Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La migración, historia de ayer y hoy al teatro

Ruedi Niklaus en el papel de 'Fred' (Johann Friedrich) y Carolyn Schneeberger es 'Marie', su esposa.

(swissinfo.ch)

Las cartas de un emigrante suizo, quien en busca de mejor suerte partió en 1872 a Estados Unidos, es la fuente de inspiración de la obra de teatro 'Bésame'.

Una puesta en escena que nos lleva de la época de las inundaciones y de la miseria en la planicie helvética, al momento actual en el que Suiza se ha convertido en un país de inmigración.

El descubrimiento de 17 cartas del suizo Johann Friedrich Niklaus dan testimonio de la añoranza, la pobreza, las enfermedades y la constante lucha por la supervivencia de una familia de origen helvético en su nuevo tierra: Cullman, Alabama (EE UU).

Una historia, como la de cientos de inmigrantes suizos anónimos del siglo XIX, que un día decidieron cruzar el Atlántico en un viaje sin regreso a su patria natal.

La documentación epistolar, escrita entre los años 1875 y 1899, llegó a manos de Hansruedi Niklaus hace 37 años, cuando, limpiando el desván de casa de su tío, descubrió una caja olvidada, cubierta por el polvo de casi un siglo.

Las cartas debieron esperar otros veinte años para que Verena Niklaus, esposa de Hansruedi, pudiese enterarse de las tristes verdades que ocultaban sus líneas.

Descifrar para entender

Había que comprender la letra manuscrita de las hojas amarillentas. Una caligrafía que pudo entender sólo después de asistir a un curso para aprender a leer la antigua escritura en alemán. "Me costó aproximadamente seis meses traducir todas las cartas", indica esta mujer, apasionada por lo antiguo.

Verena fue hilvanando la vida de este antepasado en largas horas de trabajo, con ayuda de una lupa en la mesa de su casa en Müntschemier,

"Cullmann, 4 de abril de 1875. Queridos padres(...) Me ha llegado su carta y el dinero, lo que me ha alegrado mucho y que les agradezco de corazón. El dinero ya lo usé para comprar un yugo, un arado y una cadena(...) He leído en su carta que quieren saber si trabajo este año junto con Adolf Lebbert y si mi conocido de Louiswil vive cerca de aquí. Él esta a una hora de aquí(..)"

"Me es muy indispensable su ayuda"

La solicitud de ayuda financiera es una constante en sus cartas, y las calamidades que le tocó afrontar, como la muerte de dos de sus hijos y la de su esposa.

La carta fechada el 13 de enero de 1890 denota la situación de emergencia en la que se encontraba:

"He tenido muchos problemas en el último año. Mi esposa cayó enferma a principios de febrero y aún debo pagar una gran cuenta al médico. He perdido mucho tiempo y no he podido sembrar. Mi mujer no pudo salir de la cama durante 4 meses. Murió el 3 de junio, y, por lo demás, yo y los cuatro niños estamos con salud. Espero puedan ayudarme a pagar este otoño 60 Thaler por la tierra y a comprar lo que necesitan los niños para comer(...) Me es muy indispensable su ayuda. Escríbanme tan pronto como puedan para decirme si están bien y qué hay de nuevo allá y cómo les fue en la cosecha, cómo se ve la fruta, las papas y el vino. (...)

En espera de una pronta respuesta les saluda de todo corazón su hijo,
Johann Friedrich Niklaus"

De las cartas a la obra de teatro

El médico del pueblo, Hans-Werner Leibundgut, al frente también de la Asociación de Teatro de Müntschemier, no vaciló en utilizarlas como fuente de inspiración para un ambicioso proyecto teatral.

"Es importante que un tema tan abstracto como la inmigración-emigración pueda abordarse sobre un caso concreto, que concierne a un hecho personal. Casi todos los habitantes de la región de los lagos -como ocurre con otros suizos- saben de algún familiar que salió del país en el siglo antepasado. Aquí en Müntschemier, unos 32 emigrantes, según una lista del autor de la obra, Ueli Tobler. Pero de ellos no se sabe nada. En cambio, este caso tan conmovedor sí está documentado", advierte Leibundgut.

Para comprender mejor el presente

¿Por qué se yuxtapone en la obra de teatro el pasado y el presente? "Porque se tiende a poner en una vitrina a esa 'bella época pasada' y a glorificarla, o simplemente a olvidarla. Eso no es suficiente. En la obra de teatro se voltea la mirada a esos buenos tiempos que, en realidad, no tuvieron nada de bellos; pero esta vista al pasado sirve para comprender mejor el presente."

"Ahora son otros los que vienen a nosotros (a Suiza) y si estamos conscientes de que también fuimos un país de emigración hasta la Primera Guerra Mundial, tal vez podemos entender mejor la vida de los actuales inmigrantes", agrega el representante de la agrupación teatral.

Honestidad y sencillez

La pasión por el teatro y el profesionalismo de Reto Lang, director de la obra, dan paso a una puesta en escena atractiva, ágil y divertida, pese al carácter trágico que adquieren algunos cuadros.

Lang impuso la idea de presentar "una historia sencilla que narrase el ayer y el hoy" con éxito, a través de los personajes de entonces y ahora, interpretados por 19 actores en escena y el apoyo de tres grupos musicales de la región, quienes cantan composiciones escritas especialmente para la obra.

Para introducir al público en esa pobreza de hace 130 años, "busco que cada personaje muestre sus pensamientos... lo que le preocupa, más que sus sentimientos; pues eso resulta aún más complicado", comenta Lang.

Sin olvidar – advierte - que, en la descripción escénica, la honestidad es el factor básico: "¡No tenemos qué comer¡': es decir, hacer que una situación se puede experimentar, vivir... mostrando las pocas cosas que se tenían a mano."

Cabe destacar que el papel de 'Fred', quien representa a Johann Friedrich Niklaus, está a cargo de Ruedi Niklaus, hijo, justamente de Verena y Hansruedi y en la cuarta generación de la línea familiar del inmigrante.

El magnifico vestuario histórico y una calidad destacable en escena mantienen la atención del público hasta el final, en comunión con el desarrollo intenso de la trama doble. 'Bésame' es una obra de teatro que transmite un mensaje humano y en la que cada detalle ha sido cuidado con dedicación y esmero.

En MÁS SOBRE EL TEMA: 'Bésame' también muestra una realidad social

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Contexto

Müntschemier, cantón de Berna, está en la gran planicie helvética de la región de los tres lagos (Murten, Biel y Neuchâtel) unidos por canales, tras la corrección de las aguas del Jura, entre 1868 a 1878.

Hoy es un espacio fértil, pero antes de la corrección pasaba pobreza debido a las inundaciones causadas por el crecimiento de las aguas del río Aar.

Ese cuadro hizo que muchos suizos emigraran a tierras estadounidenses.

Las cartas de uno de ellos: Johan Friederich Niklaus, de Müntschemier, testimonian las dificultades que debió afrontar en Cullman, Alabama, EE UU.

La obra teatral 'Bésame' cuenta esa historia a la Suiza actual, convertida en tierra de inmigración.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Müntschemier acogió a italianos y españoles. Más tarde llegaron personas de los Balcanes, y después portugueses, actualmente, la comunidad extranjera mayoritaria en ese pueblo.

Fin del recuadro

Datos clave

Habitantes de Müntschemier:
1'238
Extranjeros: 294 (24%)
Portugueses: 207
Macedonia: 18
Alemania: 10
Serbia y Montenegro: 9
España: 8
Francia: 5
Sri Lanka: 5
Otras 13 nacionalidades están representadas con un número mínimo de habitantes.
(Cifras de la comuna del 31.12.05)

Fin del recuadro


Enlaces

×