Cierre de escuelas: cómo lo afrontan alumnos y profesores

Las madres y los padres están asumiendo roles de enseñanza. Valeriano Di Domenico


Han pasado casi tres semanas desde que en Suiza se cerraron las escuelas para así ayudar a detener la propagación del coronavirus. Profesorado, alumnado y padres han tenido que adaptarse rápidamente a la educación en casa. Está siendo un reto para todos.

El anuncio sin precedentes que el Gobierno suizo hizo el 13 de marzo de que a partir del lunes siguiente y durante más de un mes todos los centros escolares cerrarían sigue siendo una conmoción. Y eso que ya se había planteado de antemano. La decisión, que afecta a alrededor de un millón de niños y jóvenes, en algunos cantones se prolonga hasta el 30 de abril.

El 8 de abril, el Gobierno dio a conocer que las restricciones nacionales por el coronavirus se extenderían hasta el 26 de abril, pero que algunas medidas se irían flexibilizando de manera gradual a partir de finales de mes. Según el Gobierno, en su próxima reunión el 16 de abril decidirán sobre las medidas que abarcará. Sin embargo, el Ministro del Interior Alain Berset ha declarado que los centros educativos están en la parte central de la lista y que “se trataría a las escuelas de primaria de manera diferente que a las universidades. El objetivo es salir lo más rápidamente posible sin poner en peligro el desarrollo positivo para la salud”.

Mientras tanto, el cierre de las escuelas afecta a alrededor de un millón de niños y jóvenes.  

Respuesta rápida de las escuelas

Los maestros y los centros escolares han trabajado sin descanso para encontrar soluciones para la enseñanza a distancia. Y es que, para impartir el contenido de la enseñanza a distancia, cada centro tiene que ofrecer una solución ajustada a la edad de los alumnos y mantenerse en contacto con sus estudiantes, explica Beat A. Schwendimann, miembro de la junta de la Federación de Profesores Suizos (LCH) en la región de habla alemana.

“Muchos maestros ahora realizan videoconferencias diarias con sus alumnos, les envían material de manera electrónica o por correo y asignan las actividades que los alumnos pueden hacer en casa”, responde Schwendimann a swissinfo.ch a través del correo electrónico.  

“La situación actual pone de manifiesto que no todos los colegios y profesores están preparados del mismo modo para la enseñanza a distancia. Mientras algunas escuelas ya han utilizado, durante algún tiempo, herramientas de aprendizaje con apoyo tecnológico, otros centros tienen que ponerse al día con la puesta en marcha de su infraestructura y la formación de su profesorado”.  

La semana pasada tanto las instituciones públicas como las empresas estatales empezaron a ofrecer apoyo telefónico y online y formación para el profesorado, añade esta fuente.

Ayuda disponible

La Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Schwyz, por ejemplo, ha creado LernenTrotzCorona (aprender a pesar del coronavirus), una plataforma en la que los expertos publican consejos sobre cuestiones como la forma de estructurar el trabajo escolar durante la enseñanza a distancia o ideas para proyectos. La demanda, tanto por parte del profesorado, como de los padres y el alumnado, ha sido elevada (250 000 entradas en 14 días).

El sindicato suizo de maestros de habla francesa también sugiere algunos recursos útiles, mientras que Rahel Tschopp, jefe del centro de educación sobre medios de comunicación e informática de la Universidad de Formación del Profesorado de Zúrich, ha establecido una línea telefónica gratuita que ofrece a los maestros asesoramiento sobre las lecciones y la gestión del trabajo a domicilio. 15 personas responden al teléfono y la demanda también es alta, según ha declarado Tschopp a la televisión pública suiza SRF.

Las escuelas suizas en gran parte están vacías. Valeriano Di Domenico


Una cuestión que preocupa en especial a los estudiantes de último año es la relativa a los exámenes. Para Schwendimann, hay que tomar cuanto antes una decisión política coordinada sobre los exámenes y las evaluaciones. Algunos cantones han decidido que los exámenes se hagan respetando las normas de distanciamiento social impuestas por las autoridades sanitarias, aunque no, por ejemplo, los exámenes orales.   

El frente de casa

Los padres informan que sus hijos están pudiendo hacer el trabajo que se les ha asignado, pero no sin dificultades. Los alumnos de primaria reciben por correo las hojas de trabajo o las han recogido en el colegio (en horarios escalonados, asignados para evitar coincidir con otros compañeros). Y algunos alumnos ya están utilizando las herramientas en línea existentes. A los niños de jardín de infancia se les fijan “tareas” como contar o aprender canciones. Los profesores se mantienen en contacto a través del WhatsApp, el correo electrónico y el teléfono.

En general, los padres han quedado gratamente sorprendidos por la rapidez de los profesores. Un padre, por ejemplo, ha indicado que la misma tarde en que se anunciaron los cierres había recibido una comunicación de la escuela diciendo que habría clases a distancia a partir del miércoles siguiente.

La cantidad de control que necesitan los niños más pequeños mientras aprenden y la dificultad de los padres que trabajan para adaptarlo a sus horarios son los principales desafíos. Varios padres coinciden en que “es agotador”.

Los alumnos mayores reciben clases online. Y esto significa tener que conectarse a una herramienta de videoconferencia a una hora determinada (¡y ser amonestado si se queda dormido!). Los estudiantes dicen que han tenido que adaptarse rápido a esta nueva forma de trabajo. Algunos han revelado que el software se bloquea cuando todo el mundo se conecta a la vez a la misma herramienta, y que han dedicado mucho tiempo a escanear y enviar correos electrónicos. Una alumna ha señalado que, en general, pasa menos tiempo estudiando porque está más concentrada.   

No obstante, muchos niños extrañan a sus amigos y sus actividades habituales. “Mis hijos dicen que preferirían estar en la escuela”, admite un padre a swissinfo.ch.

Sin embargo, otro padre informa de que su hijo ahora aprende de manera más independiente que antes, lo que cree que es una habilidad útil para el mundo laboral.

¿Cuánto tiempo durará?

La enseñanza a distancia puede ser algo a lo que los padres, los profesores y los alumnos tengan que acostumbrarse, ya que el coronavirus sigue muy presente en Suiza.

+ Haga clic aquí para ver las últimas cifras y noticias sobre el coronavirus en Suiza​​​​​​​

Silvia Steiner, concejala de Educación en Zúrich y presidenta de la Conferencia Suiza de Directores Cantonales de Educación –en Suiza la política de educación es competencia de los cantones, razón por la cual el cierre a nivel nacional decretado por el Gobierno ha sido tan excepcional– ya ha planteado que la clausura de los colegios podría durar más tiempo. Tal vez hasta el verano.                          

“Estamos planeando estar preparados por si las medidas se extienden”, declaró Steiner a mediados de marzo al NZZ am Sonntag. Y dijo que los científicos apuntan a que se necesitarán entre 3 y 4 meses para una mejoría de la pandemia.  

Las informaciones de los medios de comunicación han sugerido quehabría un anuncio en torno a las escuelas antes de Pascua, sin embargo no se ha hecho una actualización clara. Podría facilitarse más información después de que el Gobierno (en su próxima reunión del 16 de abril) debata en torno a la relajación de determinadas medidas anticoronavirus.

Los expertos ya han planteado la posibilidad de que haya una pérdida de aprendizaje por la falta de escolarización. Otra cuestión es que no todos los alumnos tienen las condiciones adecuadas y el apoyo de sus padres para la educación en casa (esté atento a nuestro artículo sobre esta cuestión).

Mientras tanto, parece que el aprendizaje digital ha venido para quedarse una vez que el coronavirus pase. Tschopp, de la línea telefónica de ayuda al profesorado, ha observado un cambio radical en las actitudes de los maestros sobre el aprendizaje digital y esto puede suponer un impulso de cara al futuro. “Muchos empiezan a pensar: ¿cómo puedo hacerlo diferente a como lo hacía antes?”, señala Tschopp.

¿Cuáles son sus experiencias respecto al aprendizaje a distancia de los niños en su país? Déjenos su comentario. Podemos usar una selección en un artículo de seguimiento.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo