Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Estrés equino ¿Cruel cabalgata en Sechseläuten?

Un grupo de caballos que participaron en el desfile de primavera de Zúrich, Sechseläuten 2016, fueron sujetos a estudio: se les colocó un aparato cerca del corazón para medir su nivel de estrés. 

Un grupo de caballos que participaron en el desfile de primavera de Zúrich, Sechseläuten 2016, fueron sujetos a estudio: se les colocó un aparato cerca del corazón para medir su nivel de estrés. 

(© UZH/Michelle Aimée Oesch)

El desfile de primavera de Zúrich Sechseläuten, con su explosivo final, no es para oídos sensibles. ¿Y qué hay de los cientos de caballos que toman parte? ¿Es una crueldad y un riesgo hacerlos cabalgar entre la gran multitud y alrededor de una inmensa fogata? Un estudio concluye que se exponen a un estrés moderado y soportable.

El lunes culmina la cita anual DDDent, en la que el Böögg - una figura en forma de muñeco de nieve llena de explosivos- se coloca sobre una gran fogata. La tradición indica que entre más rápido explote, el verano será más caluroso. Unos 550 caballos forman parte del desfile que culmina con su paso a todo galope alrededor del Böögg.

Los grupos de defensa de la vida animal se quejan de que los animales se estresan mucho durante el evento. Y las críticas se intensificaron luego de que un caballo murió en 2015, aunque su deceso se atribuyó después a causas naturales.

Una tesis de maestría de la Facultad de Veterinaria DDDDulty de la Universidad de Zúrich analizó el nivel de estrés de 23 animales que formaron parte de la celebración en 2016. Se concluyó que sus niveles de tensión fueron moderados.

Los estudiantes les colocaron un aparato para medir sus niveles de cortisol, la sustancia que sirve para medir el estrés. El examen tuvo lugar en dos etapas: la primera, en un espacio tranquilo donde los caballos permanecieron 14 días antes de la fiesta y, la segunda, durante el festejo. Además, trece de los animales recibieron sedantes (para controlar los efectos secundarios).

Poniendo el cinturón que sostiene el aparato de medición.

(© UZH/Michelle Aimée Oesch )

Los investigadores indicaron en un reciente informe DDDnt que encontraron más signos de estrés en los caballos durante el desfile que durante la explosión del Böögg.

Todos, evidentemente, tuvieron un pulso más agitado el día del desfile que los días anteriores. Y un registro importante: los caballos que ya conocían la experiencia registraron menor tensión que aquellos que por primera vez se encontraban en la celebración.

“Sí hay aumento del estrés en los animales, pero si se consideran los niveles de cortisol y la evaluación sobre su comportamiento, los registros son moderados y tolerables para los caballos”, indica Michael Weishaupt, al frente de la Unidad de Medicina Deportiva Equina.

Añade que los caballos se adaptan: “Es esencial que los caballos hayan sido paulatinamente expuestos a este tipo de situaciones de tensión como un desfile. Una buena preparación para estas manifestaciones tanto para el caballo como para el jinete es importante”.

Reacciones

“Estamos satisfechos con los resultados del estudio”, indica Victor Rosser, portavoz del Comité Central de Gremios de Zúrich DDDs que participan en el desfile, citado en un despacho de la agencia de noticias suiza ATS.

Rosser indica que sus miembros son conscientes de los riesgos relacionados con una manifestación de esta naturaleza. Sin embargo, advierte que en el pasado ya se han implementado medidas de seguridad para minimizarlos: “Los jinetes requieren un diploma y los caballos tienen escoltas durante el desfile”, además de estar habituados a este tipo de eventos, enfatiza.

Pero York Ditfurth, presidente de la Asociación Protectora de Animales de Zúrich, no se muestra del todo convencido y argumenta que no todos los caballos en el desfile son aptos para la celebración. “La reacción de un solo caballo puede ser determinante. El Sechseläuten solo pude ser una cita feliz si se evita que se torne en una trágica”. 

Su petición: reducir el número de caballos y que solo se permita a los profesionales cabalgar alrededor de la fogata donde se quema el Böögg.

Cabe recordar que un caballo de 24 años se desplomó y murió en el Sechseläuten de 2015, lo que reavivó las críticas dirigidas a la organización de Ditfurth. El informe de la autopsia DDDund sobre las causas de la muerte del animal indicó que su deceso se debió a un desorden del ritmo cardiaco, y no al estrés en el que se encontraba.

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

swissinfo.ch

×