Navigation

Los Muster: con música y arquitectura suiza a Chile

Instrumentos, partituras y una foto de la orquesta en la región de la Araucanía. N. Muñoz

Con raíces genealógicas en Berna, la familia Muster se afincó en Chile desde 1886. Llevó consigo sus aficiones a la música y la arquitectura.

Este contenido fue publicado el 17 agosto 2005 - 14:01

Hugo Manuel Muster Orellana, nieto de Federico Muster Mossimann, cuenta a swissinfo la historia de su familia en la región de la Araucanía.

Nuestro interlocutor es médico ginecólogo dedicado a la oncología y recientemente jubilado. En un repaso a sus vivencias recuerda que compartió historias y experiencias con su abuelo hasta los 14 años. Los valores enseñados por éste: la disciplina, el amor al trabajo y la capacidad de entrega, dice, las transmitió a sus hijos.

"Creo que son los valores que muchos de los descendientes recibimos de los abuelos y nuestros padres, ello me obliga a llevar con orgullo la sangre suiza que me ha permitido participar en encuentros y espacios de reunión con otros descendientes en el país".

A su vez ha hecho lo propio con los suyos, tanto que el mayor de sus hijos – nacido en chile y radicado en Ámsterdam-, también ha recorrido parte de la historia de su familia viajando a Lucerna, Zúrich, Basilea y otros lugares de la Confederación Helvética.

Como activo descendiente, Hugo Muster es apoderado del Colegio Suizo y miembro del Club Suizo y de la Asociación de Descendientes de la Araucanía, ADES.

El doctor Muster Orellana nos relata con orgullo, entre otros antecedentes de su familia, la historia de la Banda Suiza Helvecia, orquesta de instrumentos de viento compuesta por entre 12 a 14 suizos que deleitó por casi ocho décadas a la colonia local.

Cuatro directores de orquesta en la familia

El bisabuelo de Hugo Muster, Juan Senn Khunse; su tío abuelo, Juan Senn Yost; su abuelo paterno Federico Muster Mossiman, y su tío Federico Segundo Muster Senn llegaron a dirigir orquestas.

Agrega que en el último conjunto tocaron tres de los hermanos Muster Senn: "Federico, Alberto y Juan, mi padre".

Durante 76 años, sus músicos fueron invitados infaltables a cada uno de los grandes eventos familiares y celebraciones masivas, como el día nacional de Suiza, el 1 de agosto, y la fiesta nacional de Chile el 18 de septiembre. También en funerales de personajes de la zona.

La música se vino con su bisabuelo Juan Senn desde Suiza. "Allá formaba parte de una banda y, cuando llegó a Chile, creó otra con los instrumentos que trajo consigo y otros que envió a buscar", cuenta el doctor Muster.

Después de funcionar por casi un siglo, los instrumentos fueron repartidos entre los cuatro hermanos Muster Orellana con la finalidad de entregarlos a algún organismo que pudiera conservar este patrimonio cultural que diera alegrías y felicidad en las reuniones de la colonia.

swissinfo pudo apreciar los instrumentos guardados cuidadosamente en la sala de estar de su hogar en Santiago, los que aún conservan la marca de fabricación "C.A Wunderlich". Muster también muestra parte de los documentos originales, celosamente guardados y ya de color amarillento, que dan cuenta de la historia familiar.

Entre ellos, los carnés de identidad, certificados de nacimientos, de residencia en el país, boleta de pagos al Estado por la tierra entregada y, por cierto, retratos de sus abuelos y otras imágenes captadas con antiguas máquinas fotográficas de cajón. En algunas, la banda musical se muestra en plenitud con sus integrantes uniformados y sus brillantes instrumentos.

Constructor de Casas

Pero el apellido Muster no sólo está ligado a la música en Chile. También es parte de la historia y el legado arquitectónico dejado por los colonos en los diversos pueblos de la región de la Araucanía. Aún sus actuales habitantes saben con certeza cuándo y dónde la familia Muster construyó casas.

El doctor Hugo Muster recuerda que su abuelo, Federico Muster Mossiman, conoció a otro suizo que sabía trabajar en maderas, de quien aprendió a utilizar las herramientas y a ensamblar. Sus primeros trabajos fueron en mueblería.

Posteriormente hizo pequeños trabajos, hasta llegar a construir viviendas.

Este constructor, junto con otros descendientes dedicó parte de su vida a concretar el sueño de las familias de los colonos: el tener una casa con estilo y semejanza a las de Suiza, con amplios espacios iluminados, grandes ventanales, corredor y jardín.

Don Federico trabajó inicialmente para los hermanos Luis y José Boissier, oriundos de Francia y constructores de establecimientos como la Iglesia de Purén y la Casa de Socorro, primer centro de Salud de la zona. Él les proveía de las estructuras para ventanas y las puertas.

Conocido por los lugareños como el constructor de aquellas casas que se levantaban pensando en la patria que habían dejado en busca de mejores horizontes, la mayoría de ellas, alrededor de 7, son las que en la zona se mantienen como mudos testigos de un legado arquitectónico y aplicación al trabajo.

En casas de familiares y amigos se puede apreciar algunas de las herramientas o maquinarias usadas por este hábil constructor. Su conservación, para quienes las tienen actualmente, es parte de la historia de la llegada de los primeros suizos.

En el caso que swissinfo pudo conocer, don Omar Orelllana, de lúcidos 78 años, tío de don Hugo Muster, nos mostró uno de los trofeos que tiene guardado al fondo de una pequeña barraca de madera: él es el encargado de proteger y cuidar algunas herramientas que servían para ensamblar y trabajar la madera.

swissinfo, Nelson Muñoz Mera. Traiguén-Santiago.

Datos clave

Los descendientes en la región de la Araucanía quieren crear un museo de la colonización para conservar allí el rico patrimonio que se encuentra esparcido en diferentes hogares del país.

El abuelo Muster conoció a la abuela María Senn Yost en Chile.

Ambos tienen registro de llegada al país en el 15 de Marzo 1886, procedentes de Berna. Como la mayoría de los hijos de los primeros colonos, sus hijos estudiaron en la escuela "Hogar Suizo la Providencia", de la localidad de Traiguén.

End of insertion

Contexto

Durante casi un siglo la banda Suiza Helvecia participó en las diversas actividades de las colonias alemanas, francesas, italianas y chilenas. Cuatro de sus directores pertenecieron a la familia Muster.

No solamente tocaban en las fiestas patrias o aniversarios, sino también en los funerales de inicios del 1900.

Los instrumentos de viento suizos usados por la banda Helvecia se guardan celosamente entre los descendientes Muster.

Las hijas del médico Hugo Muster visitaron recientemente el país de sus ancestros. Lo hicieron gracias a un programa de intercambio del Colegio Suizo de Chile.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo