Navigation

La justicia agraria sigue esperando en Guatemala

Aún no mejora la situación de los campesinos guatemaltecos . Keystone

Diez años después de la firma de los Acuerdos de Paz, la situación agraria en Guatemala es todavía explosiva. Y los derechos humanos en el campo, frágiles.

Este contenido fue publicado el 09 septiembre 2005 - 13:03

Balance desalentador de un proceso de reforma agraria pospuesto y de una transición democrática que, en todo en caso en el campo, reclama mejores horas.

Así lo expresó a swissinfo Alma Noser, responsable para América Central y México de Amnistía Internacional Suiza, para quien "no ha habido cambios positivos en lo que hace a la actividad agropecuaria...y la violencia en el campo sigue aumentando".

Noser, con una larga experiencia en esa región del continente latinoamericano –trabajó durante diez años como responsable de proyectos de Caritas-, fue uno de los disertantes invitados en una conferencia pública que este jueves (08.09) abordó el tema en el marco de la serie de disertaciones que auspicia en Berna ALAS (Asociación Latinoamérica-Suiza).

Es la cuarta de un ciclo de seis conferencias que tienen lugar en la céntrica sala capitalina del Foro "Käfigturm" bajo el título central de "Sin derecho a la Tierra no hay desarrollo".

"Por una verdadera política agraria"

El pasado 3 de septiembre, al finalizar una visita de dos semanas a Guatemala, una delegación de Amnistía Internacional hizo público un comunicado en el cual "expresa su honda preocupación por las profundas irregularidades, violaciones a los derechos humanos y el trato discriminatorio del que son objeto los campesinos guatemaltecos..." El documento hace mención a los procesos judiciales que culminan con órdenes de desalojo.

"Esas prácticas son muy autoritarias y muchas veces violentas" enfatiza Alma Noser quien denuncia al mismo tiempo "la impunidad total con la que se ejecutan los desalojos".

Según la inspección del organismo internacional, al menos once fallas e irregularidades significativas fundamentan su denuncia.

Entre ellas, el impago de salarios e indemnizaciones acordes con la ley en las fincas de Guatemala; las órdenes de captura y desalojo contra cientos de familias que han ocupado con frecuencia sus tierras durante generaciones; la falta de respuesta de las autoridades a las denuncias elevadas por los delegados de la Procuraduría de Derechos Humanos, etc.

Persiste la preocupación

Si bien el organismo "reconoce la importancia dada a los procesos de mediación y conciliación", también "ve con preocupación que dichos procesos sean en ocasiones interrumpidos por la ejecución del desalojo", lo que provoca violencia, tal como lo señala el comunicado y lo ratifica Alma Noser.

El Informe "insta a las autoridades a desarrollar una política agraria específica para prevenir y resolver los casos agrarios de conflictividad agraria, centrada en la protección y defensa de los derechos humanos".

Valoración recalcada por la responsable para Centroamérica, quien está convencida de que "sin una reforma agraria verdadera y sin que se frenen los desalojos, no hay solución real en el campo".

La explosividad y la protesta social son visibles. A pesar de la represión histórica que ha soportado la sociedad guatemateca "es significativo constatar que muchos sectores se siguen movilizando", expresa Noser.

"Estuve en abril allá y ví con mis propios ojos protestas ciudadanas significativas contra la firma del Tratado del Libre Comercio que estaba en discusión en parlamento en ese momento" sostiene.

El peso de la represión histórica

La actual y compleja realidad es la consecuencia directa de "toda la historia que vivió mi país", enfatiza por su parte Hugo Cabrera, físico guatemalteco que reside en Suiza desde hace tres años y que realiza su post-grado en Zúrich.

Durante la década de los noventa desempeñó actividades de responsabilidad en diversos organismos de derechos humanos y de investigación en Guatemala.

Invitado también como conferencista en la actividad de Berna, Cabrera presentó un esquema de la historia de su país desde la conquista hasta el presente. Destacando los momentos de gobiernos populares (1945-1954) o de movilizaciones sociales (80-90) en los cuales importantes actores sociales trataron de promover la transformación en la tenencia y propiedad de la tierra.

Como reacción a cada una de esas experiencias de auge participativo, se sucedieron golpes o gobiernos militares que contaron con el apoyo norteamericano. Guatemala, según Cabrera, paga el precio hoy de una política contrainsurgente que se impuso con sangre, balas, y "tierra arrasada".

Como corolario: una de las naciones más martirizadas del continente con: 130.000 personas asesinadas, 45.000 desaparecidos, 626 masacres, más de 1 millón de refugiados, durante la última confrontación bélica.

promesa incumplida

El proceso de solución negociada que culminó a fines de 1996, es sin embargo, para el joven analista guatemalteco, "una oportunidad perdida" por cuanto no se aplicaron los contenidos de dicha negociación. Y aunque algunos sectores de la dirigencia política quisieran reactivar esos Acuerdos, "pareciera que ya es demasiado tarde", afirma.

En cuanto a la situación política y a los sucesivos cambios de gobiernos democráticos que experimenta el país centroamericano, "hay que entenderlo como la confrontación de dos fuerzas o proyectos electorales de poder que se suceden uno a otro", pero en el marco de un "pueblo sin mayor capacidad de incidencia política" y en una realidad "donde no hay opción de izquierda nacionalista en el escenario electoral con perspectivas claras".

Reactivar la solidaridad

Ante una situación tan compleja "es importante que la solidaridad no se olvide de Guatemala", enfatiza Alma Noser.

Lo peor que puede pasar "es que olvidemos a Guatemala, que sigue siendo una de las naciones centroamericanas con mayores problemas en cuanto a derechos humanos".

La ciudadanía suiza debe prestar atención a los llamamientos, a las acciones urgentes que impulsan organizaciones como Amnistía, insiste Noser. El otro gran problema que a su juicio puede confrontar la solidaridad "es el cansancio".

Si la "comunidad internacional se cansa, es terrible y grave... A pesar de que los gobernantes no siempre son sensibles a la presión externa, el peso de la acción de la comunidad internacional sigue siendo importante" concluye la representante de Amnistía.

swissinfo, Sergio Ferrari

Datos clave

Con 108.889 kilómetros cuadrados, cerca de 15 millones de habitantes y un fuerte componente indígena, la agricultura sigue siendo esencial en la vida económica de Guatemala.

Los Acuerdos de paz de 1996 han puesto fin a 36 años de guerra civil. Quedan unos 200.000 muertos, un millón de refugiados y miles desaparecidos.

Los cambios anunciados entonces no fueron, hasta ahora, aplicados como se esperaba.

El gobierno de Suiza y varias ONG helvéticas acompañan el proceso de paz en Guatemala.

End of insertion

Contexto

La crisis de la tierra en Guatemala sigue pendiente de solución y la situación en el campo "es desesperante y explosiva", señaló Hugo Cabrera durante una conferencia en ALAS.

Continúan las violaciones de derechos humanos en el campo, indica un reciente informe de Amnistía Internacional.

ALAS es una activa organización de solidaridad. Organiza cada año un ciclo de conferencias sobre Latinoamérica.

Este segundo ciclo anual cuenta con el apoyo, entre otros, de Tierra de Hombres; Pan para el Prójimo: E-Changer; Acción de Cuaresma; la Cruz Roja; las iglesias protestantes de Berna; el Grupo de Trabajo Suiza-Colombia; el porcentaje Cultural de Migros; Mundo Hispánico; Eco politics y swissinfo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.