Navigation

Eliminatorias para el concurso Van Cliburn

De las audiciones en Lugano surgirán seis nominados a participar en la gran final. Keystone

Este fin de semana tiene lugar en el auditorio de la Radio de la Suiza Italiana, en Lugano, una de las tres pruebas preliminares europeas del prestigioso concurso internacional de piano Van Cliburn.

Este contenido fue publicado el 26 enero 2001 - 19:59

A partir de este viernes y hasta el domingo próximo, 18 jóvenes concertistas se disputarán los 6 lugares disponibles para poder participar en la gran final de junio 2001, que se celebrará en la ciudad estadounidense de Texas.

El concurso, uno de los más célebres del mundo, ha lanzado en sus pasadas ediciones la carrera musical de numerosos pianistas de gran carisma, como Radu Lupi, Cristina Ortiz, Christian Zacharias y Nikolai Petrov, entre otros.

Cada cuatro años, jóvenes promesas europeas, asiáticas y americanas se someten a rigurosas eliminatorias. Los treinta mejores ejecutores compiten después en la gran final, que este año será organizada entre el 6 y el 10 de junio, en Forth Worth, Texas.

El número cada vez mayor de participantes ha obligado a los organizadores a abrir más de una eliminatoria europea: una en Ultrech, otra en Moscú y una tercera en Lugano. En la audición helvética participan jóvenes nacidos o formados en el centro y sur de Europa.

El jurado, que decide quiénes irán a Norteamérica a buscarse uno de los galardones más apetecidos en el panorama de la música clásica internacional, está formado entre otras personalidades por Marcello Abbado, Menahem Pressler, Jürgen Meyer-Josten, y Eileen Tate Cline, conocidos directores de conservatorio y ellos mismos ejecutores magníficos de piano.

Una característica interesante de este concurso es la libertad con que cuentan los jóvenes pianistas para ejecutar un repertorio elegido por ellos mismos. Sólo se tienen, en semifinales, dos piezas obligatorias, una de ellas para ejecución en grupo, con el conocido cuarteto Takaks.

Los 20.000 dólares con que se premia a cada uno de los tres vencedores del concurso pueden muy bien interesar a más de un artista participante, pero aún más atractivas deben ser las 200 contrataciones para conciertos en todo el mundo y que quedarán distribuidas entre los seis jóvenes finalistas elegidos.

La Competición Internacional de Piano Van Cliburn fue creada en 1962 con el nombre del famoso pianista estadounidense que, sólo 5 años atrás, en 1958, había dejado con las manos vacías a muchos artistas soviéticos favoritos. Cosa nada fácil en aquellos tiempos de Guerra Fría.

El chico crecido en tierras que según cierta opinión debían aún ser civilizadas y que llegó a Moscú para llevarse el premio que todos ambicionaban, conmovió el corazón del mundo.

Cuando, de regreso a su país, fue recibido en apoteosis como un héroe nacional, las malas lenguas dijeron que gracias a un sencillo provinciano del sur, los norteamericanos se pudieron consolar por haber perdido la carrera espacial. Efectivamente, el 1958 fue el año del lanzamiento del Sputnik.

Legendario a partir de entonces, el joven Van Cliburn se dedicó no sólo a dar conciertos, sino a promover la música a través de la fundación que lleva su nombre. Esta institución, además de organizar el concurso cuadrienal, se empeña en realizar proyectos en el ámbito de la pedagogía musical.

A partir de este viernes cada concursante podrá soñar, sin dejar de dar lo mejor de sí, con ser el Van Cliburn del siglo XXI. Les deseamos mucha suerte a todos y, como siempre... que gane la o el mejor.

Lupita Avilés

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.