Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Muestra inédita “Suiza existe…” lo prueban chicos argentinos

Jóvenes muestran la bandera de la Sociedad Suiza de Socorro en Esperanza, Argentina

La exposición ‘Suiza Existe, buscando sus huellas en Esperanza, Argentina’ estará abierta al público hasta el 28 de octubre en el Museo Alpino Suizo, en Berna.

(Musée Alpin Suisse)

“Los suizos son tan…tan… estructurados. No son como acá. Todo lo tienen que organizar. No entienden que nos reunamos así, de repente”...

La que habla no es una extranjera.  Christina es suiza y es argentina. Una suiza en el extranjero. Una de las interlocutoras de la treintena de jóvenes que rastrearon las huellas helvéticas en la emblemática “Esperanza”.

“Es un proyecto genial. Es conmovedor que esos estudiantes se hayan puesto a buscar los orígenes suizos para tratar de comprender la mezcla de esas dos culturas”, comenta Ariane Rustichelli, directora de la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSEEnlace externo), en el marco de la muestra  ‘Suiza Existe, buscando sus huellas en Esperanza, Argentina’Enlace externo.

También le parece de gran interés la confrontación que las investigaciones de los muchachos permiten, no solamente entre la cultura suiza y la argentina, sino entre lo que vivieron esos suizos expatriados hace tiempo y la Suiza de hoy; entre los a priori que se tienen de una cultura a otra, de una generación a otra.

Pero empecemos por el principio. Hace un año, 32 alumnos del nivel secundario del Colegio San José, de la ciudad de Esperanza, provincia de Santa Fe, se dieron a la tarea de identificar el legado suizo y de reunirse con los esperancinos descendientes de Guillermo Tell. El fruto de sus pesquisas (documentos, fotos, videos) es exhibido actualmente en el Museo Alpino de Suiza, en Berna.  

Desde mediados del XIX

Pero la historia va más lejos. Se remonta a mediados del siglo XIX, cuando decenas de emigrantes europeos, principalmente suizos, se asentaron en Santa Fe en el marco de un programa de colonización una de cuyas máximas expresiones fue la creación de la Colonia Agrícola La Esperanza, en 1853.

Ahí, como en tantos otros lugares de la geografía de Argentina, país con la mayor emigración suiza en Latinoamérica (más de 15 mil personas actualmente), el 1º de Agosto está inscrito entre las festividades principales, la valesana destaca entre las delegaciones de la Fiesta de las Colectividades, el campo de tiro tiene el sello helvético y por las calles de la ciudad se encuentra buen número de comercios con nombre suizo.

De visita por Esperanza, Beat Hächler, director del Museo Alpino de SuizaEnlace externo, advirtió esa significativa presencia y concibió la idea de reunir todas las informaciones posibles sobre los rastros helvéticas. Habló con la directora del Colegio San José, Silvia de Franco, y entrambos sentaron las bases para la exposición ‘Suiza Existe, buscando sus huellas en Esperanza, Argentina’.

Franco Castelnovo, egresado del San José donde actualmente imparte clases de teatro y fotografía, asumió la batuta de las investigaciones. “Primer preguntamos a los chicos qué conocían de Suiza. Por lo general, la respuesta era la misma: la vaca de Milka, los chocolates, los Alpes. Empezaron a averiguar, sobre todo respecto a la comida, y realizaron una cena suiza. Así empezó el proyecto”.

Un colegio para germanofonos

El Colegio San José fue fundado unos cuarenta años después del nacimiento de Esperanza a solicitud de los habitantes de habla alemana: suizos, alemanes, austriacos. Hoy la institución ya no incluye la lengua de Goethe en su programa, pero muchos de sus alumnos descienden de los pioneros venidos de Europa. 

Los estudiantes, de alrededor de 16 años, se emplearon a fondo. Hallaron lo que era suizo y hasta lo que parecía serlo (‘Choucroute’, ‘Apfelstrudel’, ‘Biergarten’). Tomaron notas, practicaron recetas, sacaron fotografías y grabaron videos, entre otros, de las conversaciones que mantuvieron con los esperantinos por cuyas venas corre sangre suiza.

Christina, una de sus interlocutoras, narró a esos nóveles periodistas cómo llegaron sus padres a Argentina. Él en 1958. Ella dos años después. Cruzaron el Atlántico porque en el Viejo Mundo el trabajo era escaso. “No fue fácil. Aparte de algunos conocidos, estaban solos y sin hablar una palabra de castellano”.

El matrimonio procreó dos niñas. “Nuestras navidades eran especiales. Solamente éramos cuatro. Cantábamos villancicos, armábamos el árbol -siempre con velas-, y hacíamos macitas.

De rigidez y de nostalgia

Evoca también esos años de infancia en que la rigidez de sus padres se expresaba hasta en los detalles más nimios: “Yo tenía que llevar mochila cuando los otros chicos usaban portafolios”. De esa mentalidad estructurada de sus padres Christina dice haber guardado mucho lo mismo que de sus tradiciones y de la cocina que le enseñó su madre. Sin embargo, la cultura y las costumbres de la tierra que la vio nacer y crecer también moldearon su espíritu. “los suizos son tan…tan …organizados”, dice ahora con cierto reparo.

Para Arianne Rustichelli, “los suizos en el extranjero, con esa parte nostálgica y/o idílica que tienen aquellos que viven en otro país, nos enseñan cómo es vista Suiza en el mundo: las cosas que hacemos bien, las cosas que no tanto. Esta exposición es una bonita y moderna tarjeta postal de Suiza venida de otra parte”.

La exposición ‘Suiza Existe está abierta del 7 de septiembre al 28 de octubre en el Mueso Alpino de Suiza (MAS), en Berna

Incluye además una degustación de vinos argentinos (19.09/MAS); un curso de tango (12.10/MAS) y el espectáculo ‘Noche de Tango’ (14.10/Zentrum Paul Klee)

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes