha hecho presentaciones en Alemania, Francia, Italia, España, entre otros. Y es casi habitual su presencia en filmaciones de video clips para distintos artistas. No es para menos si tomamos en cuenta que forma parte de D.Master Formation school, la única estructura profesional para bailarines de street dance.

¿Unir el pasado con el presente del baile?

Mariano Capona responde afirmativamente porque tiene gran interés en buscar las raíces de cada país sudamericano en lo que se refiere al baile. Es posible rescatar el pasado de los movimientos de baile y respetando sus principios fusionarlos con los ritmos modernos.

Como ejemplo cita el baile boliviano de la saya del caporal. Son, señala, “bailes que han sabido mezclar bien con la música moderna”.

En este afán de intercambiar experiencias han tomado contacto con la compañía de Danza Track de Bolivia cuya coordinadora, Rosa Gutiérrez ha elogiado la calidad del estilo del hip hop y la calidad del bailarín Capona.

“Los jóvenes bolivianos agradecieron al grupo de baile suizo por la experiencia que les están dejando y que continuarán en Bolivia con la mezcla entre el hip hop y los ritmos nacionales”, recalcó Gutiérrez.

Una combinación similar, de ritmos modernos con los tradicionales, no se la hace aún en Suiza “porque todavía son muy estrictos con sus costumbres”, comenta Capona.

El hacer arte cuesta, pero es posible

El bailarín y coreógrafo chileno que desde hace 18 años practica y enseña baile en la comuna de Prilly, donde vive con sus padres, está convencido de que es posible depender de uno mismo. “Nosotros lo estamos demostrando. Los jóvenes tenemos que emprender y buscar las soluciones para hacer las cosas y no esperar que un adulto nos diga lo que hay que hacer”, sentencia.

Mariano Capona destaca el apoyo prestado por la comuna de Prilly y de algunos organismos privados, pero pone de manifiesto que para cubrir lo necesario de sus responsabilidades en este viaje tuvieron que hacer muchas cosas, entre ellas bailar en la calle, asistir a muchos festivales y recolectar dinero.

Por lo visto y hecho hasta ahora, sus presentaciones han tenido eco muy favorable en Perú, Chile y Bolivia, desde donde proseguirán su aventura cultural viajando a Paraguay, Uruguay, Argentina y nuevamente a Chile.

GIRA POR SUDAMÉRICA

El grupo de baile de Mariano Capone realiza actualmente una gira de seis meses por diversos países sudamericanos.

Ya ha estado en Perú, Chile y Bolivia. En agenda les esperan Paraguay, Uruguay, Argentina y nuevamente Chile.

En cada uno de ellos ofrecen actuaciones al aire libre y talleres sobre la esencia y la evolución del Street dance (danzas callejeras) nacidas en los años 70 en el barrio del Bronx en Nueva York.

El hip hop, locking, popping, funk, breakdance y otros nacieron en la calle y hoy son invitados importantes en teatros y canales de televisión.

La esencia de ellos está en la improvisación, originalidad, creatividad, libertad de movimiento y elasticidad plástica que por estas características no deja de evolucionar.

Fin del recuadro

MARIANO CAPONA

Es bailarín y coreógrafo profesional con estudios hechos en Chile.

Nació en 1980 y desde hace 18 años viven con sus padres en Prilly, municipio de Lausana, en la Suiza de expresión francesa.

Es el creador y director de D.Master School, donde propone una formación profesional a sus alumnos con la colaboración de estrellas del street dance.

Es asimismo creador de la agencia especializada “De Capona” con la cual trabaja y se desenvuelve por toda Europa cumpliendo mandatos profesionales.

Ha colaborado creando coreografías para varios artistas: Thalia, Pedro Fenández, Natalia Oreiro, Don Latino, Afrodiziac, I.V.A.N., Person, Deborah, Philip Morax, entre otros.

Además es a menudo contratado para eventos específicos nacionales e internacionales.

Mariano Capona tiene 30 años de edad.

Carolina Laszewskiestudia Economía en la universidad de Ginebra y por la noche baila en la corporación de Capona. Tiene 20 años.

Jasmin Ahumada concluyó su aprendizaje como secretaria de comercio y está en busca trabajo. Tiene 20 años y su pasión es el baile.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes