Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un viaje hacia las culturas indígenas del Amazonas



Vasija de la cultura Nazca, hecha entre 100 y 200 años antes de Cristo. (Museo Etnográfico de Burgdorf)

Vasija de la cultura Nazca, hecha entre 100 y 200 años antes de Cristo. (Museo Etnográfico de Burgdorf)

El Museo Etnográfico de Burgdorf celebra su centenario con la exposición permanente ‘A orillas del Amazonas’, que muestra por primera vez al público objetos de culturas indígenas de Perú, Colombia y Brasil.

Las piezas, las de mayor valor científico entre más de 2.000 procedentes de Sudamérica, permiten dar una mirada al mundo cotidiano y a la cosmovisión de los habitantes amazónicos. Un mundo que empezó a extinguirse tras el encuentro con Occidente.

Un ostentoso adorno de plumas de tucán es la ‘estrella’ de la exposición. A su impactante efecto estético se une un gran simbolismo. Sus colores brillantes remiten al sol, fuente de vida. Esta creación de la etnia Tucano, conecta a quien lo luce con los pájaros y, a través de ellos, con el cielo, el cosmos, el mundo de los espíritus y lo sobrenatural.

“El adorno es único en Suiza y posiblemente en Europa”, dice con orgullo Erika Burí, directora del Museo. “Un especialista traído de Alemania determinó su valor científico”, agrega Alexandra Küffer, codirectora de la institución.

Esta es una de las 40 piezas de alto valor científico que el médico alemán Lothar Petersen vendió al Museo de Burgdorf en 1946. La colección “fue comprada por 850 dólares, unos 3.450 francos suizos. El costo de transporte de Bogotá a Burgdorf osciló entre 500 y 1.000 francos... El costo total correspondería a unos 40.000 y 50.000 francos de hoy”, según el informe de la comisión de adquisición del Museo.

La muestra también presenta cerámicas, instrumentos musicales, máscaras y textiles decorados con figuras geométricas. “Hemos empezado a revisar y catalogar las piezas sudamericanas con esta exposición”, dice Bürki.

Objetos que ‘hablan’ de otros mundos

La exhibición explica a través de las piezas la forma de vida de esos pueblos, la religión, las visiones de los chamanes que vinculan la vida cotidiana con el mundo invisible de los espíritus.

Pero no siempre es fácil ilustrar el trasfondo cultural y espiritual de algo como las cabezas humanas reducidas. Las curadoras optaron por no mostrar estas piezas porque “provienen de los jíbaros, grupo que todavía existe. No queremos trasmitir la imagen falsa de los ‘indígenas salvajes’”, agrega la etnóloga.

La colección, que incluye objetos desde la época precolombina hasta el siglo XX, “nos permite comprender la historia fascinante de los pueblos amazónicos como los Tucano, etnia desconocida pese a su riqueza cultural”, señala Küffer.

El comienzo del fin

Una historia cuyo ocaso empezó con el encuentro con Occidente. “Basta pensar en todo lo malo que ocurrió durante el colonialismo y con la evangelización, en esos intentos de europeizar a estos pueblos”, dice Bürki.

“Petersen, quien convivió con estas culturas y las volvió a visitar en los años 30 y 40 del siglo pasado, casi no podía reconocerlos. El ‘boom’ del caucho había destruido las bases de su existencia, los indígenas ya no tenían identidad. Este aspecto es tematizado en la exposición: estos objetos casi no existen”, agrega Küffer.

Las etnólogas saben de la lucha que libran hoy los indígenas amazónicos por su supervivencia para salvar sus tierras de la explotación de madera, petróleo, gas, minerales... “Hay grupos que nos han contactado, se están organizando, pero es difícil ayudarlos”, expresa Bürki.

Küffer refiere que las culturas también cambian. “Hoy los shipibo-conibo sólo hacen cerámicas pequeñas para los turistas. ¿Es correcto o no vender la propia cultura? Creo que se debería encontrar un camino intermedio, conservar cierta identidad”. “¿Por qué impedir que esos pobladores también se beneficien?”, sostiene Bürki.

Un quesero, pionero del Museo

Quien puso la primera piedra para la creación del Museo Etnográfico fue Heinrich Schiffmann, nativo de Burgdorf, heredero de una dinastía quesera y enfermo de tuberculosis como su padre.

Schiffmann disponía de una gran fortuna y siguió el consejo médico de mudarse a regiones más calientes. En la década de 1890 viajó en barco por el mundo, también por Sudamérica, donde coleccionó innumerables objetos culturales. Antes de morir en 1904, a los 32 años, legó toda su colección al liceo de Burgdorf.

“Esta colección despertó en algunos estudiantes el deseo de viajar y adquirir más objetos de culturas extrañas. En 1909 se creó un museo propio con lo que se había reunido, que se enriqueció paulatinamente. No hace mucho una persona del servicio diplomático nos ofreció elegir objetos de su rico almacén”, afirma Bürki.

Comercio ilegal de bienes culturales

En 1972 se firmó la Convención contra el comercio ilegal de obras de arte de la UNESCO. Suiza, que tenía la reputación de ser plataforma para la transferencia ilícita de bienes culturales, ratificó este documento en 2003, 31 años después.

“Entre 1910 y 1920 hubo una verdadera ‘egiptomanía’. Hoy no se puede adquirir objetos introducidos después de 1972, debemos averiguar dónde y cómo se coleccionaron. Cada museo etnográfico en Suiza tiene la lista roja de bienes culturales en peligro”, precisa Bürki.

La exposición sobre la Amazonía exhibe sólo el 90% de objetos de Sudamérica. ¿Qué destino tendrán los objetos almacenados? “Los museos poseen muchas más piezas de las que pueden mostrar porque siempre existe la posibilidad de hacer otra exposición”, responde Bürki.

La posibilidad de devolver las piezas a sus países de origen es, según ella, “un tema actual sobre el que seguramente vamos a discutir mucho tiempo. Puedo imaginarme que parte de estos objetos sean devueltos. Eso hace el Museo de las Culturas de Basilea con Brasil”.

Y Küffer agrega: “Esta posibilidad existe sobre todo con restos humanos. Por ejemplo nos hemos preguntado qué va a pasar con la momia de Perú que exhibimos si esta exposición da paso a otra. El objetivo no puede ser mantener restos humanos en un depósito. Devolver esta momia con toda su ofrenda funeraria sería viable. La cooperación es una solución”.

Mientras llegue el momento del retorno, desde el Museo Etnográfico Burgdorf el visitante puede viajar desde las costas semidesérticas peruanas hasta las entrañas de la Amazonía.

Rosa Amelia Fierro. swissinfo.ch

Un museo centenario

El Museo Etnográfico se fundó en 1909 en Burgdorf, ciudad conocida desde 1850 por sus quesos y sus telas que se exportaban a países lejanos.

Heinrich Schiffmann dio el primer impulso para su fundación.

Hoy el museo tiene alrededor de 5.000 objetos de culturas de Asia, África, América y Oceanía, entre ellos ejemplares de extraordinaria calidad y únicos en Suiza e inclusive en Europa.

Alrededor del 90% de ellos están almacenados en depósitos por falta de espacio.

La exposición ‘A orillas del Amazonas’ está abierta sólo los domingos entre noviembre y marzo; y todos los días entre abril y octubre.

Fin del recuadro

El castillo de Burgdorf

Tiene 800 años y es una joya arquitectónica de Burgdorf, ciudad bañada por el río Emme.

Además de las oficinas del gobierno local y el tribunal, esta fortaleza de la dinastía de los Zähringer alberga tres museos.

El Museo Etnográfico, el Museo del Oro y el Museo del Castillo, que presenta objetos y documentos que ofrecen una mirada sobre la historia de la ciudad y sus alrededores, desde la Alta Edad Media hasta el siglo XX.

Allí se encuentran también las huellas de personalidades históricas como las del pedagogo Heinrich Pestalozzi, quien trabajó un tiempo en Burgdorf.

El Museo Helvético del Oro es el único en Suiza que ofrece un panorama sobre el lavado y las minas de oro en Suiza, así como información sobre la formación de este metal precioso.

El visitante puede comparar diferentes muestras de oro de Suiza y de todo el mundo.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×