Navigation

Férrea pelea por Leica Geosystems

Los instrumentos de medición topográfica de Leica son empleados en el mundo entero. Keystone

Para erigirse como el grupo de tecnología de medición más importante del mundo, la sueca Hexagon presenta una segunda oferta (15.08) por la compañía helvética.

Este contenido fue publicado el 18 agosto 2005 - 09:47

Supera la propuesta de la estadounidense Danaher, también interesada en Leica. Los accionistas tienen un mes para analizar los proyectos.

Experta en aparatos de medición, el futuro de la helvética Leica Geosystems está en el aire.

El lunes por la mañana (15.08), la sueca Hexagon dejó claro que no se rinde y presentó una nueva oferta para adquirirla.

Esta vez otorga a la compañía, que actualmente tiene 2.500 empleados y presencia en 23 países, un valor de 1.440 millones de francos suizos.

Este monto es 31% superior al que fijó en su primera oferta, y 14,5% más alto que la contraoferta que hizo la estadounidense Danaher un mes después (26.07).

¿A qué se debe que Leica Geosystems despierte tanto interés a nivel internacional?

Una OPA hostil

Quien la adquiera se convierte en el grupo de tecnología de medición más importante del mundo.

Pero para entender la transacción que está en curso, primero hay que recordar que existen dos tipos de adquisiciones empresariales: amistosa y hostil.

En la amistosa, un inversionista o grupo empresarial propone comprar un porcentaje (normalmente más de 25%) de las acciones de una compañía; las dos partes involucradas discuten el asunto, pactan y llegan a un acuerdo.

En la hostil, el comprador presenta su oferta sin negociación previa, directamente en el mercado de valores. Su objetivo: quitar de enfrente a una empresa que le hace competencia con miras a obtener una posición estratégica en el mercado.

Tras la OPA hostil, la autoridad bursátil suspende la cotización de los títulos de la empresa y hace pública la oferta recibida, tras lo cual, los accionistas deciden si la toman o la dejan.

Hexagon, va con todo

El grupo tecnológico sueco Hexagon sabe que hacerse de Leica Geosystems le permitirá duplicar sus ingresos en el 2007, para ubicarlos en alrededor de 2.500 millones de francos suizos.

Por otra parte, le permitiría operar una estructura de más de 9.000 empleados a lo largo de 30 países.

En su primer intento valuó en 1.100 millones de francos suizos a la compañía helvética y ofreció 436 francos por acción (13.06).

La citada oferta resultó "unilateral e inoportuna" para el Consejo de Administración de Leica Geosystems, que intentó por todos los medios persuadir a los accionistas de no vender sus acciones de Leica a Hexagon.

"El verdadero valor de cada acción en el mercado es de 500 francos", detallaron los funcionarios de Leica y se dieron a la tarea de publicar una serie de desplegados en la prensa nacional para evitar pasar a manos de la sueca.

Una parte de ellos, representados por la fundación Nest –que gestiona el patrimonio de PME suizas que poseen el 2% de las acciones de Leica- expresaron públicamente su "no" a Hexagon.

Danaher, caballero blanco

Leica recobró el pulso un mes después cuando apareció un segundo "tirador" en la historia.

El grupo estadounidense Danaher, basado en Texas y también especializado en aparatos de medición, presentó una oferta –esta vez amistosa- por Leica Geosystems (26.07) por un monto de 1.170 millones de francos.

Se sentaron a la mesa y charlaron detenidamente.

Danaher jugó el rol de "caballero blanco", lo que en lenguaje económico describe a aquel inversionista que "rescata" a una empresa que es víctima de una OPA hostil al presentar una contraoferta más alta, y en términos amistosos.

Su propuesta era más elevada en términos económicos, pero también era más interesante en lo laboral, pues la estadounidense se comprometía a respetar todos los puestos de trabajo y los planes de expansión de Leica.

El tercer intento

Tras la oferta de Danaher, Hexagon decidió apostarlo todo.

Este lunes (15.08) volvió a presentar una OPA hostil en la que valúa a Leica Geosystems en 1.400 millones de francos, y ofrece a los accionistas interesados además de 440 francos por acción, acciones de la propia Hexagon como premio.

Ante el anuncio, la texana Danaher sólo se limitó a manifestar públicamente (16.08) que mantiene su oferta de finales de julio, pero que no la aumenta, ya que no está en condiciones de poner en riesgo la salud de sus finanzas internas.

Así, los accionistas de Leica Geosystemas tienen un mes (entre el 23.08 y el 23.09) para analizar la segunda oferta de Hexagon y aceptarla o rechazarla.

La publicación de los resultados definitivos –cuando se conocería si la mayoría accionaria de Leica pasó o no a manos de la sueca Hexagon- tendrá lugar entre el 12.10 y el 18.10.

Hexagon no garantiza preservar los puestos de trabajo.

Pero la disputa por su adquisición ha permitido a Leica aumentar 61% el valor de sus acciones en lo que va del año (actualmente superan los 560 francos suizos por título).

A nivel financiero, las cuentas de la compañía atraviesan un buen momento. Durante el primer trimestre fiscal del año 2005-2006, es decir, durante los meses de abril, mayo y junio pasados, ganó 15,6 millones de francos, 37% más que durante el mismo periodo del 2004.

Y tras poner las cartas sobre la mesa, sólo resta esperar.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

·La suiza Leica Geosystemas fue fundada en Arau en 1819.
·En 2005, ha recibido tres ofertas de compra: la sueca Hexagon (13.06 y 15.08); y la texana Danaher (26.07).
·Su valor de mercado ronda los 1.400 millones de francos suizos
·Tiene 2.500 empleados y presencia en 23 países

End of insertion

Contexto

· Experta en aparatos de medición y topografía, Leica Geosystems se dió a conocer en el mundo al crear la Leica 1925, una cámara fotográfica pequeña y poderosa que revolucionó el mundo de la fotografía.

· Gracias a su posición estratégica y su buen desempeño financiero, dos empresas extranjeras –la sueca Hexagon y la estadounidense Danaher- están interesadas en comprarla.

· La segunda oferta de Hexagon (15.08) es muy interesante en términos económicos, por no garantiza el respeto a los puestos de trabajo.

· La oferta de Danaher es menos rentable, pero respetaría los derechos de los trabajadores y los planes de expansión de Leica.

· Los accionistas tienen un mes para evaluar las dos propuestas y decidir a quién estarían dispuestos a vender las acciones de la compañía suiza.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo