Navigation

Los dibujos anatómicos de Leonardo da Vinci

Bocetos del cuerpo humano dibujados por la mano de da Vinci. Keystone

La exposición del genio renacentista es uno de los mayores éxitos del Museo Nacional Suizo de Zúrich, con un récord de visitas superior a las 30.000. Especial atención obtiene la sala de dibujos anatómicos del artista y hombre de ciencia italiano.

Este contenido fue publicado el 20 octubre 2000 - 10:38

Más de tres millones de personas han admirado la exposición "Leonardo da Vinci: científico, inventor y artista", en once países durante los últimos cinco años.

La última etapa de esta magna exposición es la ciudad de Zúrich, que alberga desde el pasado 2 de septiembre y hasta el próximo 7 de enero de 2001 a unas 250 obras, entre pinturas, diseños y modelos, testimonio del genio universal de Leonardo.

Si bien la exposición pone el acento en los inventos mecánicos y de ingeniería que diseñó da Vinci, como el principio del avión, el carro, las armas para la guerra, los aparatos para medir el tiempo, los puentes móviles, los canales, etcétera, no se deja de lado al gran anatomista que fue este hombre.

En efecto, una de las salas de la exhibición que mayor interés y expectación despierta en el público es sin duda la dedicada a los dibujos anatómicos.

La anatomía para este gran descubridor era un arte; un arte que supo llevar a acabo no sólo con un fin meramente estético, sino científico también.

De este modo se presentan dibujos del esqueleto humano (columna vertebral, pelvis y costillas), cuya estructura Leonardo da Vinci la comparaba a la arquitectura interior de una amplia catedral con sus columnas, arcos y altares.

Asimismo, los diseños del cráneo del hombre están representados con una extraordinaria precisión dadas las condiciones y el material quirúrgico con el que se contaba en aquella época de la Florencia de los famosos Médicis.

Efectivamente, desde 1472 este científico y artista italiano ya había comenzado a diseccionar cadáveres humanos (un total de treinta, que corresponden a los dibujos anatómicos) desafiando las restricciones de la Iglesia que prohibían abrir un cuerpo humano por ser éste obra única de Dios.

No obstante, Leonardo da Vinci logró un avance excepcional en el conocimiento de la anatomía del hombre gracias a las disecciones y a los descubrimientos que hizo, pues, no sólo deseaba estudiar el cráneo del hombre sino encontrar dentro su alma.

Según él, el alma se encontraba únicamente en el cerebro pues era allí donde se gestan las sensaciones, el sentido común, la fantasía y el intelecto.

Otros de estos impresionantes dibujos presentados son los que se refieren al cuerpo de la mujer: un corte frontal del cuerpo femenino que hizo Leonardo da Vinci para estudiar y observar mejor su aparato reproductor, y así poder seguir el desarrollo progresivo de la vida de un embrión.

Dibujos y estudios del cuerpo humano que revelan el espíritu científico, de observación y curiosidad intelectual de este hombre que vino a cambiar como ningún otro la vida y el pensamiento en Occidente.

Una exposición digna de ser vista por la calidad y cantidad del material, que revela la compleja y rica personalidad de Leonardo da Vinci.

El Museo Nacional Suizo cuenta con visitas guiadas en alemán, inglés y por primera vez en español.

Araceli Rico

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.