Cornelia Forster, artista del siglo XX

Cornelia Forster (Cartel de la exposición)

"A través del siglo XX" es el nombre de la exposición de lo mejor de la obra de la artista suiza Cornelia Forster presentada en la Galería Mosaico de Chiasso, en el cantón Tesino.

Este contenido fue publicado el 19 diciembre 2000 - 17:28

Nacida en Zúrich en 1906 y desaparecida hace exactamente diez años, en 1990, en Sala Capriasca donde residía desde la década de los cincuenta, la artista se dedicó a la pintura, a la escultura, al dibujo, a la decoración y a la escenografía. Como si fuera poco, también se destacó en el arte del tapiz, la ilustración de libros y los estampados de telas.

Un verdadero volcán de creatividad hacía erupción continua entre sus manos, siguiendo para ello los estilos y tendencias artísticas que se sucedieron durante el siglo apenas transcurrido. Desde el arte figurativo de los años veinte y treinta (ejemplo es la tela "En París", tinta china de 1926), pasando por la fase surrealista-expresionista ("Una escultura sobre una mesa", un óleo de 1930 o "La barca del destino" óleo de 1934), período que la sorprendió en París.

Visitando el Louvre se familiarizó con el arte prehistórico mediterráneo. Pasó después los difíciles años de la 2ª Guerra Mundial en el cantón Tesino, interpretando el abstractismo en una forma muy personal.

En suma, se puede decir que en Cornelia Forster se da toda la historia del arte de su siglo como en una ontogénesis o versión personal de diferentes sensibilidades y visiones que, filogenéticamente, resultan ser la historia del arte contemporáneo.

Estamos hablando de una artista culta, con formación europea: alemana, francesa, italiana. Sus versiones del arte figurativo, del abstracto y del informal son, como decíamos, originales, y están caracterizadas siempre por un discurso fantástico y evocativo; por un calor y una interioridad que se siente en sus paisajes imaginarios, en sus colores: verdes, azules, rosados.

Su abstractismo no es nunca frío y "racional" cuando "incluso los segmentos geométricos difunden - según dice el crítico Giuseppe Curonici - el calor de las cosas vivas". En Cornelia encontramos una fusión del mundo psíquico con el mundo natural.

Otra característica del arte de la pintora suiza es el absoluto control de la forma, que se nota en todas las composiciones. Control logrado no solamente con el dominio de las técnicas requeridas, sino con una maestría sólida y sencilla al mismo tiempo, heredada tal vez del arte clásico, estudiado en los grandes museos de Europa. Esto resalta muy bien en sus esculturas, tanto en las de bronce como en las de terracota (por ejemplo, en el "Retrato de Sara", un bronce de 1970).

Ecléctica y dinámica, Forster se dedicó, en los inicios de la carrera, sobre todo al dibujo. Más adelante, durante la guerra, se vio obligada a trabajar, por motivos económicos, para la industria textil.

Aquí la necesidad se convirtió en virtud y dio lugar a estampados en tela con motivos floreales "liberty", hoy en día muy cotizados. Es más, comenzó a interesarse en la técnica del tapiz y realizó, al principio, ejemplares descriptivos con escenas religiosas y míticas; naturalezas llenas, lujuriosas, hasta que la llegada de las décadas de los años cincuenta y sesenta, le dieron mayor independencia material.

A partir de ese momento, la artista pudo permitirse el ejercicio de una gran libertad de expresión en su arte ya maduro. No debiendo trabajar bajo comisión, sus dibujos, pinturas, esculturas y tapices tomaron la forma de la inspiración del momento.

Se puede decir que la segunda parte de la vida de Cornelia coincide con un arte abstracto y aéreo, que ya no pesa, ni como color ni como forma, que sólo da vagos indicios del lugar y del momento (como en "La Scala", de 1972). Sus esculturas también pierden concreción y devienen sólo organización del espacio.

La exposición inaugurada el pasado 5 de diciembre, queda abierta al público hasta el 18 de enero del 2001.

Lupita Avilés

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo