Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Isa Hesse-Rabinovitch, una pionera del arte moderno

Isa Hesse- Rabinovitch

En la sala de catálogos de la Biblioteca Central de Zúrich, se presenta una muestra retrospectiva dedicada a esta polifacética artista, autora y cineasta, cuya obra dejó una huella inconfundible en el quehacer artístico de Suiza.

La exhibición ‘Arte + Cámara’ abarca desde los dibujos de infancia de Isa Hesse- Rabinovitch (1917-2003), pasando por sus trabajos como gran ilustradora para revistas y periódicos de los años 40 en Zúrich, hasta el desarrollo alcanzado en la fotografía durante la década de los 60 y la producción de sus propios vídeos y películas.

Todo ese conjunto de creacionesrevela el fabuloso recorrido de esta mujer dotada de múltiples talentos.

  

De origen ruso y austriaco y suiza de naturalización, la niña Isa Hesse- Rabinovitch estaba destinada desde su nacimiento a seguir el camino del arte debido a la influencia decisiva de su familia.  

Su padre, el ruso judío Gregor Rabinovitch, trasladado a Zúrich durante la Primera Guerra Mundial, era un reconocido grabador y caricaturista, lo mismo que su madre la pintora Stefanie Rabinovitch-von Bach.

Sin embargo, no fue únicamente su familia cercana la que va a hacer de esta joven una creadora crítica y abierta a las corrientes artísticas en boga en Europa, sino también el círculo de amistades que frecuentaba la casa Rabinovitchformado por librepensadores, intelectuales y artistas, emigrados a Suiza.

De este modo, en los primeros poemas de esta autora descritos como ‘dada-esque’, aparece la influencia de los dadaístas de Zúrich en los que destaca el valor del sueño y la intuición como funciones liberadoras del inconsciente. Igualmente en sus dibujos el tema del circo surge con sus animales fabulosos y personajes fantásticos.

Ilustraciones sutiles y creativas

 

Después de sus estudios de arte en Zúrich y Viena, entre 1937 y 1938, Isa Hesse- Rabinovitch trabajó intensamente haciendo toda clase de dibujos y caricaturas para periódicos. Además, realizó diseños de portadas llenos de humor y vivacidad para revistas, entre ellas la famosa ‘Annabelle’, dirigida en particular a las mujeres.

Sus anuncios publicitarios fueron también muy solicitados por varias compañías comerciales, una de ellas la cadena de supermercados Migros, que ha acompañado durante largas décadas la vida cotidiana de los suizos, llegando a ser parte de su propia identidad.

Aun y cuando la artista no buscaba precisamente la fama, la encontró gracias a sus múltiples diseños firmados con un simple y lacónico ‘Isa’. Era imposible para el público no identificar la elegancia y la sutileza de su firma, que aparecía discretamente en un ángulo de sus carteles.  

Más adelante, la joven llevó a cabo ilustraciones para varios libros y en 1941 se casó con Heiner Hesse, hijo del destacado novelista alemán Hermann Hesse.

La pasión por los viajes y la fotografía

 

Hacia los años 60 Isa Hesse-Rabinovitch descubre una nueva pasión: las experiencias de sus cuantiososviajes por el mundo serán el motivo central de su obrafotográfica, que desembocará más tarde en la realización de susvídeos y películas.

En efecto, con su cámara Rolleiflex en la mano, esta mujer viajaba como corresponsal en el extranjero para hacer fotorreportajes muy apreciados por la prensa. En ellos se documentaba especialmente la vida diaria de mujeres y niños en países tan distantes como Palestina y Japón.  

Sabía transformar varias de esas fotografías en fotocollages en los cuales prevalece la imagen del ojo o pequeñas partes del cuerpo. Esos trabajos singulares emparentaban a Isa con los surrealistas, con quienesguardaba numerosos puntos en común.

Un cine poco convencional

 

En la exhibición de la Biblioteca Central de Zúrich no podía faltar la obra fílmica de esta pionera del arte moderno, que la revela definitivamente como una gran innovadora de su tiempo.

En su primer cortometraje llamado ‘Spiegelei’ de 1969, cuya traducción al español es ‘huevo frito’ o también puede entenderse como ‘reflejos’, Isa Hesse-Rabinovitch se inspiró para hacer esta producción en los reflejos del agua de los canales de Venecia, así como también en Arnold Böcklin, pintor a quien admiraba enormemente.

Hay que decir que la técnica cinematográfica de la cineasta suiza no dejó de evolucionar durante los siguientes veinte años de su carrera, como se muestra en los cortometrajes que se presentan en esta muestra.

La libertad como una forma de ser y hacer

 

En 1975 Isa Hesse-Rabinovitch inauguró el ‘Primer Festival de Películas de Mujeres en Suiza’, conquistando así un nuevo espacio para la creación femenina donde ellas tienen todavía mucho qué decir.

El lanzamiento de las películas de la artista de Zúrich coincidió con la agitada época del feminismo en Europa. Sin embargo, ella tenía buen cuidado de no dejarse catalogar de inmediato, ya que lo que contaba era la libre expresión y determinación de sus ideas, más que cualquier tipo de manifiesto feminista.

La exposición ‘Arte + Cámara’ en la Sala de Catálogos de la Biblioteca Central de Zúrich, permanecerá abierta hasta el 31 de marzo de 2011.

Biblioteca Central de Zúrich

La Biblioteca Central de Zúrich ofrece una retrospectiva sobre la vida y la obra de la artista y cineasta Isa Hesse-Rabinovitch.

Diseños, cuadros, fotografías, vídeos y películas, nos hablan de esta polifacética creadora suiza.

La Biblioteca Central de Zúrich, pertenece al cantón, la ciudad y la Universidad de Zúrich.

Cuenta con 5,2 millones de objetos entre ellos libros, revistas, manuscritos, microfilmes y cintas grabadas. Es la biblioteca más grande de Suiza.

Situada en el corazón de la ciudad antigua, la biblioteca ofrece al público un banco de datos de más de 25.000 textos electrónicos completos.

Medio millón de personas la visitan al año para consultar su extensa y variada oferta cultural.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×