Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Iniciativa "a favor de las naturalizaciones democráticas"

Detrás de este acto soberano, un amplio debate sobre el procedimiento para la naturalización.

(Keystone)

Entre 1999 y 2003 en Emmen -cantón de Lucerna-, la ciudadanía tenía la última palabra para que los extranjeros obtuvieran la nacionalidad suiza. Ahora, una nueva iniciativa popular a escala federal –que los suizos votarán el 1° de junio- busca reestablecer esa estrategia.

El Tribunal Federal, la principal instancia judicial helvética, obligó en 2003 a Emmen a establecer los procedimientos de naturalización conforme al Estado de derecho.

Un cierto malestar prevalece en Emmen, en la zona periférica de Lucerna, cuando se habla de la naturalización; sobre todo en el círculo del partido de derecha, Unión Democrática de Centro (UDC). El presidente local de ese partido, Hans Schwegler, advierte: "Apoyamos completamente la iniciativa federal de nuestro partido".

Una iniciativa que busca reestablecer a las comunas la posibilidad de que su electorado decida con su voto si una persona obtiene o no la naturalización. Un camino considerado anticonstitucional por el Tribunal Federal (TF) que en 2003 se pronunció contra el procedimiento de naturalizaciones de la comuna de Emmen.

Hans Schwegler reconoce que hubo algo bueno con la conclusión de las naturalización a través del voto en su comuna: "Es cierto que los trabajos en la comisión permiten verificar mejor los expedientes de naturalización y conocer mejor a las personas".

Otro miembro de la UDC indicó a la revista 'Beobachter' ('Observador') que aceptar la iniciativa de su partido sería como "dar marcha atrás" y "volver a decidir por el nombre y la cara del cliente".

Entre 1999 y 2003, los ciudadanos de Emmen rechazaron la naturalización de 97 extranjeros que cumplían los criterios requeridos para obtener la nacionalidad suiza. De ese total, 85 personas provenían de la ex Yugoslavia.

Algunos de ellos establecieron un recurso por discriminación ante el Tribunal Federal, que les dio la razón.

Emmen suspendió las naturalizaciones a través del voto y estableció en su lugar una "comisión de ciudadanía", cuyos miembros son elegidos al mismo tiempo que los integrantes de los aparatos legislativo y ejecutivo del ayuntamiento.

Heridas aún abiertas

Si la iniciativa se aceptara, ¿la UDC de Emmen solicitaría volver al sistema anterior? "Veremos; aún no se ha tomado decisión alguna", responde prudente Hans Schwegler.

Por parte de las autoridades comunales de Emmen prevalece la voluntad de mantener el sistema actual. "La creación de la comisión trajo consigo la calma en Emmen y restauró la confianza", indica su presidente municipal, el demócrata-cristiano Thomas Willi.

Pero aún quedan heridas abiertas entre los candidatos a la naturalización rechazados. Siguen preguntándose: "¿Por qué no obtuvimos la naturalización? Nosotros no somos criminales, hablamos alemán y estamos integrados".

Un recuerdo que "enferma"

Rechazada en marzo del 2000, Marina Markovic habla de un periodo "muy duro" cuando piensa al respecto. Es algo que "me enferma". "Yo hubiera querido partir, pero entonces hubiera tenido que recomenzar todo de nuevo, lo que no es fácil", dice la joven vendedora. Madre de dos hijos, declinó presentar recurso.

Zoran Gajic, costurero, decidió mudarse de comuna. En su nuevo poblado presentó de nuevo una solicitud de naturalización luego de haber pasado los años reglamentarios para hacerlo. "Espero desde hace un año noticias sobre mi expediente. Francamente, tengo la impresión de hacerme valer", dice.

Para Janko Cvitic y su mujer Mileva, que decidieron quedarse en Emmen, el tema del pasaporte suizo ya no es asunto urgente. "En esa época yo no tenía pasaporte alguno", dice el quincuagenario que vive en Suiza desde hace más de 30 años. "Ahora tengo el croata y el serbio, tengo una casa allá y me gustaría regresar. Pero mi esposa no quiere..."

Satisfacción con las comisiones especiales

El abogado que ganó el pleito ante el Tribunal Federal, Peter Wicki, precisa que "muchas de las comunas de Lucerna reemplazaron la naturalización por el voto de la asamblea comunal – que habrían podido mantener luego del veredicto- por comisiones especiales". En su opinión, "éstas se han fortalecido, incluidas aquellas en las que la UDC es el partido mayoritario. La mayoría de las comunas no quiere volver al sistema anterior."

Miembro de la antigua comisión de naturalización que formulaba las recomendaciones sobre los expedientes, el socialista Beat Marti recuerda que los resultados de las votaciones eran previsibles. "El clima estaba impregnado de prejuicios contra los (habitantes de los) Balcanes", recuerda.

"Pero admito también que la izquierda ha cometido graves errores, especialmente al decir que no había problemas de inmigración. Existen y hay que abordarlos; hay que trabajarlos".

En opinión de Beat Marti, "el mito de una sociedad multicultural ha muerto. Las diversas comunidades culturales viven lado a lado, no juntas".

swissinfo, Ariane Gigon, Zúrich
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Contexto

La naturalización a través del voto en Emmen fue impuesta por una iniciativa de los Demócratas Suizos (DS), aceptada en junio de 1999. en las comunas de Kriens y Horw -también en el cantón de Lucerna- fue rechazada la misma reivindicación. Los cambios en Emmen se produjeron en un contexto marcado por diversos casos de agresiones en los que estaban implicados extranjeros, procedentes sobre todo de los Balcanes.

Entre el 12 de septiembre de 1999 y el 29 de junio de 2003, Emmen efectuó siete votaciones sobre el proceso de naturalización de los extranjeros que vivían en su territorio. De los 163 candidatos, 97 fueron rechazados, 85 de ellos procedían de la ex Yugoslavia.

La segunda de estas votaciones, realizada el 12 de marzo de 2000, atrajo el interés de los medios hacia Emmen: 48 personas originarias de los Balcanes, de Hungría y de Turquía, así como una pareja de holandeses-poloneses- fueron rechazados.

El único 'sí' lo obtuvieron personas de origen italiano. Cinco familias presentaron recurso ante el Tribunal Federal, que rindió su veredicto el 9 de julio de 2003.

Tras el fallo del TF, Emmen y otras comunas de Lucerna optaron por la creación de una 'comisión de ciudadanía'.

La comisión de Emmen, aprobada en 2005, se compone de 9 miembros (3 de la UDC, 2 del Partido Socialista, 2 del Partido Radical, 1 de los Demócrata Cristianos y una de la SIFE). Será renovada el 20 de abril, como los otros órganos comunales.

Fin del recuadro

Iniciativa de la UDC

La iniciativa de la UDC a favor de naturalizaciones democráticas busca restaurar a las comunas la posibilidad de fijar de manera autónoma el procedimiento de naturalización y establecer el órgano competente para otorgar el derecho.

La propuesta busca que las decisiones populares en materia de naturalización sean definitivas, impidiendo que sean objeto de recurso ante un tribunal.

La iniciativa responde a dos fallos del Tribunal Federal de 2003. El primero, un caso en Emmen; el segundo, un caso calificado como inadmisible por la ciudad de Zúrich sobre una iniciativa de la UDC que solicitaba que la ciudadanía diera su última palabra en el caso de las naturalizaciones.

El Tribunal Federal obligó a las comunas a adoptar procedimientos conforme a los principios del Estado de derecho, en los que se incluye el derecho de recurso.

Fin del recuadro


Enlaces

×