Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Misteriosos "Monolitos" del suizo Pi Ledergerber

Detalle de una escultura de Ledergerber.

(Keystone)

Su misión es dar vida a las piedras, convertirlas en objetos transparentes a los ojos del espectador.

El escultor suizo Pi Lederberger expone desde el 27 de octubre al 18 de noviembre de este año en la "Galerie sphn" de Berlín sus singulares "Monolitos".

"Mármoles blancos de Suiza, piedra caliza de Escandinavia, granito de Alemania, roca basáltica de Italia; empleo piedras de toda Europa para mis obras", explicó Lederberger en una entrevista con swissinfo.

Nacido en Stans (cantón de Nidwalden) en 1951 y formado como escultor en Lucerna y más tarde en Física y Filosofía en Berna, Lederberger logra convertir los bloques de piedra en bellísimas esculturas estratificadas, minimalistas y en forma de escuadra.

"Todas son piezas únicas y monolíticas; hago incisiones en la piedra con una sierra de diamante, pero sin llegar a seccionarla totalmente, y así voy formando esas ranuras y capas superpuestas, dejando los bordes con sus formas y vetas naturales", agregó el artista.

Ledergerber trabaja y reside actualmente en Berlín y en Burgdorf, cerca de Berna, donde posee desde 1985 un taller en una antigua fábrica situada junto a las vías del ferrocarril.

Los cubos, prismas y placas de piedra, cuidadosamente elegidos por el artista, llegan por vía férrea desde las canteras, al pie de las montañas, hasta su "atelier". Cada piedra requiere un tratamiento técnico y un modelado diferente, dependiendo de las posibilidades específicas de su estructura.

"Con su arte, el escultor logra insuflar vida a un objeto que pudiera parecer inerte a los ojos del observador", afirmó el embajador de Suiza en Berlín, Thomas Borer-Fielding, al inaugurar la exposición.

Como artista que trabaja directamente en la talla de sus mármoles y granitos, sin guiarse por un modelo previo, Ledergerber ha desarrollado un agudo sentido de la "personalidad", de la vida interior de cada una de sus piedras, sean estas de carbonato de calcio, de cuarzo y feldespato o de origen volcánico.

La experiencia sensual e intelectual que vive el espectador con esas formas y expresiones lo llevan a dejar libre la imaginación. Una bellísima pirámide de "Diabas", un granito verde de Turingia (este de Alemania), titulada "Escultura", recuerda una vista área de un misterioso templo maya de jade, escondido en una remota zona selvática de Guatemala.

Hay una dialéctica entre la fuerza del material y la forma concebida; entre lo visible y la imaginación del artista, quien con simples incisiones convierte los bloques de piedra en un espacio arquitectónico.

Para Ledergerber es fundamental dar expresión al mármol y al granito de sus obras permitiendo que puedan mostrar su rica vida interior, escuchando y sometiéndose a sus estructuras más primigenias.

La división y conjunción de formas que logra el escultor con sus herramientas otorgan a las piezas un ritmo muy peculiar, que ni la naturaleza ni el hombre logran desmentir.

Juan Carlos Tellechea, Berlín


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×