Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En Locarno, a la caza del Leopardo de Oro

La pantalla de la Piazza Grande poco antes de comenzar la función.

(swissinfo.ch)

Un toque de exotismo asiático en el arranque de la 53 edición del Festival Internacional de Cine de Locarno cuyo "Leopardo" se disputan 18 películas procedentes de diversos puntos de la geografía mundial.

Las cintas chinas «Feichang Xiari» de Lu Xuechang y «Xilu Siang» de Fruit Chan abrieron la competencia. Y esa orientación con perfume del Extremo Oriente no causará sorpresa entre los aficionados de Locarno en donde ya hace tiempo que Asia tiene presencia. Este año también con producciones de Japón y de Vietnam.

El Nuevo Mundo está representado en esta ocasión por dos realizadores, el brasileño Sergio Bianchi, con su "Cronicamente inviavel" y el estadounidense Michael Almereyda con "Hamlet", la versión número 43 del "best-seller" de nuestro amigo William. Una edición neoyorquina y contemporánea muy esperada.

Pero de hecho, es Europa la que tiene una más amplia representación. Una Europa abigarrada, que con frecuencia nos parece sorprendentemente grande, diversa y culturalmente rica.

Con "Gostanza Da Libbiano" el italiano Paolo Bienvenuti nos propone su visión de un proceso en brujería que se desarrolla en 1594 en Toscana. En cuanto al alemán Philip Gröning, regresa a Locarno luego de una primera estancia en 1992 cuando presentó "Die Terroristen", con "El amor, el dinero, el amor".

También representados, Gran Bretaña, Portugal, Georgia, Austria e inclusive Islandia: "101 Reikiavik", de Baltasar Kormakur, es una comedia del Norte que tiene sin embargo, como protagonista, a la muy mediterránea Victoria Abril.

Dos cintas francesas participan también en la competencia: "Bronx-Barbès" de Eliane de Latour, una inmersión social en el corazón de los bandidos que asolan ciertas ciudades del Africa occidental. La otra película francesa es la polémica "Baise-moi", de Virginie Despentes y Coralie Trinh Thi.

Además, habrá que esperar hasta el 11 de agosto para la proyección de una cinta sorpresa. ¿Qué se sabe de ella? No gran cosa: que "fue suprimida incluso antes de ser presentada a la comisión de censura de su país y luego escondida" y que "marca el inicio en la dirección de cine de un gran autor de obras literarias, cinematográficas y televisivas...."

¿Y en donde está Suiza en todo esto? Aún cuando en los últimos años este país ha brillado más bien por su ausencia, también se ha dado que directores suizos se atribuyan el famoso Leopardo de Oro:

Alain Tanner en 1969, Francis Reusser en 1976, Fredi Murer en 1985... Pero ese no será el caso este año. La única película suiza seleccionada para la competencia, "Azzuro", de Denis Rabaglia (del cantón de Valais), cambió bruscamente de categoría.

La cinta será proyectada sobre la Piazza Grande el 12 de agosto para la velada de clausura. ¿Por qué esa decisión? "Para darle más peso a esa película ambiciosa y bien lograda", declaran los organizadores quienes subrayan que en esa elección participó el productor y realizador de "Azzuro".

Bernard Léchot


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes