Navigation

La pasión musical de Luiz Alves da Silva

Cantante, concertista, compositor y musicólogo, el suizo brasileño Luiz da Silva ha dejado una huella imborrable entre el público helvético desde hace más de veinte años. Sus programas han sido presentados exitosamente y se ha reconocido su larga y rica tradición artística y cultural.

Este contenido fue publicado el 05 abril 2015 - 11:00
Araceli Rico, Zúrich, swissinfo.ch
Luis Alves da Silva, creador e intérprete, ha difundido música barroca europea y rescatado composiciones sudamericanas de los siglos XVlll e inicios del XlX. Keystone

Entre sus composiciones figuran la 'Misa Helvética' (2007) y 'Misa Brasileña' (2008), y su doble nacionalidad le ha permitido lanzar proyectos de intercambio cultural entre Suiza y Brasil para promover la educación musical de niños y jóvenes socialmente desfavorecidos en el país latinoamericano.

Por esta razón fue nombrado ciudadano de honor de Videira, su ciudad natal, y en 2005 fue honorado con la ‘Medalha de Mérito Cruz e Sousa cultural’, del estado de Santa Catarina.

Luiz da Silva no ha dejado de concertar, la palabra lo dice todo, con diversos grupos que se destacan por su singular manera de tratar la música que interpretan, por sus combinaciones, sus compositores y los instrumentos originales que emplean.

Entre los agrupaciones con los cuales ha 'concertado' brillantemente destacan el 'Clemencic Consort' de Viena, 'Istitutioni Harmoniche' de Boloña, 'Ensemble 1492' de Londres, 'Hesperion XX' y 'Capella Reyal' de Barcelona, este último bajo la dirección del maestro Jordi Savall, con el cual el brasileño ha colaborado en numerosas grabaciones.

Barroco, clásico y exclusivo

Fundado por el musicólogo da Silva y el violinista suizo Mathias Weibel, el ‘Ensemble Turicum’ ocupa un lugar particular en la escena musical helvética. Se consagra a la interpretación de música barroca y clásica y, dentro de estos períodos, se focaliza en el repertorio luso-brasileño.

En los conciertos de Turicum se hacen igualmente combinaciones de música culta, como se suele decir, al lado de canciones populares e incluso textos; de ahí su importancia y originalidad.

“Todos los miembros de la agrupación tienen conocimientos que se basan en la práctica de la ejecución histórica de instrumentos originales del siglo XVlll, o copias de instrumentos históricos”, explica el maestro. “ Nuestros cantantes están igualmente especializados en interpretar repertorios antiguos”.

Los músicos del grupo son en su mayoría suizos y en los conciertos pueden figurar de 6 a 35 miembros, entre cantantes e instrumentistas.

En cuanto a la selección de los programas que Turicum presenta al público, Da Silva busca las partituras provenientes de archivos que se encuentran en bibliotecas e iglesias de Portugal y Brasil.

“Hago mis propias transcripciones en escritura moderna. Esto significa que el repertorio de Turicum no puede ser adquirido simplemente en hojas de partituras, como normalmente se hace, y tampoco puede ser ejecutado por ningún otro grupo”.

Talento en ejecución e investigación

Es bien sabido que en las programaciones del conjunto Turicum, no solo abarca la música antigua europea, sino también se han rescatado composiciones sudamericanas de los siglos XVlll e inicios del XlX.

Para realizar las investigaciones pertinentes, detalla el maestro, sus colegas musicólogos le envían copias de obras descubiertas por ellos en diferentes archivos de América Latina.

“Yo mismo he estado dos veces investigando en el Archivo Nacional de Bolivia, en Sucre, donde encontré varias piezas que fueron ejecutadas en la presentación del año pasado en el monasterio de Einsiedeln”.

Los días 19 y 20 de marzo, el conjunto vocal TONan TON, también dirigido por Da Silva, presentó en la Wasserkirche de Zúrich un programa dedicado a la ‘Música Barroca Portuguesa’ y cuyo repertorio incluyó Regina Caeli, Magnificat y Stabat Mater de Rodriguez Esteves y de José dos Santos Maurício, Lauda Jerusalem y Dixit Dominus.

En ese concierto se interpretaron obras de João Rodrigues Esteves (Lisboa, 1700-1751). Fue el primer portugués en estudiar composición en Europa, bajo el mandato de Juan V de Portugal. Se destacó por haber sido el mejor compositor lusitano del siglo XVlll, y su estilo barroco es muy similar a la música sacra que se componía para la Capilla papal de Roma.

Mientras que José Maurício (Coimbra, 1752-1815), otro autor cuyas obras se escucharon en la Wasserkirche, fue miembro de una numerosa familia de músicos de Coimbra. Es un representante de la siguiente generación de Rodrigues Esteves y compuso piezas dentro de un estilo considerado clásico, que seguía el camino dictado por Mozart y Hayden.

Luiz Alves da Silva 

Nació en 1964, recibió su primera formación musical en Brasil. En 1982 obtuvo el Primer Premio del concurso para jóvenes cantantes organizado por la Orquesta Sinfónica de São Paulo, lo que fue decisivo para seguir en Europa con su única y gran pasión, la música.

En Suiza, Luiz Alves da Silva continuó sus estudios de canto de 1983 a 1989 bajo la dirección de Kurt Widmer en la Escuela Cantorum de Basilea, música gregoriana con Christoph Schmidt y música coral bajo la dirección de Hans Martin Linde.

Interpretó diferentes roles de óperas en teatros como el Konzerthaus de Viena, el Teatro de Champs-Elysées de París, la Opernhaus de Zúrich, el Concertgebouw de Amsterdam, la Fundação Calouste Gulbenkian de Lisboa, el Victoria Hall de Ginebra, la Filarmónica de Varsovia, el Auditorio Nacional de Madrid, el Teatro Amazonas de Manaus, entre otros. 

Gracias a su talento musical, su competencia y su compromiso como artista, el contratenor brasileño ha sido galardonado por diferentes instituciones. En 2011 le fue otorgado el prestigioso Premio Nikolaus Harnoncourt, que es el 'premio obligado' para honorar y reconocer la labor de todo creador en el campo de la música.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.