Navigation

“La tradición de los belenes, antigua y arraigada en Suiza”

Detalle de la exposición en el Museo Nacional Suzo en Zúrich. Musée national suisse
Este contenido fue publicado el 24 diciembre 2020 - 12:48

En este mes de diciembre, los nacimientos decoran los interiores de millones de hogares en todo el mundo. También en Suiza esta tradición sigue muy viva. Este año, el Museo Nacional Suizo dedica una exposición a la producción local.

Desde hace varios años, el Museo Nacional Suizo en Zúrich alberga una exposición sobre los belenes durante el período de Adviento. Esta es una oportunidad para que el público descubra las diferentes formas que esta tradición navideña puede tomar alrededor del mundo.

Este año, el Museo Nacional ha elegido centrarse en la producción local. Hasta el 10 de enero, el público tiene la oportunidad de descubrir 25 nacimientos suizos. Se ha puesto especial énfasis en aquellos de los conventos de religiosas. También exhibe calendarios históricos de Adviento, la mayoría de los cuales han sido diseñados por ilustradores famosos.

Para el curador Andrea Franzen, esta antigua tradición as aún relevante.

Los nacimientos fabricados por los monjes son colocados frecuentemente en los aparadores. Sus figurillas de cera, con abundantes detalles, representan la Natividad del Niño Jesús. Este modelo procede del convento de religiosas de Hermetschwil (Argovia), siglo XVIII. Musée national suisse

swissinfo.ch: ¿Cuánto tiempo hace que los belenes entraron realmente en los hogares suizos?

El nacimiento de Jesús ha sido representado con figurillas desde el siglo XVII. Esas figuras hechas a mano eran caras, por lo que los nacimientos se encontraban principalmente en iglesias y en las casas de las familias ricas.

A finales del siglo XIX, los pesebres de papel para uso privado se generalizaron. Tenían la ventaja de ser baratos y fáciles de montar y desmontar. El menor precio y la mayor facilidad de uso contribuyeron a que se extendieran a sectores más amplios de la población.

Nacimiento plegable en papel con motivos invernales fabricado hacia los años 1920 en Suiza o en Alemania. Musée national suisse

¿Los nacimientos suizos son diferentes o especiales en comparación con los de otros países?

Las figurillas de los siglos XVII y XVIII están vestidas y sus miembros, tallados en cera o madera. La estructura está hecha de madera o alambre y envuelta en tiras de lino. Todo eso corresponde a una forma de elaboración típica del sur de Alemania, un área cultural a la que Suiza está muy cerca en muchos aspectos.

Los belenes del Oberland Bernés, hechos de madera de tilo, son verdaderamente característicos de Suiza. Brienz es un centro de tallado de madera desde el siglo XIX. Los escultores más famosos son Hans Huggler-Wyss y Paul Zumstein. En 1900, Hans Huggler-Wyss fundó una compañía en Brienz que aún es exitosa. En 1915 produjo las primeras figuritas talladas a mano que se fabricaron en serie en Suiza.

Las figuras de arcilla elaboradas según el modelo italiano solamente se conocieron en Suiza a finales del siglo XVIII y especialmente en el siglo XIX.

Figurillas en arcilla de María, el niño Jesús y un pastor. Estas piezas fueron producidas en Einsiedeln (Schwytz)hacia 1820. Musée national suisse

¿Cómo estima la popularidad de los belenes en nuestros días? ¿Es una tradición que se pierde o que aún está muy viva?

La tradición de los belenes está todavía muy extendida en muchos lugares. Por ejemplo, el cantón del Tesino, que limita con Italia, tiene una cultura distinta, con el establecimiento de nacimientos al aire libre y la creación de conjuntos.

Además, las figuras talladas y los portales de Huggler AG son todavía muy populares. Sin embargo, cabe señalar que para la generación más joven, la tradición de reducir “la espera de la Navidad” con los calendarios de Adviento es tal vez más popular hoy en día que la instalación de pesebres.

"En el Reino del Niño Jesús": calendario de Adviento fabricado hacia 1910. Musée national suisse

En los últimos años ha habido controversia sobre los pesebres en los espacios públicos, con un pedido de desplazamiento en Neuchâtel y un controvertido proyecto frente al Palacio Federal de Berna. En una sociedad cada vez más secularizada, que quiere evitar chocar con las minorías, ¿los belenes tienen todavía un lugar fuera de las iglesias y los hogares?

En mi opinión, los proyectos en el espacio público deben reflejar siempre las ideas y opiniones de tantas personas diferentes como sea posible, independientemente de su religión. La tradición de construir nacimientos en Suiza es muy antigua y está muy arraigada, por lo que, ciertamente, está justificada.

Contenido externo

Traducido del francés por Marcela Aguila Rubín

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo