Navigation

Skiplink navigation

Momento clave por la presidencia estadounidense

La Casa Blanca de Washington, objetivo de los candidatos. Keystone Archive

Con el 'Súper Martes', Hillary Clinton y Barack Obama por los demócratas, John McCain y Mitt Romney por los republicanos, se preparan a vivir un momento crucial de las elecciones primarias.

Este contenido fue publicado el 04 febrero 2008 - 17:31

"Contrariamente a campañas anteriores, el desenlace de la cita está muy abierto", constata Alfred Defago, antiguo embajador de Suiza en Estados Unidos.

Este 5 de febrero es el momento más importante de las elecciones primarias. Un ejercicio que deberá determinar –al término del proceso- si los demócratas o los republicanos consiguen el puesto que actualmente ocupa George W. Bush. El todavía presidente ha finalizado su papel al frente del gobierno tras dos mandatos.

En el centro de debate se encuentran, sobre todo, la economía (crisis de los créditos hipotecarios, temores de recesión), el sistema de salud, la inmigración y la guerra de Irak.

En el seno de los partidos las posiciones de los candidatos difieren bastante poco. Aunque entre demócratas y republicanos la distancia es abismal, especialmente en cuestiones relacionadas con la guerra de Irak o con materias económicas.

Durante el 'Súper Martes', las primarias se desarrollarán en 20 estados: de California a Nueva York, de Alaska a Alabama...de una punta a otra del país.

Para los candidatos, el objetivo es ganar los votos de los delegados que participarán en la convención nacional de cada partido. Al final de la reunión, los delegados elegirán oficialmente a sus candidatos en la 'carrera a la Casa Blanca'.

Últimos días claves

"La cuestión es saber si este 'Súper Martes' permitirá clarificar las posiciones que siguen abiertas", indica Alfred Defago a swissinfo.

"Muchas cosas pueden cambiar en los últimos días", añade el antiguo embajador de Suiza en Estados Unidos. Por ejemplo, la disminución del número de candidatos o el apoyo aportado a Obama por el senador Ted Kennedy y su sobrina Caroline.

En las filas demócratas, tras la retirada de John Edwards, quedan en liza los senadores Barack Obama y Hillary Clinton. En resumen: el cambio (Obama) o la experiencia (Clinton), como ellos mismos han expresado.

El antiguo alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, tiró la toalla. Del lado republicano, la batalla se resume básicamente en un duelo entre el senador John McCain y el gobernador de Massachusetts, Mitt Romney. Sobre todo, la cuestión es saber cuál es el auténtico conservador.

Siempre en la carrera, Mike Huckabee y Ron Paul no parecen contar con verdaderas posibilidades de ser candidatos.

Un creíble 'cara a cara'

En el duelo Clinton-Obama, las apuestas son claras. Los últimos sondeos sitúan a Clinton en cabeza en Nueva York y a Obama en California.

En su estado de origen, Illinois, Obama puede lograr una victoria, según las encuestas. Lo mismo que en Georgia, donde el voto del electorado negro podría serle favorable.

Aunque para competir en igualdad a escala nacional, Obama debe prever la desventaja de no recibir apoyos por parte de la población blanca.

Una parte de los ex partidarios de Edwards podría aportar el golpe definitivo. Sin embargo, todavía no ha recomendado nada al respecto.

"El asunto es saber si Obama saldrá adelante el martes y ganará terreno para continuar con su trayectoria. Es una carrera contra el tiempo", estima Alfred Defago.

El plus de la visión

Sobre el plan de sus programas, Clinton y Obama se diferencian bastante poco, sostiene el ex embajador. "Clinton dispone de un sólido conocimiento de los temas principales.

Sobre las cuestiones prácticas, ella se muestra más concreta y convincente que su rival. Obama tiene el plus de la visión. Ha conseguido despertar los deseos de cambio y del fin de la política personalista en Washington".

Muchos norteamericanos aspiran a un cambio. Y Obama responde a esta aspiración. "Él tiene carisma, y se constata en todas partes donde ha intervenido".

La capacidad de hacerse aceptar en el momento de la elección no debe subestimarse. En este aspecto, Hillary Clinton tiene un hándicap como efectivamente se ha producido en las últimas semanas tras el retorno a la escena de su marido.

"Los Clinton son una pareja que polarizan", comenta el ex diplomático. "Muchos temen una presidencia con dos cabezas".

Los esfuerzos republicanos

El resultado de la lucha ente McCain y Romney está abierto también en los republicanos. Las mejores oportunidades, sin embargo, están lideradas por el ex veterano de Vietnam y especialista en política exterior, John McCain.

"Los republicanos están en una fase de desolación", constata Alfred Defago. La coalición Reagan, con sus tres aliados -cristianos-conservadores, conservadores en cuestiones económicas, neoconservadores en política exterior- está debilitada.

Huckabee, Romney y McCain representan cada uno alguna de estas alianzas. El vendedor deberá persuadir a los escépticos.

Romney es el más convincente en cuestiones económicas, estima el ex embajador helvético. Pero tiene la fama de ser un oportunista. Y McCain es mal percibido por algunos debido a una política no siempre coherente.

swissinfo, Rita Emch en Nueva York
(Traducción: Iván Turmo)

Contexto

La idea del sistema electoral de Estados Unidos es la de permitir a los electores participar dentro de cada estado en la elección del candidato que vaya a Washington. El reparto de votos varía de un estado a otro. El número de delegados depende de la población –los más poblados cuentan con más delegados.

Los demócratas aplican el sistema proporcional. Contrariamente, en el caso de los republicanos, generalmente es el candidato que obtiene más votos el que sigue adelante. A finales de marzo se conoce el número de delegados partidarios de cada candidato y el que ocupe la primera posición. La designación oficial del candidato se hace en la convención.

Las elecciones presidenciales empezaron el pasado 4 de noviembre. Se hizo una nueva elección de delegados. Lo que significa que el candidato que obtiene la mayoría de los votos no tiene que ser forzosamente presidente.

En el año 2000, por ejemplo, Al Gore perdió contra George W. Bush. El segundo obtuvo menos votos, aunque 271 grandes electores lo eligieron, frente a los 266 de Gore.

End of insertion

Datos clave

Votos de delegados obtenidos hasta ahora:

Demócratas:

Hillary Clinton: 257
Barack Obama: 187
Total de delegados: 4.049
Mínimo para ser designado: 2.025

Republicanos:

John McCain: 93
Mitt Romney: 59
Mike Huckabee: 40
Ron Paul: 4
Total de delegados: 2.380
Mínimo para ser designado: 1.191

End of insertion

Alfred Defago

Alfred Defago es profesor invitado de Relaciones Internacionales en las universidades de Wisconsin-Madison y Florida Atlantic.

Entre 1997 y 2001 fue embajador de Suiza en Washington. De 1994 a 1997 fue cónsul general de Suiza en Nueva York.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo