Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Soy una emigrante cultural, pero emigrante"

Teresa Larraga cantando en el espectáculo 'Boleros' del Teatro Frenesí que representa este agosto en España.

La polifacética artista española Teresa Larraga celebra sus 25 años de carrera en Suiza, a donde llegó para formarse en la Escuela de Teatro Dimitri.

Con mucho trabajo y tenacidad, ha desarrollado en la Confederación multitud de obras y espectáculos que ha representado por medio mundo.

En 2007 fundó la compañía Teatro Frenesí donde interpreta y produce piezas ligadas a sus raíces con el espectáculo ‘Boleros’, además del monólogo teatral ‘C’est égal’ de Agota Kristof, emigrante y refugiada con la que comparte ciertas semejanzas.
 
También está involucrada en el teatro de calle con el disparatado proyecto ‘L’Opéra mobile’ y ya prepara ‘Servet’, obra en memoria del humanista ibérico Miguel Servet, condenado a morir en la hoguera hace 500 años en Ginebra.
 
Larraga dejó su Zaragoza natal a los 22 años para trasladarse al cantón suizo del Tesino y proseguir su formación artística. “Vine a Suiza en 1986. Ya he perdido un poco la cuenta, pero llevo más tiempo residiendo aquí que en España”, cuenta a swissinfo.ch. Tras asentarse durante mucho tiempo en el Tesino, vive desde hace 10 en Neuchâtel.
 
La actriz y cantante fue bastante precoz. En su tierra estudió teatro, ganó una beca que le permitió aprender de Albert Boadella y trabajó en una compañía profesional con la que participó en más de un centenar de obras por todo España.

A Suiza por una señal

Decidió progresar y ganar en independencia. Así que se propuso hacer la formación de payaso y tras recorrer distintas embajadas extranjeras en Madrid para solicitar información, se debía decantar entre centros en Paris, en la Leningrado de entonces, o por la citada escuela de Dimitri.
 
La elección se basó en una premonición. “En una pausa del ensayo para ‘Electra’ en Zaragoza di un paseo por el parque y me senté en un banco. Allí y por casualidad estaba escrita la palabra Suiza, así que dije: ‘Gracias’. Fue la señal que me llevó a decantarme por Suiza”.
 
A su llegada al cantón del Tesino empezó con su formación de payaso y del circo en movimiento, para después ampliarla con la de canto clásico en Milán o como profesora del Método Feldenkrais (trabajar el movimiento), una actividad que sigue ejerciendo en Neuchâtel.
 
Tras diplomarse con Dimitri, siguió estudiando canto en Lugano con Karin Ott y en Lausana con Stéphanie Burkhard. “Son tres sombreros (formaciones) que forman parte del mismo sombrero, es lo que hago y no trato de catalogarlo. Me gusta el trabajo físico y la posibilidad de movimiento. Además de dar clases y tener alumnos también soy productora. Compagino universos a veces tan diferentes que al final se complementan. Es mi propio universo”.

Puntos de vista y ‘Boleros’

En su condición de emigrante, Larraga ha tenido el hándicap del idioma. El italiano es su segunda lengua y la que habla en casa. En el Tesino se habla italiano y es donde comenzó su aventura. También ha trabajo en alemán pero más en su faceta de cantante. “La música es un lenguaje universal. Cuando canto tengo que hacer un trabajo grande de dicción, pero así se puede cantar en inglés, francés o ruso”.
 
“Siempre tengo mi acento, tanto en francés como en italiano. Con el francés se me hizo más complicado, quizá por la edad. Además, en el mundo del teatro es difícil ya que la gente te cataloga. Trato de tener un acento lo más neutro posible, pero claro que el hecho de ser española tiene sus limitaciones”, comenta Larraga.
 
Al llegar como extranjera y no conocer la lengua no hay otro remedio que empezar de cero. Por eso crea sus propios espectáculos, para defender sus puntos de vista y dar su visión de una emigrante española en este país, destaca. Prueba de ello es que fundó la compañía Teatro Frenesí, con la que interpreta ‘Boleros’ desde hace varios años en calidad de mezzosoprano, bajo la dirección de Antonio Vergamini.
 
“Es un espectáculo de música latina con estructura teatral que además se puede hacer en cualquier idioma”, cuenta. El proyecto recorrió desde Suiza hasta Cuba, y ahora lo representa en Zaragoza. Una apuesta en constante renovación, con nuevos boleros y nuevo pianista. Esta producción cuenta con la colaboración del Centro Cultural de Neuchâtel, la ciudad y el cantón de Neuchâtel.

Fascinada por Agota Kristof

Otra de sus obras actuales es el monólogo que protagoniza y produce ‘C'est égal’ de Agota Kristof. A Larraga le fascina el personaje de esta escritora húngara que se trasladó a Neuchâtel a mitad de siglo pasado, por su condición de emigrante y de refugiada en Suiza. Precisamente Kristof moría el pasado miércoles, 27 de julio en Neuchâtel, a la edad de 75 años, como consecuencia de una larga enfermedad.
 
La española se identifica con las limitaciones y frustraciones derivadas de la emigración. “La Suiza de ahora es muy diferente de la que yo viví hace 25 años. En ese tiempo era un país viciado, no había paro y se podía cambiar fácilmente de trabajo. Por entonces en España había problemas de libertad y de trabajo, temas vitales que aquí no se veían. Como todos, he pasado por mis experiencias de emigrante, porque a pesar de ser una emigrante cultural, soy una emigrante”.
 
Para septiembre y de nuevo con Frenesí, la incansable Larraga prepara su obra ‘Servet’ con motivo del quinto centenario del nacimiento del célebre humanista español, muerto en la hoguera por hereje en la Ginebra de Calvino. Estará acompañada por Antonio Buil, actor aragonés afincado desde hace tiempo en Suiza, que desarrolla su carrera artística con mucho éxito.
 
En septiembre, estrenan esta obra en La Chaux-de-Fonds y después en Zaragoza, con motivo del Congreso Internacional sobre Miguel Servet.

“Como aragonesa y española es un personaje que siento profundamente. Ciertas cosas se asemejan a mi historia como el hecho de salir de su país y acabar en Suiza. Con ‘Frenesí’ tengo plena libertad para volver a mis raíces, como ocurre en este caso”, concluye.

Proyectos suizos en España

Una de las propuestas suizas en las que Larraga se involucró fue el espectáculo 'La Linterna Mágica', un proyecto pedagógico de cine para niños nacido en Neuchâtel.
 
La española fue animadora de la obra en lugares del Tesino y en el resto del país. Más tarde lideró la implantación de 'La Linterna Mágica' en España, comenzando en Zaragoza y en toda la región de Aragón.
 
'La Linterna Mágica' llegó más tarde a Argentina y se espera que también lo haga pronto a México.

Fin del recuadro

Más obras

Con ‘Salto Mortal’, Larraga aborda el tema de la muerte y de los tabúes que existen a la hora de hablar del tema.
 
“Es un tabú tanto aquí como en España. Ya hemos hecho la obra en francés e italiano y ahora nos falta en español. Es una prueba de que un mismo espectáculo se puede hacer en varios idiomas y llevarlo a varios países”, explica Larraga.
 
Recientemente participó en la fundación del espectáculo de calle ‘L'Opera mobile’, con el que amenizó al público de Suiza, Italia, España o Rusia.
 
En agosto lo retomarán para girar por el Tesino. Antonio Vergamini es el director.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×