Navigation

Biblioteca Kornhaus: una ventana al mundo

Margritt Dutt, directora de las Bibliotecas Kornhaus de Berna swissinfo.ch

El edificio fue construido en 1711 para almacenar cereales. Hoy, dos pisos del local conservan 112.000 medios de comunicación, un tercio de ellos electrónicos. Una atractiva mezcla de historia y modernidad.

Este contenido fue publicado el 24 noviembre 2004 - 14:38

Según las estadísticas del 2003, 30.000 personas -uno de cada cuatro habitantes de Berna-, son usuarios de las Bibliotecas Kornhaus.

Esta es una red que incluye, además de la sede principal y administración central, 10 bibliotecas de barrio y 7 bibliotecas en municipios vecinos.

Como los extranjeros forman el 21,3% de la población total de Berna, la sede central ofrece bibliografía en inglés, francés, italiano, croata, español, turco y albanés, además del alemán.

¿Cuál fue el criterio para esta selección? El número de inmigrantes que hablan esos idiomas en Berna y una encuesta que indicó que muchos berneses prefieren leer en el idioma original, señala Margritt Dutt, directora de la Bibliotecas Kornhaus desde 1987.

Leer en el propio idioma

De los idiomas extranjeros, el inglés es el más solicitado en la sede principal. De acuerdo a los barrios, hay otros idiomas que tienen mayor demanda, como el turco en la biblioteca de Tscharnergut, agrega Dutt, quien antes dirigió las bibliotecas de Gäbelbach y Länggasse.

La indonesa Milka Hanbalí, casada con un suizo, destaca esta variedad. “Llegué a Kornhaus hace tres meses. Aquí encuentro muchos libros en diferentes idiomas y como extranjera eso me atrae especialmente”.

“Pensamos globalmente”, agrega Dutt. En efecto, la red de bibliotecas se extiende además a tres bibliotecas ubicadas en los hospitales berneses Waldau, Ziegler e Insel. “Nosotros administramos estas bibliotecas que son para pacientes y personal de esos hospitales”.

Primero la lengua materna

Las Bibliotecas Kornhaus tienen además estrecho contacto con la Biblioteca Intercultural del Centro 5. “Organizamos actividades conjuntas, y si el lector nos solicita un libro en un idioma que no figura en nuestras existencias, le recomendamos dirigirse a ese centro, que dispone de material en 13 idiomas”, refiere.

Para Dutt, que los hijos de inmigrantes no hablen alemán desde el comienzo, no es un problema. Mientras muestra la amplia oferta para niños - cassettes con cuentos y canciones y libros ilustrados en diferentes idiomas- argumenta que el buen conocimiento de la lengua materna es el fundamento para aprender otra lengua.

En otoño e invierno la actividad en las Bibliotecas Kornhaus es muy intensa. De abril a octubre, se abren además dos Pabellones de Juegos y Lectura. Uno está ubicado en la Plataforma de la Catedral, en el centro histórico, y otro en Rosengarten. Ambos han sido concebidos para personas que prefieren salir cuando hay buen tiempo y que, sin embargo, no quieren dejar de leer en un ambiente agradable.

Cifra en alza

Las Bibliotecas Kornhaus forman una unidad en la que el usuario se puede mover libremente en una u otra, destaca Dutt. “Con un sólo carnet, por el que hay que pagar al inscribirse, el usuario puede solicitar medios de comunicación en cualquiera de nuestras bibliotecas”.

La red de Bibliotecas Kornhaus también ha pensado en las personas sin recursos. Así, los niños, los jóvenes menores de 25 años, los desempleados y los solicitantes de asilo pueden prestarse medios de comunicación gratuitamente.

En los países nórdicos, donde las bibliotecas son fomentadas enormemente con fondos públicos, los usuarios de las bibliotecas alcanzan a la mitad de la población. En Finlandia, incluso al 60%. “Puede ser por el clima con inviernos largos”, reflexiona Dutt.

Sin embargo, no oculta su satisfacción por la cifra alcanzada en Berna. “El 25% se refiere a las personas que se les prestaron un libro. Las estadísticas no incluyen a quienes leen revistas y diarios, a los niños que vienen con sus padres o a las personas que participan en actividades organizadas por la biblioteca”.

Ese 25% no es una constante. “Cada año tenemos más lectores”, enfatiza Dutt. “En esta casa prestamos el año pasado 536.000 medios de comunicación. Este año probablemente llegaremos a 560.000. Y en toda la red la cifra ascendió a 1,5 millones”.

Diferentes preferencias

Las estadísticas también indican que las mujeres leen más que los hombres, sobre todo entre las edades de 26 y 52 años. “Pero hay que relativizar esta tendencia, porque los hombres comprendidos en esas edades están muy involucrados en su profesión, aclara Dutt.

En esa etapa, opina, la mayoría de mujeres trabaja a tiempo parcial y tienen probablemente, más tiempo para la lectura. “Ellas leen más novelas y cuentos, se sumergen en la historia y la disfrutan, mientras que los hombres leen revistas especializadas, de divulgación, algo que también ofrecemos en esta casa”.

Las Bibliotecas Kornhaus son financiadas por la ciudad de Berna. El cantón también hace una contribución. “La ciudad hace un gran aporte y por la coyuntura actual es comprensible que no pueda ampliar la ayuda. Para nosotros, lo importante es ver dónde hay más necesidades”.

Este artículo sigue en 'Más sobre el tema'.

swissinfo, Rosa Amelia Fierro, Berna

Datos clave

La Biblioteca Kornhaus fue fundada en 1947 bajo el nombre “Biblioteca popular de Berna”.
Este nombre fue cambiado en 1988 por “Biblioteca Regional de Berna”.
En 1999 se convirtió en la fundación denominada “Bibliotecas Kornhaus”.
La sede central está en el edificio Kornahaus desde 1998.

End of insertion

Contexto

La red de bibliotecas Kornhaus dispone de 300 mil libros, cassettes magnetofónicos, discos compactos, CD-ROM, DVD, videos, revistas y periódicos.
En la categoría no-libros, un tercio son medios electrónicos.
Además ofrece estaciones de acceso a Internet y un catálogo informatizado que los ususarios pueden consultar directamente.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.