Navigation

Fiesta de cuerdas en Uribelarrea

Antes de partir a provincia y luego de haber fascinado al público del Teatro Colón con piezas de Schumann, Bloch y Brahms, un recreo entre amigos.

Este contenido fue publicado el 02 abril 2004 - 14:02

Lysy y sus músicos se permitieron un descanso en el pueblo de Uribelarrea, del partido bonaerense de Cañuelas.

En el campo que rodea a ‘Macedonio’, un tradicional bar-almacén nacido a finales del 1800, los artistas disfrutaron de un exquisito asado campero regado con buen vino, para después dedicarse a acariciar sus instrumentos y deleitar con su música.

Rodeados de la armonía de los árboles, el festival de cuerdas brilló con Mozart y Piazzolla, y cerró, a pedido del público, con ‘El último pucho’, un tango de Lysy.

Antes del atardecer, swissinfo aprovechó para conversar con los jóvenes músicos europeos que acompañan al maestro en esta gira de arte y solidaridad.

Un vasco, un catalán y un napolitana

El bilbaíno Pablo de Naverán, de 28 años e impecable trayectoria, obtuvo en 1992 una plaza en la Internacional Yehudi Menuhin y desde hace tiempo forma parte de su Camerata.

Convocado por Lysy para ser profesor de la Academia, regresó a Suiza y ya lleva un año residiendo allí:

“Estar junto a Alberto Lysy es un privilegio porque él es un gran artista”, asienta.

“En la Academia doy clases de música de Cámara y de violonchelo, y tenemos alrededor de 17 alumnos porque es un lugar muy exigente”, señala De Naverán, al tiempo que elogia el valor que le dan los suizos al arte:

“Suiza es el país que más invierte en el arte. Es increíble que nuestra Academia esté solventada exclusivamente por el aporte de donaciones privadas”.

Un artista admirable



Para el violinista Edgar Pujol, Lysy también “es un artista admirable”. Nacido en Barcelona, comenzó a estudiar el violín a los seis años y desde 1999, estudia en la Academia Menuhin e integra la Camerata, con la que se presentó en las principales salas de Europa, Canadá, Japón y la Argentina.

“El maestro tiene una personalidad muy fuerte. Él es muy exigente, pero tiene la sabiduría de exigir al nivel de talento de cada uno. Nunca conocí a alguien que tenga esa particularidad”, aseguró a swissinfo el violista italiano Ettore Causa.

También profesor de la Academia desde hace tres años, este joven napolitano ingresó a la Menuhin en 1992 donde estudió con Lysy y Johannes Esfar y, en 1996, continuó sus estudios con Michael Tree en la Manhattan School of Music de Nueva York.

Los tres discípulos coincidieron en elogiar las virtudes de su maestro, y se manifestaron satisfechos de participar en las presentaciones solidarias, además de destacar la calidez del público argentino.

En ellos también recaerá la difícil tarea de elegir a los nuevos talentos que serán becados para estudiar en Suiza durante la próxima temporada.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo