Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Diez años de la prescripción médica de heroína

El tratamiento se dirige a los más dependientes.

(Keystone)

En enero de 1994, Suiza emprendió una política que provocó el asombro internacional: Un tratamiento bajo control médico de heroína a los toxicómanos.

Holanda, Alemania y España son algunos países que han seguido el ejemplo suizo.

Zúrich, la ciudad más grande de Suiza y, por ende, donde se concentra el mayor número de toxicómanos, fue una de las pioneras en la prescripción médica de la heroína.

Una década ha pasado desde entonces y en ese contexto, el Departamento Social de Zúrich y los centros oficiales de distribución de la sustancia en esa ciudad realizan un seminario para trazar un balance.

La pregunta de base en el encuentro es si han sido suficientes 10 años de consenso en Suiza para observar los logros obtenidos con este programa, adoptado hasta ahora en 12 cantones suizos y copiado también en el extranjero.

Especialistas venidos de diversos puntos de Suiza y países como Alemania, Holanda, Gran Bretaña y España responden a la cuestión, desde diversos ángulos: resultados, percepciones de la esfera política, balance en la incidencia criminal de los participantes en el programa y, por supuesto, evaluación del estado de salud y desarrollo social de los afectados.

De Barcelona participa Miguel Casas Brugué, Director del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Las regiones de Cataluña y Andalucía han iniciado sendos proyectos experimentales de prescripción de heroína, siguiendo el ejemplo helvético.

Zúrich, Berna y Basilea, las pioneras

En la metrópoli financiera, se observa, sin duda, un cambio. Ya no es la misma de hace diez años en la que se asentaba el mercado europeo de la droga y en la que cerca de 3.000 toxicómanos se concentraban en el céntrico parque de la ciudad, el Platzspitz, para consumir cannabis, cocaína o intercambiar jeringas a fin de adquirir, a cualquier precio, la dosis del día.

El mismo cuadro se repetía a menor escala en Berna y Basilea, multiplicando con ello otros males: hurtos, prostitución, enfermedades contagiosas, sobredosis, muertes e indiferencia social.

Con este telón de fondo se introdujo el suministro de heroína bajo control médico en enero de 1994 en esas tres ciudades, dirigido a 250 toxicómanos con alto nivel de dependencia.

Y, desde entonces, 2.547 personas, 75% hombres y 25% mujeres, han participado en el tratamiento gratuito de heroína bajo prescripción médica en Suiza. Las autoridades suizas han hecho el cálculo de lo que cuesta un día de este tratamiento con heroína: 59 francos suizos por paciente, es decir, 21.700 francos anuales.

Actualmente 1.262 heroinómanos visitan los centros de distribución repartidos en los doce cantones que aceptan esta terapia de una droga que, en realidad, ha quedado fuera de moda.

El acceso a esta terapia, de un tiempo promedio de 3 años, es rigurosamente controlado, si se compara el número de consumidores de drogas duras en Suiza, calculado en alrededor de 30.000.

Barbara Müllheim del centro de distribución ‘Koda’, en Berna, explica a swissinfo que “aquella persona que tiene acceso al tratamiento debe tener más de 8 años inmersa en la dependencia y haber fracasado en los tratamientos tradicionales”.

“El promedio de edad de los participantes en los programas es de 33 años y tienen unos 14 años con la dependencia”, advierte.

Son, pues, los casos difíciles, aquellos que, en absoluto, pudieron alcanzar una estabilidad en el aspecto social y de salud, concretiza Müllheim.

Mejoras sustanciales

“La distribución controlada ha podido mejorar significativamente el estado sanitario y social del grupo de toxicómanos con alto nivel de dependencia”, indica Ambros Uchtenhagen, profesor de Psiquiatría Social del Instituto para el Estudio de las Adicciones de la Universidad de Zúrich.

Además, esta opción evitó que las personas implicadas fueran a parar a las cárceles helvéticas, observa Uchternhagen, quien realizó un estudio sobre los resultados de la terapia con heroína.

Por otra parte, el informe del profesor de Criminología de la Universidad de Lausana, Martin Killias, dado a conocer en el 2002, confirma que la prescripción controlada de heroína reduce la criminalidad.

Para Killias los centros que donan la sustancia han sido una de las medidas más eficaces para la prevención de la criminalidad.

En el grupo de personas que se sometieron a los programas, la delincuencia disminuyó un 80% e incluso la justicia reconoció los beneficios de éste, dictando a los delincuentes toxicómanos la consecución del tratamiento.

Pero en la esfera social también se observan mejorías, que aunque sutiles, hablan de un intento por cambiar el rumbo de los heroinómanos más graves: Un tercio de los participantes en los programas de distribución de la sustancia han optado por una terapia de desintoxicación.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Datos clave

1.262 heroinómanos visitan los centros de distribución repartidos en doce cantones.

Un estricto control gira en torno a la distribución de la heroína.

Lo reciben adictos con grave dependencia a la sustancia,

Son personas que han fracasado en más de dos ocasiones en los tratamientos alternativos.

En la práctica, la edad promedio de los receptores es de 33 años y tienen 14 años con la adicción.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×