Navigation

Montreux en el Museo Nacional de Zúrich

"Funky Claude" Nobs y Jean-Paul Marquis ayudan a combatir el fuego en el Montreux Casino. Montreux 1971. © Alain Bettex

Tras medio siglo de vida del Festival de Jazz de Montreux, el Museo Nacional de Zúrich se suma a la celebración. centrandose en el legendario Claude Nobs (1936-2013) en su muestra. Con una cuidadosa selección de objetos, vídeos y cintas de grabación, 'Montreux. Jazz since 1967' intenta dar forma a uno de los tesoros inmateriales más ricos de la humanidad.

Este contenido fue publicado el 31 enero 2018 - 08:00
Eduardo Simantob

Antes de envolverse en la organización de su primer gran festival en 1967, Nobs comenzó a entablar contactos con artistas y bandas desconocidas, pero prometedoras (como la inglesa 'The Rollings Stones', en 1964) durante su empleo en la oficina de turismo de la ciudad de Montreux, entonces un puebito vacacional, con poco más de 15 000 habitantes, a orillas del lago Léman.

Su transformación e una de las personalidades más coloridas del mundo de la música, e indiscutiblemente el alma propia del Festival de Montreux, atendiendo todos los anhelos de los artistas y abriendo su campo de tendencias musicales en la agenda del festival, se sucedió en el mismo ritmo en el que el festival iba creciendo, para abarcar una gran variedad de tendencias y estilos musicales. 

Nobs es el "Funky Claude" en el clásico de Deep Purple 'Smoke on the Water", inspirado en un episodio real que ocurrió en el Casino de Montreux, cuando se produjo un incendio allí, durante un espectáculo de Frank Zappa. 
 
Nobs era sorprendentemente apto para complacer no sólo a los músicos sino también a la industria musical. El festival produjo más de 400 LPs y CDs, además de 150 DVDs/Blu-ray de espectáculos en vivo, de los cuales se vendieron decenas de millones de copias. 

Se registraron más de 4 500 espectáculos grabados; 11 000 horas de vídeo, 400 millones de visualizaciones en Youtube desde 2008 ("Live at Montreux 1993" de B.B. King tiene 32 millones de visualizaciones); 6 000 horas de audio, una memoria en formato multicanal.  Este inmenso archivo que Nobs entregó a la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) para su digitalización fue inscrito en 2013 en el Registro de Memoria del Mundo de la UNESCO.  

Los archivos completos se conservan en 14 000 cintas magnéticas (de 30 toneladas de peso) a lo largo de 600 metros de estantes. Más de 150 personas participan en la digitalización de los 14 500 terabytes de datos de la EPFL.

Queen le dejó un kimono de recuerdo: Nobs (el tercero desde la izquierda) con la banda en 1981. © Claude Nobs Archives

La elección del curador

En el Museo Nacional de Zúrich, el curador Thomas Bochet decidió, con todo ese material, centrarse en un homenaje a Claude Nobs, más que en ese enorme acervo musical. Tras una breve narración cronológica de la historia del festival, la muestra presenta una réplica del teatro en el sótano de uno de sus chalets.

Allí se proyectan diez grabaciones de conciertos en Montreux que van desde Marvin Gaye y Van Morrison hasta Carlos Santana y ZZ Top.

El resto del espacio está lleno de recuerdos de las casas de Nobs. Estantes llenos de cintas, vitrinas con guitarras autografiadas, porcelana de la casa, su cuaderno de cocina, rocolas y otros regalos especiales, como el kimono de Fred Mercury. Es un intento de recrear el espacio donde la música se interpretaba íntimamente, con todos sus excesos anecdóticos.

El toque de genialidad de Claude Nobs, aunque debatido, fue trasladar el festival más allá de los límites del jazz, convirtiéndolo en un espacio privilegiado para la creación musical y evitando el riesgo de convertirse en museo. Se podría decir que la exposición es un claro signo de que el festival sigue esforzándose por ir más allá de la personalidad de su fundador. 


Exposición: Montreux. Jazz since 1967

Dónde: Museo Nacional Suízo (Landesmuseum)

Museumstrasse 2, 8001 Zúrich

Abierta hasta el 21/5/2018

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.