Ginebra internacional

El rostro cambiante de la Ginebra internacional

Nueva York, Nairobi, Viena y Ginebra albergan las principales sedes de las Naciones Unidas. Para mantenerlas o para atraer nuevas, la competencia entre las ciudades anfitrionas es intensa toda vez que estas instituciones aportan influencia mundial, habilidades, redes e ingresos.

Este contenido fue publicado el 20 abril 2020 - 11:00
Skizzomat (ilustración)

Ginebra, sede más importante de las Naciones Unidas después de Nueva York y principal centro operativo del sistema multilateral, se mantiene como un polo atractivo para enfrentar los formidables desafíos del siglo XXI. El número de instituciones, en particular ONG y fundaciones (90 nuevas ONG en tres años), y de colaboradores aumenta regularmente (+ 2-3% por año para llegar a casi 34 000 en 2019). 

“Es difícil satisfacer la demanda, lo que muestra el interés de las ONG en la Ginebra internacional”, confirma Julien Beauvallet, responsable del servicio de acogida de las ONG en el cantón de Ginebra (CAGI). 

Esto puede parecer paradójico, porque la vida en Ginebra es cara en comparación internacional. La presión para transferir al menos parte de las actividades de las organizaciones presentes a lugares más baratos ha aumentado en los últimos años. 

Establecerse en Ginebra, una de las ciudades más caras del mundo, sigue siendo un obstáculo importante para las organizaciones o Estados con presupuestos ajustados. “Contamos rápidamente en millones de francos suizos”, señala Julien Beauvallet. 

Las presiones financieras constituyen una gran preocupación para las organizaciones en Ginebra. La situación se ha agravado con la pandemia de coronavirus, que ha puesto a prueba los límites del sistema multilateral. Las agencias de la ONU, las organizaciones internacionales y las ONG lo han señalado durante el confinamiento. El futuro de las ONG con problemas de liquidez no está claro y dependerá en gran medida de los donativos, según el cantón.

La tendencia a largo plazo es que posiblemente las grandes agencias internacionales transfieran algunos recursos al terreno u a lugares más baratos, pero Ginebra mantiene su atractivo por otras razones.

Una de ellas es que los donantes, los responsables de tomar decisiones y los expertos ya están en la ciudad. Además de la sede europea de la ONU, en el Palacio de las Naciones, Ginebra alberga 41 organismos internacionales, 179 misiones diplomáticas, cerca de 750 organizaciones no gubernamentales (ONG) e instituciones académicas de punta. Esto se traduce, entre otras cosas, en la celebración de más de 3 200 conferencias por año en las que convergen más de 200 000 delegados del mundo entero.

La Universidad de Ginebra alberga, por ejemplo, el proyecto Right to Truth, Truth (s) through Rights: Mass Crimes Impunity and Transitional Justice , (Derecho a la Verdad, Verdad (es) a través de los Derechos: Impunidad de Crímenes Masivos y Justicia Transicional), financiado por el Fondo Nacional Suizo de la Investigación Científica (FNS) y que  se cuestiona sobre la manera en que el derecho a la verdad es aplicable en contextos en los que la justicia penal es inaccesible. 

“El mundo en el que vivimos es cada vez más interdependiente y, por lo tanto, la cooperación internacional es cada vez más necesaria. Ginebra se ha convertido en el lugar ideal para aquellos que desean participar colectivamente en la construcción de un mundo mejor”, asegura Olivier Coutau, el delegado cantonal en la Ginebra internacional. 

Si bien la gobernanza de internet, la ciberseguridad, la inteligencia artificial están en el centro de la transición numérica del mundo, las autoridades suizas desarrollan diversos proyectos para acompañar estas poderosas dinámicas, tales como el Cyber Pace Institute, la Swiss Digital Initiative Foundation y la Geneve Science and Diplomacy Anticipator Foundation.  

Al mismo tiempo, Suiza ha contribuido al establecimiento de una veintena de plataformas de cooperación para fortalecer los intercambios y las sinergias entre los actores de la Ginebra internacional, ya sea en los ámbitos de la salud, la paz, el desarrollo sostenible o el sector humanitario 

Por su parte, la Universidad de Ginebra se ha propuesto convertir la “capital de la paz” en un centro para la práctica empresarial responsable financiando el Centro de Empresas y Derechos Humanos, el primero dedicado al diálogo y la investigación sobre los derechos humanos a nivel europeo en una escuela de Negocios. 


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo