El descanso eterno en plena naturaleza

En busca de un sitio para depositar las cenizas mortales. (Imagen: Alfred Briel) Alfred Briel

Los suizos destacan por sus conocimientos y su pasión por la fauna y flora que les rodea. Amantes de sus bosques, montañas y lagos, algunos buscan allí un lugar para su descanso eterno.

Este contenido fue publicado el 16 marzo 2005 - 14:45

El geólogo Alfred Briel se dedica a encontrar "sitios naturales trascendentes" como último paraje de las cenizas mortales.

El interés del Doctor en Ciencias, Alfred Briel, por encontrar estos sitios especiales para el último reposo de los restos mortales inició hace cuatro años.

Geólogo de terreno durante su vida en activo, a los 70 años de edad, se dedica ha recorrer las tierras helvéticas en busca, esta vez, de lugares que inviten a la serenidad.

"La armonía conduce a la serenidad y a cierta edad la serenidad es algo que uno busca", explica a swissinfo un hombre que -como la mayoría de la gente en Suiza-, prefiere, tras la muerte, la incineración del cuerpo, en vez de su inhumación.

Para elegir el sitio perfecto le basta guiarse con sus ojos y la confiable señal de su intuición, aunque los interesados en sus servicios pueden precisarle sus propios criterios de selección.

"Yo mismo he elegido ya mi sitio para cuando muera, pero mi actividad de investigación para otras personas me conduce por el aspecto estético del lugar."

Debido a su profesión, Alfred Briel conoce bien el entorno natural helvético por lo que, efectivamente, se convierte en un buen detector de sitios ideales para el último descanso: "En el bosque, la montaña, a orillas del lago, por todas partes hay lugares bellos."

Dejando atrás lo convencional

Entre las razones de las personas que deciden depositar sus cenizas en la naturaleza, figura el hecho de que en un cementerio convencional los restos mortales permanecerán sólo hasta que las concesiones del uso del terreno lo permitan. En cambio, esparciendo o enterrando las cenizas en un sitio natural, quedarán allí "por todo el tiempo que dure la Tierra".

En la página del Dr. Briel también aparecen imágenes de bellas piedras provistas de unas franjas blancas naturales, originarias del macizo del Mont Blanc. "Una piedra particular y que puede utilizarse como piedra tumbal", sugiere.

En Suiza no hay prohibición alguna para dispersar o enterrar las cenizas en la naturaleza, esclarece Briel.

En el caso de un terreno privado, hay que solicitar la autorización del dueño, y sólo allí se podrá colocar algún signo especial para reconocer esta última morada, como algún tipo de piedra o una pequeña placa.

Cámara en mano

El servicio de Briel no es costoso, sólo pide alguna cuota para los gastos de transado y de alimentación durante la búsqueda de diversas opciones para presentarlas al interesado. El geólogo se sirve de su cámara para retratar esos sitios que, según su percepción, invitan al reposo eterno.

Este hombre de origen friburgués confiesa que, en realidad, hasta ahora sólo ha tenido pocos "clientes", aunque su actividad se ha hecho conocida en su región, gracias a la reciente publicación (15.03) de un artículo sobre su persona en La Liberté, un diario editado en Friburgo.

"Tal vez con la aparición de esta información la situación cambie", advierte el geólogo convertido en buscador de sitios para colmar el sueño de muchos mortales: el descanso en paz.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Datos clave

En Suiza la incineración es preferida a la sepultura clásica:

La Asociación suiza de Servicios Fúnebres (ASSF) indica que en las ciudades se prefiere la incineración en 85% de los casos.

En provincia, aproximadamente 50% de los muertos son inhumados.

End of insertion

Contexto

En Suiza la urna con las cenizas del difunto se puede depositar en una tumba o en un nicho convencional.

En respuesta a la demanda creciente, muchos cementerios disponen además de un mausoleo colectivo donde se depositan las cenizas.

También está permitido conservarlas en casa o esparcirlas en un lugar escogido por el difunto.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo