Filme mexicano en busca de la gloria en Locarno

Enrique Rivero(der.) con los actores Pilar Huerta y Norberto Coria. Keystone

Entre las dieciocho películas en la competición internacional de la LXI Edición de Locarno están la mexicana, Parque Vía; la peruana, Dioses, y la coproducción luso brasilera, Un amor de perdición.

Este contenido fue publicado el 13 agosto 2008 - 12:14

Parque Vía, que abrió el concurso internacional, es el primer largometraje del joven director Enrique Rivero, quien llegó a Locarno con parte del equipo de quince personas que participaron en la realización. Entre ellos, los actores principales, Norberto Coria y Tesalia Huerta.

"La película presenta la cotidianeidad de Beto (Norberto Coria), que interpreta su vida real de cuidador de una mansión" en el centro de la capital mexicana, explica en entrevista con swissinfo Enrique Rivero.

Beto vive recluido en esa lujosa casa desde hace más de treinta años y prácticamente no tiene contactos con el mundo exterior, salvo alguna esporádica salida o la visita de la propietaria o de su amiga prostituta.

Los casi noventa minutos presentan con sobriedad e intimidad la vida repetitiva de este trabajador que ha convertido ese inmueble no sólo en su lugar de trabajo sino en su propio centro de existencia.

Más allá de sus muros, para Beto no existe absolutamente nada. Su mundo se desvanecerá totalmente con la venta de la mansión. Su horizonte entra entonces en la penumbra total.

Su vida, el escenario

Lo más significativo, clarifica Rivero, es que Norberto Coria "no es un actor ni profesional, ni amateur y nunca imaginó ser el protagonista principal de una película que sería seleccionada en un festival tan prestigioso como Locarno".

Reflexión en la que coincide Coria, sorprendido por los reflectores del estreno internacional y por las constantes solicitudes de la prensa. "Estoy muy emocionado", confiesa a swissinfo, sin esconder el cansancio luego de un viaje de casi 24 horas, el primero tan largo de su vida, que lo llevó de México a Locarno.

"Pude participar en este filme por la enorme confianza que tengo en Enrique. Lo conozco desde que era un niño y el escenario es la casa de sus abuelos, para los que he trabajado toda mi vida", explica.

"Nunca soñé siquiera en ser un actor. Hice ante la cámara lo que hago cada día. Obedecí las indicaciones del director. Esta película me cambió la vida. Y en el futuro, no descarto seguir haciendo cine, aunque sean papeles secundarios, si alguien me lo propone", enfatiza Coria.

Pantallazo de una gran ciudad

Dentro de la lujosa mansión casi abandonada, Beto vive su cotidianeidad, anclada en el exterior a través de un aparato de televisión que le permite informarse de manera permanente sobre lo que ocurre afuera.

La mayoría de las noticias es de actos violentos. "Expresión de lo que es la vida cotidiana en las grandes ciudades", marcada por hechos policiales y delictivos, explica Enrique Rivero.

"Esa violencia es un hecho, ejemplo de una forma de actuar de mucha gente preocupada por proteger lo que es suyo. En el filme no pretendo dar recetas ni soluciones para esa realidad, sino presentarla, constatarla", puntualiza el realizador.

Entre Parque Vía y la globalidad del cine latinoamericano, hay conceptos coincidentes de una forma de entender el arte.

"Latinoamérica transita un momento muy bueno, muy propicio al nivel cinematográfico. Pienso que se vive una gran libertad interna para poder expresar lo que se siente y se piensa. En cierta manera, es novedoso que los realizadores podamos contar las historias de otra manera, sin auto censuras", enfatiza.

Lazos familiares

"Estoy desbordada por la emoción de la película y por haber llegado a Locarno" subraya Tesalia Huerta, la primera actriz que interpreta a la propietaria de la mansión.

"Y debo confesar que cuando hablo de la cinta no puedo ser objetiva. Porque en un momento me tocó parir al director. Soy su madre".

Las sorpresas interpretativas del filme mexicano se suceden. "Estaba pensado que la primera actriz iba a ser otra persona, pero en el último momento hubo un problema y Enrique me propuso mi participación. Imposible rechazar la propuesta", explica.

Y de la vida real y la relación madre-hijo en la pantalla, una "nueva lógica se impone", explica Tesalia Huerta. "Hasta ahora yo ordenaba y él, como hijo, me obedecía. En el filme, él manda y yo obedezco".

Si Parque Vía exigiera un balance, para Huerta no hay ninguna duda sobre la premisa fundamental. "Lo que puedo destacar es el aprendizaje, no sólo cinematográfico, sino de lucha por un sueño. El sueño de aportar al otro, a través del arte, el de permitir al otro ser alguien y ganar en dignidad humana".

Parque Vía, que tiene en Locarno su primera presentación internacional, vivió con éxito su nacimiento en México a inicios del año. "Pero es ahora, en el exterior, donde nuestra película deberá probarse a sí misma", concluye Rivero.

El realizador vive esta presentación con ansiedad y alegría. "El gran desafío de una cierta mayoría de edad", concluye.

swissinfo, Sergio Ferrari, Locarno

Enrique Rivero

Nace en Madrid en 1976, pero describe su producción cinematográfica como esencialmente mexicana.

Realiza estudios de Ingeniería Industrial y trabaja en el sector bancario antes de orientarse hacia el cine.

Con 26 años participa como asistente de producción en El silencio de José Luis Padilla.

Produce dos corto metrajes, Nidra (2004) y Schhht (2005).

En 2007 colabora como primer asistente en la realización de La influencia, de
Pedro Aguilera, exponente del nuevo cine mexicano radical.

Parque Vía, es su primer largometraje. Realizado con un presupuesto "mediano", el film abre una nueva vía en la búsqueda de un estilo de cine particular donde prima el intimismo sin subestimar la realidad social que contextualiza al artista y a su obra.

"Una película que el Festival de Locarno seleccionó tan pronto la recibimos", explica Frédéric Maire, director artístico de la muestra.

Añade que Parque Vía es un film fuerte, de contenido, desafiante, en especial al tratarse de la primera obra de un joven realizador con significativa potencialidad.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo