Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El Sur y su cine conquistan Suiza...en Friburgo

Tentaciones del hermano Sebastiáin, film brasilero en el FIFF.

La XX edición del Festival Internacional de Films de Friburgo (FIFF) arrancó la noche de este domingo (12.03).

Hasta el 19 de marzo, decenas de películas del Sur se presentan "en sociedad" ante un público que cada año acude a ver la evolución cinematográfica en países donde hacer cine no es sencillo.

Una decena de entre ellas competirá por la Mirada de Oro (Régard d'Or, en francés), el premio principal dotado por la ciudad y el cantón anfitrión.

La brasilera "Las tentaciones del hermano Sebastián", de José Araújo es la única representante latinoamericana. El resto de las grandes concursantes llegan de China, Corea del Sur, Singapur, Egipto, Filipinas, Taiwán...e incluso una francesa con argumento africano.

Otra decena de realizaciones se confronta por el premio al mejor documental otorgado por la televisión y la radio suiza de expresión francesa, así como el periódico "La Liberté".

"Salinas Grandes" del argentino Miguel Kohan y "500 almas" del brasilero Joel Pizzini, compiten en esta categoría con producciones de Irán, Israel, Japón, China y Francia.

Fuera de las cintas que pugnan por uno de los galardones, que serán entregados el domingo 19 del presente mes en la clausura del FIFF, es amplia la oferta de filmes que serán proyectados durante estos siete días en las 10 salas de Friburgo y de sus zonas aledañas (Bulle y Düdingen).

Retrospectiva y variedad

Con el homenaje a la actriz brasilera Helena Ignez (25 obras); la retrospectiva sobre el cine digital filipino; la selección sobre Irán; la sección "Creciendo" y una amplia oferta de largo metrajes fuera de concurso permiten la elección personal del cinéfilo.

El renglón de largo metrajes reunirá, entre otros a los realizadores Miguel Littin, chileno, con "La última luna"; Arturo Ripstein de México, que presenta "Los Héroes y el tiempo"; "Palabras verdaderas" de Ricardo Casas (coproducción uruguayo- española) y el cineasta argentino Raúl Perrone con "Ocho años después".

Todas estas son obras recientes del 2004 y el 2005, desconocidas hasta ahora en las salas helvéticas.

El programa total del festival contempla más de 140 proyecciones de un centenar de películas. En tanto una treintena de realizadores de todo el mundo han confirmado su asistencia, algunos de ellos paprticiparán en seminarios y debates públicos.

El cine como expresión de libertad

Luego de veinte ediciones – y de 26 años de existencia- el Festival de Friburgo, uno de los más importantes a nivel internacional en este género, no reniega del necesario análisis retrospectivo.

Con la pretensión de seguir conquistando un amplio público y de ser cada día un evento más nacional, se ha tomado la acertada decisión de subtitular las principales películas no sólo en francés sino también en alemán. "Abrirse a los otros también en Suiza" sostiene al respecto Jean- François Giovannini, presidente del evento.

"En los años ochenta era raro ver en Suiza películas de Africa, Asia o América Latina" expresa Martial Knaebel, director artístico del FIFF. "En ese entonces las producciones del Tercer Mundo interesaban sólo a algunos amantes del cine curiosos o críticos...pero era raro verlas en las grandes salas. "La razón de ser de nuestro festival fue, pues, totalmente justificada", enfatiza.

Cuadro distinto

La situación actual es diferente, y ese tipo de películas llega más regularmente a los cines comerciales. Lo que exige, entonces, una nueva valoración de cuál debe ser la especificidad de este festival.

"El FIFF debe situarse en esta perspectiva. Ha tomado en cuenta la evolución de estos años", optando por una "radicalización progresiva de sus selecciones tanto a nivel de competición como de retrospectivas".

No se trata de buscar "el no conformismo por si mismo", enfatiza Knaebel. Sino de entenderlo como "la anticipación de los movimientos futuros en lo artístico y en lo político".

Y es esa filosofía de lo no-convencional lo que prima en el programa de esta XX edición, "marcada por una proporción notable de obras presentadas en forma digital, lo que asegura a sus autores más libertad tanto financiera como estética".

Y de ahí la advertencia explícita de los organizadores del Festival de Friburgo: "solicitamos al espectador mirar este cine inventivo y de poesía como la expresión de una libertad conquistada a un alto precio...con historia e ideas no conformistas que anticipan nuestro futuro".

swissinfo, Sergio Ferrari, desde Friburgo

Contexto

El ministro del Interior, Pascal Couchepin, presidió el acto inaugural del XX Festival Internacional de Filmes de Friburgo (FIFF).

El FIFF vio la luz del día en 1980 con el apoyo de varias ONG de cooperación con el Sur y grupos tercermundistas.

Hoy lo respaldadn la Oficina Federal de la Cultura, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), el cantón de Friburgo y de las ciudades de Bulle y Düdingen.

"Filmar en América Latina"; Festival del cine documental de Nyon; y el de Derechos Humanos de Ginebra acogen con regularidad filmes del Sur. Locarno, el principal de su género en Suiza, también incorpora películas de Asia, Africa y América Latina.

Fin del recuadro

Datos clave

El FIFF cuenta en la actualidad con casi 1.5 millones de francos suizos y constituye uno de los principales eventos de este género en el ámbito europeo.

El film filipino "Heremías", de 8 horas, se anticipa como récord de duración en la historia del FIFF.

En tanto el film iraní "Be Ahestegi...", de sólo 74 minutos, es el más corto entre los que disputan el galardón principal.

El FIFF concluye en 19 de marzo.

Fin del recuadro


Enlaces

×