Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

XIV Edición Filmar: Veneros de la discordia en América Latina

Manifestación de pobladores de San Miguel (Guatemala) contra la extracción minera.

Manifestación de pobladores de San Miguel (Guatemala) contra la extracción minera.

Ayer fueron los conquistadores. Hoy, las trasnacionales. La expoliación sigue. 'Cuando la tierra brilla. Minas de oro y violencia social en Guatemala' muestra la lucha campesina en defensa de la tierra. “¿Cómo nos vamos a ir de aquí, si aquí nacimos y crecimos…?”

Una historia que dura ya más de medio milenio y en la que se reproduce el intercambio de oro por espejitos y los contubernios locales con intereses foráneos, pero también el acompañamiento de una Iglesia Católica comprometida con los oprimidos.

El documental de Philippe Goyvaertz obtuvo el Premio del Jurado de Brigadas Internacionales para la Paz en la XIV edición de Filmar en América Latina que este fin de semana cerró el telón. Como ya es tradición, el festival trajo a Suiza (y Francia) una amplia muestra del acontecer al sur del Río Bravo, incluida la batalla desigual entre las poblaciones locales y las poderosas multinacionales.

Sea en búsqueda de oro o de petróleo (De las Derivas del Arte a las Derivas del Petróleo) o para el cultivo de la palma africana (La Esencia de la Tierra); sea en Guatemala (Corazón del Cielo, Corazón de la Tierra), en Perú (Operación Diablo), en Colombia (El Infierno en el Paraíso) o Paraguay (Raising Resistance), los grandes consorcios escarban las entrañas de la tierra y expulsan a sus moradores con la anuencia de las autoridades locales en aras de un desarrollo incierto y excluyente.

El traumatismo de la guerra

“Dicen que somos un estorbo al desarrollo. ¿Qué desarrollo? La minería arrasa los pueblos, como lo hacía el ejército”, lamenta Maudilia López. “Ahora, agrega, con armas falsas, las que llaman desarrollo… No les importa nuestro beneficio, su intención es enriquecerse con nuestra muerte”.

La de la lideresa maya forma parte de las denuncias recogidas en el video y alude a los 30 años de guerra civil que ensangrentaron al país. “Los guatemaltecos tienen el traumatismo de la guerra y el Gobierno hace todo por vencer su resistencia, incluida la amenaza de meter al ejército”, comenta Goyvaertz al término de la proyección.

Cuando la Tierra Brilla habla al espectador de las amenazas que sufren los campesinos que se niegan a vender sus tierras, de la contaminación del agua por el uso del cianuro para separar el oro, de la extinción de las fuentes del líquido vital, de la polarización de las comunidades entre los que resisten y los que prefieren abdicar.

A través de una serie de testimonios, incluidos los de varios sacerdotes católicos, líderes indígenas, mineros y ganaderos, abogados y un alcalde ex guerrillero, el cineasta analiza las repercusiones de la explotación de la Mina Marlín en San Miguel (departamento de San Marcos) y de la exploración de Cerro Blanco, en Asunción Mita (Jutiapa), por subsidiarias locales de Goldcorp Inc.

Resistencia y Apocalipsis

Mientras que en el primer caso la población es mayoritariamente campesina e indígena (maya), con raíces muy fuertes, una gran cohesión y cuenta con el apoyo de la Iglesia Católica; en el segundo, los afectados son básicamente ganaderos, ladinos y con una fuerte influencia de la Iglesia Evangélica.

“La minería genera fuentes de empleo… nadie golpea la mano que le da de comer. Algunos dicen que la mina contamina, la respuesta está en la palabra de Dios que anuncia que en los postreros días habrá pestes…”, proclama a gritos el pastor desde la pantalla.

“Para mí, el rol de las Iglesias es el punto fundamental de la película”, comenta Goyvaertz  a swissinfo.ch. “En la realidad que vemos allá, la Iglesia Católica es la punta de la resistencia. En cambio, en Cerro Blanco es al contrario y la Iglesia Evangélica tiene mucha fuerza”.

Destaca que el discurso del pastor evangélico asimila la contaminación al texto de la Biblia. “Es terrible para las poblaciones dominadas por esa Iglesia porque no tienen conciencia de los peligros de la extracción minera”.

De un subsuelo a otro

El documental arranca con la explicación del abogado Yuri Melini, director del Centro de Acción Legal, Ambiental y Social de Guatemala (CALAS): "Con sus 30 volcanes, Guatemala está sentada en oro… las mineras son más poderosas que el Estado… la corrupción de las autoridades ha permitido abusos…”

El activista sobrevivió a los siete balazos que lo alcanzaron durante un atentado luego de que se apuntara una victoria en materia de derechos humanos ante la Corte Interamericana. No ceja. Su lucha ahora es por el reconocimiento de las consultas populares sobre el ancestral derecho de los pueblos sobre su territorio.

En el video habla de las violaciones a los derechos humanos en las operaciones de las mineras, el desastre ecológico que producen, la polarización de las comunidades, la criminalización de las víctimas. “Todo, para llevarse la riqueza del país".

Pero, inquiere: "¿Qué sentido ético tiene sacar el oro del subsuelo guatemalteco para hacerlo lingotes y meterlo en el subsuelo de los bancos suizos?”.

XIV FILMAR, palmares

Mía (Javier Van de Couter/Argentina), Premio del Público a la mejor ficción, financiado por Helvetas.

Con mi corazón en Yambo (María Fernanda Restrepo/Ecuador), Premio del Público al mejor documental,  financiado por la Federación Ginebrina de Cooperación.

 

No (Pablo Larraín/Chile) , Premio del Jurado de Jóvenes, financiado por Terre des Hommes.

 

Cuando la tierra brilla, minas de oro y violencia social en Guatemala (Philippe Goyvaertz/Francia), Premio del Jurado de Brigadas Internacionales para la Paz, financiado por el Servicio de Solidaridad Internacional del Cantón de Ginebra.

Fin del recuadro

Carta al presidente

En una carta dirigida al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, medio centenar de ONG de diversas partes del mundo, (incluidas las Redes de Solidaridad de Guatemala de Berna y Zúrich) expresan su preocupación por los crecientes ataquescontra defensores (as) de los derechos humanos, en particular, contra aquellos que trabajan en pro de la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y el medio ambiente.

Precisan que de enero a junio de 2012, la Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos en Guatemala (UDEFEGUA) registró 145 agresiones contra defensores de derechos humanos, 83 de los cuales contra defensores del ambiente, de los pueblos indígenas y del desarrollo, que se manifiestan contra la instalación inconsulta de grandes proyectos extractivos y de otra índole.

"Los intereses económicos privados –como las corporaciones transnacionales – han tenido un impacto cada vez más fuerte en el ejercicio de los derechos económicos, sociales, y culturales de las comunidades donde operan.

"Estas corporaciones, junto con sus cuerpos de seguridad privada, contratistas y particulares alentados a favor de las empresas, a menudo inciden en la creciente conflictividad que generan los proyectos de gran inversión, no pudiéndose descartar la posibilidad de que las empresas participen directamente en los ataques contra los y las defensores y defensoras.

"Si bien se impulsa la atracción de capitales transnacionales con la intención de que éstos contribuyan al desarrollo integral del pueblo guatemalteco, corresponde estudiar la responsabilidad del sector privado en fomentar el conflicto. Más aún, al no prevenir, investigar y sancionar de manera adecuada estos ataques, el Estado corre el riesgo de convertirse en

cómplice de las violaciones de derechos humanos".

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×