Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los versos libres de Pipilotti Rist vuelan por las calles de Berlín

Pipilotti Rist, una artista fuera de serie.

(Keystone Archive)

Pipilotti Rist, una de las artistas suizas más conocidas del mundo por sus audaces obras en vídeo y sus 'performances', expone en Berlín 'Una hoja al viento', una de sus instalaciones más insólitas que podrá ser admirada durante toda una década en la sede de la embajada de Suiza ante el Gobierno de Alemania.

Considerada una de las más destacadas representantes de las 'Girls Power' por la introducción de contenidos feministas en el arte de hacer 'clips' audiovisuales, Rist se formó entre 1982 y 1986 en el Instituto de Artes Aplicadas de Viena, Austria, y entre 1986 y 1988, en la Escuela de Diseño de Basilea, Suiza.

En 1992 su vídeo titulado 'Pickelporno', un recorrido con la cámara por las zonas más íntimas del cuerpo humano, causó furor en el mundo del arte y en el uso de los nuevos medios electrónicos.

Un lustro más tarde, en 1997, Rist representó a Suiza en la Bienal de Venecia con 'Ever is overall', un film que encomiaba, de una forma humorística y lúdica muy peculiar, la violencia contra los automóviles.

La ganadora del Premio 2000 de la Bienal de Venecia, y reciente expositora en una muestra monográfica del Museo Nacional de Arte Reina Sofía, de Madrid, resultó vencedora en un concurso nacional para diseñar una obra de arte destinada al patio de entrada de la embajada suiza en Berlín.

Desde un tragaluz, situado sobre el acceso principal a las oficinas, se desliza la reproducción a color de una hoja de árbol impresa y troquelada sobre una delgada lámina de papel.

Una máquina expendedora, del tamaño y la forma de una fotocopiadora de oficina, se encarga de soltar puntualmente cada 12 minutos, a través del tragaluz, una de estas hojas desde el segundo piso, donde está la cafetería de la embajada.

"Le soy sincera, no esperaba ganar el concurso", afirmó Pipilotti Rist en una entrevista con swissinfo, mientras mostraba el aparato especialmente concebido para esta performance perenne. "Créame, nunca pensé que la embajada se iba a animar a aceptar mi instalación", agregó.

"El concepto de 'Una hoja al viento' trata al fin y al cabo de una cierta ausencia de fronteras: las hojas son llevadas por el viento o por los zapatos de los transeúntes desde la entrada de la embajada, y los deseos que se transmiten en ellas son repartidos lentamente por toda la ciudad" explicó la artista suiza.

Entre las nervaduras de la hoja se lee una frase breve escrita en cada uno de los cuatro idiomas nacionales helvéticos: alemán, francés, italiano y romanche. Son mensajes poéticos, oraciones sueltas, sueños cotidianos que vuelan por doquier, impulsados por los vientos y brisas que atraviesan Berlín.

"Las hojas son como una metáfora para la democracia, con ellas un mensaje tiene difusión", señaló Rist, nacida en 1962 en el lado suizo del valle del alto Rin. "Y allí radicaba precisamente mi temor, de que la embajada rechazara la obra, porque no está limitada a un espacio, sino que es algo que fluye.

La instalación podía haber sido incluso motivo de polémica. Quienes se mofaran de ella podían decir que lo único que sabe producir bien es 'basura'.

La instalación permanecerá funcionando continuamente durante diez años en el edificio de la misión diplomática suiza enclavada en el centro del poder de la capital alemana, frente a la cancillería y a 300 metros del histórico Reichstag, sede del Parlamento Federal alemán, y puede ser visitada por el público, coordinando los detalles previamente con la sección cultural de la embajada.

"Es una forma de arte cinético" que produce esculturas efímeras, afirmó Rist. "Los empleados de la embajada pueden colocar tranquilamente sus bandejas, su comida y sus bebidas sobre la superficie de cristal de la máquina, que se integra así al lugar", agregó.

"Eres un filodendro; eres un delfín; eres un amanecer", se lee en una hoja de plátano. "¡Sé mi amigo! Muchos saludos, las hermanas de la corriente", luce en una hoja de tilo que flota ahora mecida por las aguas del cercano río Spree. "Sé mi novia y yo seré tu follaje", afirma el mensaje de una hoja de roble.

"El lugar de nacimiento es casualidad", reza la reproducción de una hoja de arce que cae sobre el patio de entrada que comunica directamente con la sección consular de la embajada, donde se extienden pasaportes y visados.

"Mi posición sobre el tema de las migraciones es muy clara", subrayó Pipilotti Rist. "En mi opinión cada uno tiene derecho a vivir en el país en el que desea vivir".

"Acepto los Estados únicamente en el sentido de que son entidades que nos ayudan a organizar la convivencia de forma democrática; para que podamos sobrevivir y mantener bajo control nuestros instintos animales. De lo contrario, todos nos romperíamos las cabezas", afirmó tajante.

En medio de la actual polémica europea sobre la regulación de las migraciones ilegales, la tesitura de la artista suiza parece un desafío político: "El Estado tiene que asegurar un determinado grado de solidaridad, y no cerrar las fronteras", concluyó.

Juan Carlos Tellechea, Berlín

Pipilotti Rist
http://www.eyekon.ch/pipilotti

Embajada suiza en Berín
http://de.myswitzerland.com/de/germany/berlin/index.cfm


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×