Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Latinoamérica en Ginebra Aires andinos en la XV Edición de FILMAR

Adrian Du Bois y Victor Prada en el filme 'El Limpiador' del realizador peruano Adrian Saba.

Adrian Du Bois y Victor Prada en el filme 'El Limpiador' del realizador peruano Adrian Saba.

Año con año, desde su creación en 1998, el festival de cine de Ginebra propone un viaje por América Latina, a través de la pantalla. En esta ocasión, sus reflectores se centran en tres países andinos: Bolivia, Ecuador y Perú cuyos realizadores se imponen no en una “nueva ola”, sino como “nueva generación”.

Y una de las figuras insignes en la formación de esos nuevos talentos, Stefan Kaspar, fallecido recientemente en Colombia, recibirá el homenaje del festival.

“Hizo un trabajo extremadamente importante, tanto en el apoyo a muchos jóvenes como en la difusión del cine a través de un sistema de microdifusión”, destaca Gérard Perroulaz, fundador de FILMAR, y quien este año abandona su dirección artística.

“Un festival que tiene 15 años, esa bella edad, está en la adolescencia. Es una buena ocasión para retirarme”, comenta a swissinfo.ch. La celebración de este XV aniversario, con un público de alrededor de 16 mil personas, muestra el éxito del desafío planteado hace tres lustros, en un país pequeño y con muchos festivales cinematográficos, acota.

“En América Latina –recuerda Jean Pierre Gontard, presidente de FILMAR-  la de 15 años es una fiesta muy importante. Así para nosotros, pero más que una torta de celebración, ofrecemos a nuestro público la presencia de una veintena de brillantes realizadores cuyas obras son poco conocidas en Suiza y en Europa”, talentos procedentes del sur del Río Bravo.

Pero este 2013, el énfasis está en Bolivia, Ecuador y Perú, lo que “permite ir a cinematografías más desconocidas, dentro de las desconocidas, de descubrir sus maravillas”, abunda Sara Cereghetti. 

Los “mandamientos de Herzog”

Al hablar sobre la programación de FILMAR, la directora del festival narra la enorme dificultad, luego de visionar centenares de videos a lo largo del año, de todo el proceso de selección: ¿qué películas proyectar, cuáles incluir en la competición, cuáles presentar a la prensa? “Eso me produce una sensación de malestar, el temor de sentir que olvido, subestimo o traiciono alguna película”, confía en conferencia de prensa.

Recuerda entonces y aplica el mandamiento del decálogo de Werner Herzog, de que “seguirás tu visión y no temerás nada”. Para el productor alemán, explica Sara Cereghetti, el deber del cineasta es seguir su visión y creer en ella. Encontrar en el horizonte algo que nadie más ve”.

Y la visión de FILMAR, precisa su directora, es “la de anclar la visión cultural en el seno del atractor extraño de las cinematografías latinoamericanas actuales y pasadas, una creatividad heteróclita alimentada de ternura, humanidad, ligereza o crueldad fuertemente enraizadas en las realidades sociales”.

Entre los consagrados

Dos talentosos directores chilenos nos honrarán con su presencia: Marcela Said, directora de la película El verano de los peces voladores, seleccionada en la Quinzaine des Réalisateurs en Cannes 2013, y Sebastián Sepúlveda, director de la película Las niñas Quispe elogiada en la Semana internacional de la crítica de la 70ma. Mostra de Venecia.

Fin del recuadro

Documentales, ficciones, temáticas vinculadas con la defensa de los derechos humanos, de la protección ecológica, del rol de la mujer, de la música, del devenir de la región. La mirada de cineastas suizos sobre ese universo que arranca en México y termina en la Patagonia…

Y, por supuesto, fiel a su tradición, amén de las nuevas caras, el festival presenta creaciones de directores consagrados. Unas y otros en una generosa cartelera de 127 películas, que recorren el ayer y el hoy latinoamericano, y de las cuales una tercera parte procede de la región invitada de honor.

Así, por ejemplo, junto a la presentación de Ciudadela (2011) y La Chirola (2008), del boliviano Diego Modaca (cuya obra fotográfica también será expuesta), FILMAR dedica una retrospectiva a su compatriota y maestro, ese “monumento del cine”, en palabras de Gontard, que es Jorge Sanjinés (Insurgentes, 2013; La Nación Clandestina, 1989 y El Coraje del Pueblo (1971).

Con respecto a Ecuador, el actor Andrés Crespo, protagonista de las películas Pescador, Mejor no hablar de ciertas cosas, Más allá del mall y Sin otoño, sin primavera, dará un testimonio de un cine en plena efervescencia. Del Perú, Diego Vega acompañará las proyecciones de su película El Mudo, presentada y muy comentada el último verano en Locarno.

De todo, para todos

En el nombre de la mujer prevé homenajear la feminidad al cine, en particular con la presencia de la directora colombiana Priscila Padilla, cuya película La eterna noche de las doce lunas se ha lucido en la última Berlinale.

El cine latino también sabe ahondaren los tesoros musicales del continente. Ése es el caso de Mercedes Sosa, la voz de Latinoamérica y asimismo de Susana Baca: Memoria viva, película que será el corolario del concierto de la cantante peruana en el Épicentre Collonges Bellerive programado para el próximo

23 de noviembre 2013.

El medio ambiente y los derechos humanos tienen un lugar privilegiado mediante una seleción de documentales, entre los cuales destacamos El Impenetrable que se proyectará con la presencia de su director, Daniele Incalcaterra.

Y desde ya, el programa FILMAR Jeune Public brindará a los más jóvenes y los que son algo mayores un cine a su medida.

Fuente: FILMAR

Fin del recuadro

Sanjinés, un paradigma

“Creo que Sanjinés dejó un concepto, una base, el ABC de cómo hacer las cosas y nosotros seguimos esas líneas”, subraya el joven cineasta.

“Obviamente los contextos y las épocas han cambiado. Ya no estamos bajo una dictadura, ya no estamos bajo ese tipo de dictadura, pero capaz que estamos viviendo otro tipo de dictadura mucho más silenciosa pero más hiriente: la dictadura del mercado, del consumismo, de las grandes corporaciones, de los grandes cines”.

Diego Mondaca presenta la integralidad de su trabajo sobre el universo carcelario por primera vez fuera de Bolivia. “Es una oportunidad única. Vamos a poder ofrecer al público en Suiza el panorama y las líneas conceptuales que manejamos”.

Asistente de Sanjinés en el rodaje de Insurgentes, destaca la labor de su maestro. “Marca una identidad y un lenguaje cinematográfico, pero sobre todo, es un hermoso paradigma para seguir adelante. Ahí es donde uno se identifica. No tanto con el gusto de las películas, sino con la impronta, con la capacidad, con la voluntad y con el coraje que tuvo él”.

Acerca de su propia obra, señala que tanto La Chirola, como Ciudadela y la exposición fotográfica tienen una línea común que es el concepto “y esta búsqueda que tenemos de poder describir o entender el espíritu humano o la resiliencia humana, esta capacidad del ser humano de rehacerse, de reinventarse a pesar de haber vivido, de estar viviendo situaciones bastante hostiles”.

La participación del público

Presente en Suiza, Diego Moncada acompañará la proyección de sus filmes y podrá conversar con el  público. Lo propio harán, entre otros, Luciana Kaplan (La Revolución de los Alcatraces/México); Elif Karakartal (El Agua que nos hace vivir/Perú y Caimanes: aguas robadas/Chile); Priscila Padilla (La eterna noche de las doce Lunas/Colombia); Daniele Incalcaterra (El impenetrable/Argentina), Monroy Felipe (Tacacho/Colombia)….

Una pléyade de realizadores, actores, cantantes que podrán dialogar con el público, como solía hacerlo Stefan Kaspar en Perú, donde decidió radicarse para impulsar el séptimo arte. Y lo mismo que sucedía en los encuentros precursores del FILMAR en América Latina, hace más de 30 años en el cine del Instituto Universitario de Estudios para el Desarrollo de Ginebra..

“Nuestro objetivo era ofrecer a los estudiantes que venían de África, Asia y América Latina (cine de Tres Mundos) la posibilidad de reflexionar sobre ciertas temáticas del desarrollo por medio del cine”, recuerda Gérard Perroulaz.

Con el tiempo, la selección se limitó a la América Latina y hace 15 años de formalizó el Festival de FILMAR, la ventana más importante en Suiza hacia esa región del Nuevo Mundo y en la que, como destaca Sara Cereghetti, hay un diálogo de descubrimiento entre el público suizo y el cine latinoamericano; de reencuentro entre el público latinoamericano y su cine, y de reunión entre los jóvenes realizadores que participan en un proyecto colectivo.

“Es la posibilidad de construir algo más y convertirse en una nueva generación y no una mera nueva ola".

swissinfo.ch


Enlaces

×