Navigation

El Monte Verità cumple un siglo

La Escuela de Arte de Monte Verità conceptualizó la danza como expresión libre de los estados de ánimo. Keystone

De colonia de utopistas, la célebre colina de Ascona, en la Suiza de lengua italiana, se ha transformado en polo científico y cultural.

Este contenido fue publicado el 01 diciembre 2000 - 17:37

Cuando, al comenzar el siglo XX, una ola de orientalismo invadió el arte y la cultura occidentales, una colonia de iluminados, enemigos de los excesos de la civilización mecánica, con el propósito de "reformar la vida", se estableció en el "Monte Monescio", colina de Ascona (cantón Tesino), sobre las orillas del Lago Maggiore.

Aquellos utopistas, precursores de los "hippies", practicaron el nudismo, la danza rítmica al aire libre, el trabajo manual, la comida vegetariana y el amor libre. Rebautizaron el promontorio con el nombre de "Monte Verità" e hicieron florecer el prestigio de Ascona, antes de emigrar, en 1920, hacia países como Brasil.

Personajes como los anarquistas rusos Kropotkin y Bakunin, escultores y pintores como Hans Arp y Paul Klee, escritores como James Joyce, D.H. Lawrence, Herman Hesse o la bailarina Isadora Duncan frecuentaron el Monte Verità en busca de una nueva filosofía de vida.

Convertido en hotel y comprado en 1926 por el barón Edouard von Heydt, un mecenas alemán, el centro fue legado al cantón del Tesino en 1964. A finales de los años ochenta, en colaboración con la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, el cantón del Tesino transformó las instalaciones, el hotel y el parque en la Fundación Monte Veritâ, centro de reuniones científicas y culturales.

"El Politécnico de Zúrich tiene su centro de congresos internacionales en el Monte Verità, llamado centro Stefano Franchini, en memoria de un suizo italiano que tuvo un gran papel en la fundación de la escuela de Zúrich", recuerda a swissinfo Claudia Lafranqui, una de las portavoces de la institución.

Cada año, el centro del Monte Verità recibe cerca de 1.500 personas que participan en unos 25 seminarios internacionales.

"La fundación no es una torre de marfil. Cumpliendo con el testamento del barón von Heydt, tiene un papel de polo científico y cultural abierto a quienes desean organizar encuentros intelectuales de alto nivel", agrega Claudia Lafranqui.

Al celebrar durante este fin de semana los 100 años del "Monte Verità" y los 10 años de la Fundación, los responsables del centro quieren reforzar su papel de promotor de la actividad académica internacional y de motor de la vida cultural de la Suiza de expresión italiana.

Jaime Ortega

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.