Navigation

Tiepolo negro, en un capricho...

"Tiepolo negro", muestra insólita rinde homenaje a uno de los más grandes pintores del S XVII. maxmuseo

Acostumbrado al juego de colores y a la alquimia de los pasteles de los pintores venecianos, el m.a.x. museo de Chiasso invita al sorprendente descubrimiento de Tiepolo negro con una primicia suiza: la obra gráfica y las matrices de sus grabados.

Este contenido fue publicado el 01 marzo 2012 - 10:59
Françoise Gehrig, Chiasso, swissinfo.ch

La posibilidad de tener en la exposición toda la obra gráfica de Giambattista Tiepolo (1696-1770) y, por primera vez, las matrices restauradas, representa una gran oportunidad para el público.

Esta primicia suiza de Chiasso en el rubro de la “historia gráfica” fue solicitada por la directora del m.a.x. museo, Nicoletta Ossanna Cavadini, que tiene en el Instituto Nacional de la Gráfica de Roma un importante socio.

Con el fin de profundizar la relación entre los dos grandes artistas, Giovanni Battista Piranesi (al cual Chiasso dedicó una exposición en 2011) y Giambattista Tiepolo (uno de los grandes pintores italianos del siglo XVIII), Nicoletta Ossanna Cavadini viajó a Venecia para ver una serie de matrices de cobre pertenecientes a Tiepolo.

Una iniciativa del m.a.x. museo

“Las condiciones de estas matrices eran muy problemáticas. Para poder exhibirlas – explica la directora a swissinfo.ch- era indispensable una restauración que, por supuesto, sólo podía encomendarse a manos muy competentes y altamente profesionales.

La máquina de contactos se puso en marcha, con la participación de las embajadas de Suiza e Italia. “Gracias al alto perfil de nuestro museo, y a  contactos académicos y científicos de alto nivel - añade Nicoletta Ossanna Cavadini – conseguimos involucrar al Instituto Nacional de la Gráfica, extremadamente selectivo”, que había organizado una muestra de Piranesi en el Drawing Center de Nueva York.

“Con motivo de la exposición que nuestro museo dedicó a Piranesi – precisa la directora- el Instituto pudo apreciar nuestra profesionalidad y seriedad y fuimos recompensados con esta prestigiosa colaboración”. Pero hay más porque desde Chiasso se están tejiendo otras sinergias internacionales con Madrid y París.

Diez cuadros, para empezar

Para descubrir “Tiepolo Negro” se empieza desde el subsuelo, o de los “Caprichos”, que marcan el inicio de Giambattista Tiepolo como grabador.

Se trata de una serie de diez cuadros con trazos inquietantes como “La muerte le da audiencia”. Tiepolo lo realizó para cerrar el círculo de los amantes del arte,  actualizada en la “polémica diabólica”, sobre el debate en boga a mediados del siglo XVIII en torno a la magia y la brujería.

Importante en este contexto, la etimología de la fantasía, que contiene el significado de una actitud impredecible y contraria a la regla. No es casualidad que el punto de partida, y no sólo el espectáculo, sea realmente ... un capricho.

“En el sector artístico - explica Nicoletta Ossanna Cavadini - el capricho representa en particular  la fuerza de la invención creativa opuesta a la regla académica codificada”. De ahí que Tiepolo - pintor, dibujante y grabador - pueda darse el lujo de transgredir la regla con maestría y recorrer territorios menos conocidos para nosotros.

Sí, porque Tiepolo es conocido sobre todo como uno de los mayores intérpretes de los frescos italianos, una tradición iniciada con Giotto cuatrocientos años antes.

“Juegos de Fantasía”

En la primera planta, el museo anuncia “Juegos de Fantasía”. Búhos y lechuzas son expuestos en el frontispicio como para indicar lo que nos espera. Es decir, aguafuertes muy diferentes, donde esoterismo y magia se entrelazan, donde se reúnen  personajes improbables, como “Pulcinella, dos magos y un efebo” o “un soldado, un mago y una bacante que observan una calavera en llamas”. Una  atmósfera vagamente mefistofélica que justifica algún fugaz escalofrío.

“La fantasía de Giambattista Tiepolo – subraya la directora del museo y de Chiasso Cultura - no se revela solamente en la elección de sus temas, sino que emerge también en la invención de la señal para captar la luz”. De hecho, a pesar de un paisaje lúgubre, es sorprendente la claridad y la pureza de “Tiepolo Negro”.

Una nueva luz

“Más allá de cualquier consideración sobre la relación de la imagen con la magia – agrega la comisaria- hay que admitir que estos grabados son una expresión de una extraordinaria concentración de la fantasía, en la que reside lo  más profundo de la inspiración del artista y que muestra el rostro enigmático de su arte”.

Profesor Emérito de la Escuela Politécnica de Zúrich, donde enseñó Historia del Arte e Historia de la Arquitectura, Werner Oechslin, de alguna manera hace justicia al pintor veneciano, al igual que la exposición en el m.a.x. museo.

“Hoy buscamos justo el otro Tiepolo, el Tiepolo Negro, el autor de la preciosidad gráfica -comenta Oechslin-  que todo el tiempo ha sido tratado como un enigma. Este enigma está claramente vinculado al unilateral juicio de los historiadores a los que, incluso durante la vida de Tiepolo, encegueció el deslumbramiento de su inmenso virtuosismo pictórico”.

La exposición

En el rubro de la “historia gráfica”, el m.a.x. museo de Chiasso ofrece una primicia suiza con una exposición dedicada a los grabados de Giambattista Tiepolo (1696-1770) y su hijo Giandomenico Tiepolo (1727-1804).

Tiepolo negro. Obra gráfica y matrices de grabados, cuyos curadores son  Lionello Puppi y Nicoletta Ossanna Cavadini, estará abierta hasta el 05 de abril 2012 en Chiasso. Viajará luego a Roma y más tarde a Venecia.

La muestra incluye toda el cuerpo de las treinta y cinco aguafuertes de Giambattista Tiepolo  reunidas en la serie “Caprichos” (1733-1742 aprox.); “Juegos de Fantasía” (1743-1757) y una selección de grabados de su hijo Giandomenico – en la colección “La huida a Egipto”- que continúa el trabajo de grabado.

Acompañan la muestra doce matrices de grabados. Tiepolo grabó en varias ocasiones sus aguafuertes creando imágenes cuyos diseño y calidad estética marcan la historia de la gráfica moderna.

“Los temas de sus aguafuertes, subrayan los curadores- son en gran parte todavía un misterio merced a los muchos significados de sus herméticas referencias alegóricas y simbólicas. Estos elementos lo unen al inicio del siglo XVIII veneciano”.

Gracias a la sinergia entre el m.a.x. Museo de Chiasso y el Instituto Nacional de Artes Gráficas de Roma se logró un objetivo excepcional: la restauración de las matrices de Tiepolo.

End of insertion

La polémica diabólica

El museo expone textos del Siglo XVII que se refieren explícitamente a la “polémica diabólica” sobre la brujería y la magia que se inició a mediados del siglo XVIII a través del libro publicado por Jerónimo Tartarotti, cuya estrecha relación con el tema de los grabados de Tiepolo está bien documentada.

La sección de libros antiguos fue creada gracias a los préstamo de la Fundación Bibliothek Werner Oechslin de Einsiedeln y a coleccionistas privados.

End of insertion

En combinación...

La exposición del m.a.x museo está relacionada con la muestra de arte contemporáneo intitulada “Enigma de la modernidad”, que abrirá sus puertas del 2 de marzo al 5 de abril en el SpazioOfficina.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.