Navigation

¡Qué caro cuesta suprimir los grafitis!

La limpieza de la "creatividad" de los grafiteros en los trenes suizos requiere gastos millonarios. La factura final es trasladada a los usuarios. Keystone
Este contenido fue publicado el 01 junio 2018 - 10:58
SDA-ATS/ac

El vandalismo por grafitis en los vagones y la infraestructura de los ferrocarriles suizos costó 5,4 millones de francos en 2017.

El monto significó un aumento de poco más de 5 millones de francos con respecto al año precedente, pero fue inferior al total récord de 2015 cuando los Ferrocarriles Federales Suizos (FFS) debieron destinar 6,3 millones al retiro de las desautorizadas composiciones pictóricas.

Según la empresa, “el objetivo de los autores es que sus grafitis sean visibles para la mayor cantidad posible de personas, por lo que los vagones de ferrocarril les resultan una plataforma privilegiada”. Los videos y fotos de grafitis diseminadas por los medios provocan imitadores, dijo el operador el jueves.

Los FFS retiran los vehículos de la circulación en las 24 horas siguientes a que sean pintados para evitar que puedan alentar a otros “artistas”.

Los trenes afectados son transferidos a un taller para su limpieza, lo que puede tomar muchas horas, de acuerdo con la extensión de los grafitis.

De acuerdo con los FFS, los costos se transfieren a los viajeros a través de incrementos en los precios de los boletos o de los impuestos.

Además de poner en riesgo su vida, los grafiteros se exponen a ser enjuiciados y multados.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.