Navigation

Comisión Bergier ante el final de su misión

Jean-François Bergier (der) en la rueda de prensa ofrecida en Berna Keystone

La comisión independiente de expertos Suiza-Segunda Guerra Mundial concluirá su labor a fines del presente año y pocos meses después presentará su informe final, informaron sus responsables este miércoles en Berna. Por otra parte deploraron la decisión del Gobierno de restituir los documentos a sus propietarios privados.

Este contenido fue publicado el 04 julio 2001 - 18:07

Hasta su disolución, prevista para el 31 de diciembre próximo, la comisión elaborará todavía 25 estudios consagrados sobre todo a la industria, finanzas, economía, aseguradoras y política de refugiados en la Segunda Guerra Mundial.

El presidente de la comisión que lleva su nombre, profesor Jean-François Bergier, dijo estar satisfecho por la conclusión de los trabajos en la fecha prevista. "Es raro en la historia de la Confederación que una comisión entregue su informe en la fecha prevista sin exceder el presupuesto atribuido", precisó.

No obstante, habrá que esperar hasta los primeros del venidero año 2002 para conocer el contenido final de su informe, cuya publicación de 400 a 500 páginas podrá ser adquirida a un precio aproximado a los 50 francos. Se ha previsto además una versión sintetizada para las escuelas.

Contrariedad sobre el futuro de los documentos

Es un golpe a la transparencia y una señal errónea del gobierno el devolver a sus propietarios privados los documentos que fueron copiados para esclarecer una etapa de la historia reciente de Suiza: su papel en la Segunda Guerra Mundial. Esta es en síntesis la posición expresada este miércoles en Berna por los miembros de dicha comisión.

La respuesta de los miembros de la Comisión Bergier surge a raíz de la decisión tomada este martes (03.07), disponiendo la devolución de todos los documentos que habían proporcionado los empresarios privados en el marco de las investigaciones encomendadas por el Gobierno en 1996.

Los empresarios se oponen a la concentración de esas copias por temor a que el acceso al público pueda dar lugar a un mal empleo de ellas. En cambio otros sectores de la sociedad helvética, incluyendo a la ministra del Interior, Ruth Dreifuss, proponían conservar esos documentos en un solo archivo, accesible bajo ciertas condiciones. El Gobierno se apoyó en el compromiso de restitución establecido en el decreto de 1996.

"El fondo de las más de 100.000 réplicas de documentos acopiados por la comisión de expertos 'Suiza-Segunda Guerra Mundial' volverá a ser desparramado", lamentó Jacob Tanner, uno de los historiadores miembros de la comisión. "La centralización de esos papeles hubiera facilitado enormemente el examen del trabajo realizado por la comisión", precisó.

"Sólo queda esperar que las empresas tengan interés en la transparencia", acotó su colega Jacques Picard. Georg Kresi, otros de los historiadores participantes, pone en duda tal posibilidad porque, según recuerda, "algunas empresas no fueron muy cooperadoras en la apertura de sus archivos a los miembros de la comisión".

"La decisión del Consejo Federal fortalece esa actitud ajena a la colaboración. El clima político ha cambiado aparentemente, hace algunos años, el gobierno habría hecho otra elección", supone Kreis.

La restitución de los documentos planteará además grandes problemas de organización, según el presidente de la comisión, profesor Jean-Jacques Bergier, y la secretaria de la misma, Myrta Welti.

Varias cuestiones no han sido todavía resueltas. Los departamentos federales del Interior y de Asuntos Exteriores tendrán que elaborar proposiciones.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.