Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El legado de Saura florece en Ginebra



Antonio Saura en la Villa Malpensata de Lugano en 1994.

Antonio Saura en la Villa Malpensata de Lugano en 1994.

(Keystone)

Hace una década fallecía uno de los artistas más importantes del siglo pasado, un español que vivió una relación especial con Suiza. En 2006 la sucesión Saura creó aquí la fundación 'archives antonio saura' para garantizar la divulgación y conservación de la obra del aragonés.

Muchas de las creaciones de este polifacético pintor, grabador, escultor e ilustrador se encuentran en Suiza, tanto en colecciones públicas como privadas.

Saura se distinguía con un estilo propio e independiente de los movimientos y tendencias de su generación.

La sucesión Saura –su hija Marina Saura y viuda, Mercedes Beldarraín- constituyó la fundación para asegurar la perennidad de la labor de divulgación y como algo independiente de los propios herederos.

El albacea testamentario del artista, Olivier Weber-Caflisch, presidente de la entidad, que ha sido declarada de interés público por el gobierno suizo, comenta a swissinfo la conveniencia de la ubicación en Ginebra: "Marina está domiciliada en Ginebra, Mercedes Beldarraín vive en París y viene regularmente a Ginebra. Trabajar aquí juntos es lo más lógico para nosotros".

Saura mantuvo una estrecha vinculación con Suiza y especialmente con la villa ginebrina.

"Tuvo una relación muy particular con Ginebra. En 1971 pasó el año trabajando en el Museo de Arte e Historia tras recibir la invitación de Rainer Michael Mason, uno de sus directores. Un momento que coincidió con la apertura del Centro de Grabado Contemporáneo".

"Después de tres años volvió y fue allí donde creó tres importantes series de grabados", relata Weber-Caflisch, en su despacho de la fundación, presidido por un cuadro de Saura.

Colección "única"

El mismo museo realizó la primera gran exposición de obra gráfica de Saura, compuesta por el conjunto de las obras donadas por el español a esta institución. Tras su muerte, en 1998, la sucesión del artista completó la colección cediendo la totalidad de los grabados de Saura que faltaban en el Cabinet des Estampes de dicha pinacoteca suiza.

"Lo que convierte al Museo de Arte e Historia en la institución que posee la única colección completa del mundo de obra gráfica de Antonio Saura". Numerosas galerías y museos de toda Suiza han albergardo exposiciones de la obra de Saura: el ginebrino Rath, el Jenisch en Vevey o el Museo d'Arte Moderna en Lugano, entre otros.

El artista donó también los bocetos y otros materiales empleados en la fase de preparación. "En 1960, el Museo de Ginebra compró una de sus obras de la serie 'Crucifixiones'. Años más tarde adquirió otra pintura de la misma temática. Muchos de los cuadros más importantes de Saura están en Suiza. En especial en museos y colecciones privadas de Zúrich y Ginebra".

En 1989, Ginebra acogió (en el museo Rath) la muestra retrospectiva más grande que se había hecho hasta la fecha de la obra pictórica de Saura y contó con la presencia de los Reyes de España. Esta exposición nació en Ginebra para luego viajar por numerosos países.

Gigantesco archivo

La fundación de Antonio Saura custodia todos sus archivos (fotográficos, pictóricos y manuscritos), su enorme biblioteca, su gigantesco archivo iconográfico, así como una colección representativa de su obra.

"Es imposible saber el número exacto de los archivos que forman el patrimonio de Saura. Analizamos también sus cuadernos de notas y su correspondencia, restauramos las cartas y otros documentos, los fotografiamos y clasificamos para su conservación".

El centro, a pesar del poco tiempo transcurrido desde su creación, recibe la visita de muchas personas interesadas. "Estamos realmente sorprendidos de la gran afluencia que tenemos. En particular suelen tratarse de investigadores universitarios, conservadores de museos, comisarios de exposición, y editores de diversos países. Es un lugar abierto a todo el mundo".

Además de los archivos del artista, la fundación conserva una colección de pinturas, esculturas, técnicas mixtas, dibujos, maquetas, libros ilustrados originales y múltiples, así como una importante colección de estampas.

Actividad editorial

La fundación garantiza la publicación del Catálogo Razonado de la obra pintada así como la del Catálogo Razonado de la obra sobre papel y otros soportes. También publica monografías dedicadas a la obra de Antonio Saura.

Hace unos meses se presentaron en Toulouse los tres primeros libros -muchos ilustrados- con los que la fundación archives antonio saura inició su proyecto editorial. "La divulgación es nuestra labor principal", apunta Weber-Caflisch.

Los tres primeros títulos son: 'Tauromaquia', de Jean Bescós, Marcel Cohen y Antonio Saura; 'Contra el Guernica', con textos del pintor y un prólogo de Félix de Azúa, y 'Erótica', con obras de Saura y textos de Jacques Henric y del artista. Los tres se editaron en francés y está previsto que posteriormente salgan en varios idiomas.

Proyectos futuros no faltan. Casi otros 20 esperan su turno. Entre los títulos previstos, 'Saura por Saura/Nuevo Notebook ilustrado', 'Saura/Comics; Saura/Catálogo Razonado de sus carteles' y 'Saura/Sueño y mentira de Franco'.

swissinfo, Iván Turmo, Ginebra

BIOGRAFIA

Antonio Saura nace en 1930 en Huesca (España) y muere en Cuenca (España) en 1998.

Hermano de Carlos Saura Atarés, afamado director de cine de prestigio internacional.

Empieza a pintar y a escribir en Madrid, en 1947, mientras permanece inmovilizado durante cinco años, enfermo de tuberculosis.

Primer viaje a París en 1952. Sucesivas estancias en 1954 y 1955.

A partir de 1956, Saura inicia sus grandes series: Damas, Desnudos, Autorretratos, Sudarios, Crucifixiones, que pinta tanto sobre tela como sobre papel.

Funda en Madrid el grupo El Paso en 1957.

Primera exposición individual en la galería de Rodolphe Stadler en París, donde expondrá regularmente durante toda su vida.

Conoce a Otto van de Loo en Múnich y a Pierre Matisse en Nueva York, quienes expondrán su obra y también le representarán.

Limita su paleta al uso de negros, grises y marrones.

Su obra se inscribe en la línea de Velázquez y de Goya.

En 1960 empieza a esculpir.

En 1967 se instala definitivamente en París.

Se implica en la oposición a la dictadura franquista.

En 1971 abandona la pintura sobre lienzo (que retomará en 1979) para dedicarse a la escritura, al dibujo y a la pintura sobre papel.

A partir de 1977 inicia la publicación de sus escritos.

Realiza varias escenografías para el teatro, el ballet y la ópera.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×