Navigation

Skiplink navigation

Holcim-Apasco recibe reconocimiento en México

Centro de producción de Holcim Apasco. Holcim

La filial de la cementera suiza recibe el premio "Empresa Socialmente Responsable" por su desempeño laboral, social y ecológico.

Este contenido fue publicado el 07 marzo 2007 - 16:02

La industria del cemento es, sin embargo, altamente contaminante, y según Ecologistas en Acción, rebasa con frecuencia sus "techos" de emisión de tóxicos.

Holcim-Apasco, la filial mexicana del grupo cementero suizo Holcim, fue nombrada esta semana (03.03) una de las 174 empresas que operan en México con principios socialmentes responsables.

Lo anterior según los 120 criterios fijados por el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), que desde el 2001 creó el reconocimiento "Empresa Socialmente Responsable" para otorgarlo a aquellas compañías que cumplen con al menos 75% de estos principios.

El objetivo del Cemefi es ponderar la responsabilidad de las empresas, la calidad de vida de sus empleados, la ética de la compañía, la vinculación con la sociedad y, el respeto al medio ambiente.

Y este último punto en particular es difícil de cumplir para las cementeras, ya que sus procesos de producción están vinculados de forma natural a la emisión de contaminantes.

Ante el anuncio de la presea, el Director General de Holcim-Apasco, Pierre Froidevaux, aseguró que la responsabilidad social es parte del negocio del grupo suizo en México. "Nos interesa el beneficio que genera sobre la comunidad y también el impacto que tiene sobre la competitividad de México".

Holcim es, de hecho, la única cementera que ha ganado este premio durante siete años consecutivos.

Presencia en México

Holcim inició su relación con México en 1964, año en el que tomaba las riendas del país el presidente Gustavo Díaz Ordaz, y periodo en el que los servicios se fortalecían dentro de la economía.

En América Latina, además de en México, el grupo helvético tiene presencia en Nicaragua, Panamá, Guatemala, Honduras, El Salvador, Colombia y Argentina.

Y, en términos generales, la gestión de Holcim-Apasco es bien vista en México, donde ha conseguido de hecho dos reconocimientos más durante los últimos 12 meses.

El pasado otoño (10.10), la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) de México otorgó a Holcim-Apasco el premio "Ética y Valores en la Industria".

En este caso por cumplir con 80% de los 50 indicadores fijados por la Concamin, que evalúan por ejemplo los esfuerzos por reducir emisiones de CO2 por tonelada de cemento, eliminación de residuos a través de procesos limpios, y participación en el desarrollo de un programa de vivienda digna en todo el país.

Y hace un año, en abril del 2006, la planta Holcim-Apasco de Orizaba, ubicada en el estado mexicano de Veracruz, recibió el Premio ambiental y de energía de la industria cementera de América del Norte, otorgado por la Asociación de Cemento Pórtland de EEUU, por las inversiones que hizo Holcim Apasco en equipo y tecnología para producir cemento de forma más limpia.

Cemento y ecología

La industria cementera ha sido a lo largo de la historia una de las de su género más contaminantes del mundo.

Esto se debe a que genera polución durante el manejo y almacenamiento de los materiales (partículas), en la molienda (partículas), y después durante el enfriamiento de los hornos (partículas o "polvo del horno", y gases de combustión con CO).

Además, las plantas productoras de cemento son generadoras de dióxido de carbono (CO2), hidrocarburos, aldehídos, cetonas, y óxidos de sulfuro y nitrógeno.

También produce contaminantes hídricos a través de los derrames del material de alimentación de sus hornos, y después, las aguas que utiliza para el enfriamiento de sus productos generan desechos que contaminan las aguas superficiales y freáticas.

En cuanto al polvo (sílice sobre todo), provoca riesgos de salud para los obreros.

Impactos que, en su conjunto, pueden ser atenuados pero no desaparecer.

Y la Directiva 2003/87/CE del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo –octubre del 2003-, establece un régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero (GEI) en Europa, y refiere reglas a las que debe acogerse toda compañía que opere en el Viejo Continente, Holcim entre ellas. Principios que tienen vigencia al menos hasta 2013, cuando serán sustituidos por otros nuevos y más estrictos.

El protocolo de Kyoto

El sector cementero realiza desde hace una década esfuerzos constantes por optimizar su eficiencia energética y por conseguir que su producción sea menos contaminante.

De acuerdo con la Comisión Europea (CE), las emisiones tóxicas por parte de las productoras de cemento (Lafarge, Holcim y Cemex, a la cabeza) se redujeron en promedio 36% con respecto a la energía consumida y 22% con respecto a la emisión de tóxicos de 1975 al 2002, pero no es suficiente.

Y de acuerdo con las organizacionesn no gubernamentales, Ecologistas en Acción y Greenpeace, las cementeras con frecuencia emiten 5 veces más monóxido de carbono del que tienen permitido.

Consultada al respecto por swissnfo, Holcim se concretó a detallar que si bien la tarea (de no contaminar) es difícil, la compañía se ha esforzado por cumplir con los compromisos que exige al sector privado el Protocolo de Kyoto.

En el caso de Holcim en particular, dijo, de 1990 a la fecha hemos sustituido 18% de los combustibles "sucios" que se utilizan para la producción de cemento y otros derivados de la construcción, cuando el promedio en Europa es de sólo 2%. Y los esfuerzos seguirán en marcha, afirma.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

Holcim Apasco produce y comercializa cemento, mortero, concreto premezclado, agregados (grava y arena) y servicios para la construcción. Y es parte del grupo suizo Holcim, el segundo más importante dentro de la industria cementera mundial.

Para incentivar la creación de empresas sustentables, Holcim decidió crear una fundación (Holcim Foundation for Sustainable Construction) que promueve en América Latina construcciones que mejoren la calidad de vida y respeten el medio ambiente.

El Protocolo de Kyoto sobre el cambio climático –al que se apega Holcim- es un acuerdo internacional para reducir la emisión de seis gases provocadores de un calentamiento global que amenzará flora, fauna y el clima del universo.

End of insertion

Datos clave

Holcim es la número 2 del cemento mundial detrás de la francesa Lafarge.

El grupo tiene presencia en 70 países, 45.200 empleados y ventas superiores a los 14.000 millones de francos suizos anuales.

Las cementeras producen 5% de las emisiones de dóxido de carbono del mundo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo