Navigation

Skiplink navigation

Sobre Rocinante o en Twitter, don Quijote cabalga...

Don Quijote de la Mancha y su fiel escudero, Sancho Panza, salieron de la pluma de Cervantes y siguen cabalgando por el mundo. akg-images

En 2016, ¿cuáles serían los molinos del Ingenioso Hidalgo? “¡La desigualdad!”, sentencia Antonio Sánchez. El catedrático de la Universidad de Neuchâtel nos ofrece su lectura sobre Miguel de Cervantes, creador de una de las figuras más universales y más esenciales de todos los tiempos, Don Quijote de la Mancha.

Este contenido fue publicado el 22 abril 2016 - 17:37
Marcela Águila Rubín, Neuchâtel

A cuatro siglos de la muerte del padre de la novela moderna, en su obra siguen vigentes muchas de las respuestas a los grandes problemas de la humanidad, y su ‘caballero de la triste figura’ devino un modelo de resistencia y democracia que también cabalga ahora, tiempos modernos, “a lomo” de Twitter.   

Con motivo del IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, el informático español Diego Buendía decidió honrarlo con la publicación de El Quijote de la Mancha en Twitter. El proyecto inició en 2014 y según su artífice, se necesitarán 55 años, de un tuit diario, para concluirlo. 

End of insertion

“Murió el personaje, pero el hombre sigue cabalgando, sigue con nosotros”, enfatiza Antonio Sánchez, doctor en Filología Hispánica de la Universidad de Salamanca.

“Leemos a Cervantes como un autor muy cercano a nosotros porque lo vemos como alguien que propone ideales que son los nuestros: la libertad, la capacidad de decidir, la ética, la moral, la igualdad de todos los seres humanos. Como un autor humanista”.

Su pluma recorre sempiternos desafíos, como la emigración y la integración de las minorías. Aires del tiempo: aborda en particular el mundo musulmán.

Don Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616), autor de Don Quijote de la Mancha. akg-images

Preso en Argel durante cinco años, Cervantes hace de la libertad y el cautiverio temas recurrentes, pero, “ni demoniza a sus carceleros, ni guarda un odio horrible hacia todo musulmán”. Lejos de eso, desdeña las generalizaciones y aborda de manera sutil y matizada la expulsión de los moriscos de España en 1609.

“No va a promover la diversidad cultural porque no es una persona del siglo XXI, sino del siglo XVII, pero sí advierte cómo los gobiernos, a la hora de imponer ideologías, aplastan el factor humano y eso le resulta intolerable”.

Don Quijote y don Miguel

Miguel de Cervantes produjo teatro, poesía y novela. Empero, su obra más conocida, es aquella que arranca “En un lugar de la Mancha…” Tanto es así que con el correr de los años el imaginario fusionó a don Quijote y a Cervantes en esa suerte de “héroe de la humanidad” que transita entre la enajenación y la cordura, montado en Rocinante, un jamelgo tan enjuto como él mismo,  acompañado de un escudero cuyas pocas luces son muchas veces aparentes.  

“Se empieza leyendo como un libro cómico y se difunde muy rápidamente como tal por Europa y por América. Solamente a finales de siglo XVIII e inicios del XIX comienza a leerse como una obra profunda y filosófica”.

Dr. Antonio Sánchez Jiménez, cervantista de la Universidad de Neuchâtel. unine

Investigador y catedrático, Sánchez Jiménez tradujo y editó recientemente las biografías de Cervantes y Lope de Vega (‘Vidas paralelas’) de Mary Shelley, autora de Frankenstein. “Esta autora de mitad del siglo XIX ve en Cervantes a un campeón de la libertad”, explica nuestro interlocutor al evocar la presencia del escritor español entre otras figuras de las letras.

“Autores de diferentes sesgos se lo han intentado reapropiar a lo largo de la historia. Se dice que es el creador de la novela moderna por la sutileza del estilo, el juego de narradores y el uso de la ficción. Entonces, hay muchos autores que son cervantinos -casi todos los autores de ficción-, lo sepan o no”, precisa.

Y entre quienes lo sabían, recuerda nuestro interlocutor a Carlos Fuentes, para quien era obligada la lectura de El Quijote una vez por año.

Presencia insoslayable

“Lo que la novela moderna saca de Cervantes, abunda el profesor Sánchez, es la reflexión en sí misma, y la invitación a la reflexión, a no leer y creer todo, sino a cuestionar perpetuamente todo”.

En su experiencia como catedrático, el cervantista ha constatado cómo sus alumnos advierten esa tendencia a la reflexión en diversos autores: Mann, Dostoievski, Tolstoi, Balzac, Flaubert…

“Mucha gente que no ha leído la novela de Cervantes ya tiene mucho de ella porque le ha venido de manera indirecta. Al leerla empieza a reconocer muchas cosas que no sabía que venían de él. Es una presencia insoslayable que está con nosotros por la cultura occidental en la que vivimos”.

Una presencia de más de cuatro siglos. Una voz de esperanza, de resistencia, de libertad, de justicia…

¿Cuáles serían hoy en día esos molinos que la mente de Don Quijote convierte en gigantes y que a la postre representan al enemigo de la humanidad?

“En una lectura muy mía, yo diría que la desigualdad”.

Cervantes y su lengua en Suiza

 En Suiza, con cuatro idiomas oficiales, el estudio del español tiene una situación muy secundaria, a nivel de la escuela básica, para la importancia que tiene como segunda lengua más hablada en el mundo. 

Sin embargo, las grandes universidades del país: Ginebra, Lausana, Neuchâtel, Friburgo, Zúrich, San Gall, Berna y Basilea ofrecen cátedras en español.

Los cursos incluyen estudios de la Literatura Española y de la Literatura Contemporánea.

Con ocasión del 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes este 22 de abril, diversos eventos han sido organizados en Suiza, incluida una jornada cervantina en la Universidad de Ginebra.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo