Navigation

Entre suizos francófonos y franceses, historia de amor

La plurilingüe Suiza está rodeada de vecinos más grandes (Nasa)

La Suiza de habla francesa sigue con interés las próximas elecciones presidenciales en Francia, dados sus estrechos lazos con el vecino mayor.

Este contenido fue publicado el 05 abril 2007 - 17:49

A los suizos franco-parlantes les gusta mirar la televisión francesa, escuchar la música francesa, tomar el tren de alta velocidad a París y vacacionar en Provence.

"La gente se ríe de algunas fallas del país, pero siempre está, y siempre ha estado, muy 'con' Francia", explica Jacques Pilet, ejecutivo de la industria periodística de habla francesa.

Los estacionamientos de los supermercados franceses cercanos a la frontera están llenos de vehículos con placas suizas los fines de semana.

Alrededor de 160.000 franceses viven en Suiza y constituyen una de las mayores comunidades de expatriados. Entre ellos está Johnny Hallyday, estrella de rock cuya mudanza, para evitar los fuertes impuestos de su país, desató una polémica.

"Todos los niños en la Suiza de habla francesa saben (del presidente saliente) Jacques Chirac (y de los candidatos) Nicolas Sarkozy y Ségolène Royal, porque hay un consumo intenso de los medios franceses de comunicación y una relación emocional más directa con Francia", añade Peter Rothenbühler, del periódico Le Matin.

"(El antiguo canciller alemán) Gerhard Schröder podría pasar por Zúrich sin ser reconocido por la mayoría de la gente", dice Rothenbühler, quien sabe por experiencia, ya que es originario de la Suiza de expresión alemana.

Las relaciones entre los suizos de habla francesa y los suizos de expresión alemana son muchas veces tensas, desde el punto de vista lingüístico y cultural.

Mirada exterior

Esto podría explicar por qué los franco-parlantes tienden a mirar hacia afuera. En votaciones sobre la Unión Europea, los francófonos votan invariablemente en favor de una cooperación más estrecha, mientras que los suizos de habla alemana la rechazan, dice Rothenbühler.

"Con frecuencia, (su) más bien ingenuo entusiasmo por Europa se deriva del hecho de que prefieren ser una parte de una enorme entidad que los acerca más a París y a Bruselas que estar siempre vinculados con la Suiza de habla alemana, con la que tienen un problema de comunicación".

Pilet, quien trabaja para Ringier, casa editora de Zúrich, está de acuerdo. "El hecho de ser mayoritarios hace arrogantes a algunos suizos de expresión alemana, en particular de Zúrich. Es un poco como los parisienses con respecto a las provincias francesas (a las que tratan con desprecio)".

Pero mientras muchos suizos francófonos sienten una lealtad cultural y lingüística con Francia, los suizos germanófonos tienen una relación más compleja con Alemania.

Rothenbühler dice que su actitud, más hostil hacia el vecino del norte, tiene sus raíces en la Segunda Guerra Mundial. La fricción también obedece al hecho de que los alemanes hablan "alto alemán" y los suizos, dialectos germánicos.

Imperialismo alemán

"Durante mucho tiempo la lengua alemana fue asociada con el imperialismo alemán y con el nazismo", explica Rothenbühler.

"Por lo tanto, desarrollaron una actitud defensiva que explica por qué los suizos de habla alemana están tan vinculados con sus dialectos, mientras que el suizo francófono nunca ha tenido ningún problema político serio con Francia".

Rothenbühler cree que las actitudes están cambiando lentamente, pero quedan algunas dudas. Los alemanes en Suiza están ahora entre los grupos de expatriados de crecimiento más rápido y a menudo ocupan posiciones superiores en las áreas académica, de negocios y de la medicina.

Eso ha causado mucho debate en los medios de comunicación de expresión alemana. El diario de circulación masiva 'Blick' llegó incluso a plantear la pregunta, ¿cuántos alemanes puede aguantar Suiza?

Esas opiniones no siempre corresponden a la realidad, señala Pilet.

"En la parte de habla alemana, a la gente le gusta distanciarse de Alemania, la critican, tienden a mostrar sus diferencias, de las cuales están -con razón–, orgullosos", dice Pilet.

"Pero estoy muy sorprendido por la creciente influencia alemana en la vida diaria y hasta en la mentalidad de los suizos de expresión alemana".

Los francófonos hallan modos diferentes de destacar sus diferencias con Francia, concluye Pilet.

swissinfo

Datos clave

La primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas tendrá lugar el domingo 22 de abril. Si, como sucede generalmente, ningún candidato gana el 50% o más de los votos, la elección tendrá una segunda vuelta entre los dos candidatos mayoritarios. el 6 de mayo.
Alrededor de 1.5 millones de personas viven en la Suiza de expresión francesa. Más de 60 millones en Francia.
Alrededor de 4.6 millones de personas viven en la parte suiza de habla alemana. 82 millones en Alemania.
160.000 franceses viven en Suiza. Más de 76.000 están registrados para votar en las elecciones presidenciales francesas.

End of insertion

DEMOCRACIA FRANCESA

En Francia el presidente tiene poderes extensos: representa al país en el extranjero y puede formar o disolver el gobierno. Es electo por un período de cinco años mediante un proceso de votación de dos vueltas.

La política francesa está tradicionalmente dividida entre la izquierda y la derecha, que alternan entre oposición y gobierno.

Los franceses también eligen por votación, y por un período de cinco años, a los miembros del Parlamento. El partido con la mayoría presenta a la mayor parte de ministros. Las autoridades regionales son electas cada seis años.

Los ciudadanos franceses también pueden votar en referéndums convocados por el presidente del país.

End of insertion

DEMOCRACIA SUIZA

Suiza tiene un gabinete de siete miembros escogido de entre los cuatro partidos principales, con una presidencia rotativa de un año. El parlamento tiene dos cámaras, que son elegidas cada cuatro años.

El país tiene un sistema de democracia directa, lo que significa que los ciudadanos votan hasta cuatro veces por año en referéndums o iniciativas populares.

La gente también vota por los ayuntamientos y parlamentos cantonales. En el federalismo suizo la mayor parte de las leyes que rigen la vida diaria son cantonales.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.