Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

París despliega la alfombra roja para Hodler

El cuadro con el título «El lago Lemán durante el ocaso del sol» (1917) de la colección particular fue precursos del arte abstracto. (Foto: Museo d'Orsay)

El Museo d'Orsay presenta una retrospectiva del pintor suizo con 80 cuadros de todos los géneros abordados por el artista, incluidos dibujos, esquicios y fotos.

Para celebrar ese regreso a París, el catálogo incluye un prefacio de la presidenta suiza Micheline Calmy-Rey y de su homólogo francés Nicholas Sarkozy. La admirable exposición reconoce por fin los méritos del artista.

"La Noche es uno de los cuadros más importantes de Hodler. Es un resumen de su vida con un autorretrato en el centro, y, al mismo tiempo, posee una trascendencia universal porque inventa un nuevo lenguaje", declara Sylvie Patry, conservadora del Museo d'Orsay de París.

Este cuadro tan grande, que delinea con realismo esos cuerpos de parejas entrelazadas y desnudas, se tachó de "obsceno" por lo que fue prohibido en 1891 en la Ginebra calvinista. Por consiguiente, Ferdinand Hodler fue a presentarlo al Salón del Champ-de-Mars en París.

"Esta primera exposición le abrió camino a las capitales europeas y al círculo de simbolistas como Rodin, Klimt o Puvis de Cahvanne", añade Patry.

Las grandes composiciones siguientes, demasiado vanguardistas para la Suiza de entonces, iban destinadas al público parisino, completa Philippe Kaenel, profesor de Historia del Arte en la Universidad de Lausana. "París fue un trampolín para Hodler, así como para la mayoría de los artistas a la sazón, a los que Suiza no ofrecía una plataforma de exposición que les permitiera alcanzar una irradiación internacional."

Éxito de prestigio en 1983

Al igual que otros cuadros prestados por el Museo de Bellas Artes de Berna, este lienzo fue restaurado para esta muestra. Domina las ochenta obras que resumen el trabajo de este gran retratista y paisajista .

París redescubre así las grandes escuelas extranjeras y el lugar de honor ocupado por este importante artista. "Hodler realizó una gran exposición en 1983 en el 'Petit Palais', con notable éxito (50.000 entradas), pero que no le dio el mérito que le correspondía". Y desde entonces, no hubo nada.

En su vida, el suizo tuvo dos grandes momentos en París, continúa Sylvie Patry. De 1891 a 1900 se exhibieron con regularidad algunos de sus cuadros aunque no se vendieron. Se fue entonces a Alemania y Austria donde tuvo más éxito con los museos y coleccionistas.

"En 1913 regresó a París al 'Salon d'Automne' (Salón de Otoño). Recibió incluso la Legión de Honor pero seguía sin el reconocimiento del público", relata Sylvie Patry.

Dos venas diferentes

La vena simbolista de Hodler encontró poco eco en la Suiza de aquel entonces, demasiado ocupada en construir su identidad nacional. Una búsqueda que, por cierto, condujo a la Confederación a crear las primeras becas y fondos para financiar los grandes trabajos encargados a los artistas.

Por ello, Hodler concibió simultáneamente concibió obras históricas y "patrióticas" monumentales como los frescos del Museo Nacional Suizo en Zúrich o del pabellón de las Bellas Artes de la Exposición Nacional de 1896.

Esta vena no funcionó en el Museo d'Orsay, lamenta Philippe Kaenel, quien reconoce sin embargo, que "esos temas de identidad todavía son mal recibidos fuera de Suiza".

Sylvie Patry objeta: "Las obras sobre la batalla de Marignano son demasiado monumentales para transportarlas. Por eso nos decidimos por la batalla de Murten, su última obra histórica. Los numerosos paisajes expuestos muestran cómo contribuyó la naturaleza a forjar la identidad helvética."

Un éxito renovado

La prensa parisina brindó a Ferdinand Hodler una elogiosa acogida que despertó un interés renovado en las subastas donde bate un récord tras otro. ¿Por qué tanto interés?

Philippe Kaenel piensa que eso se debe a que escasean sus obras: "Hay muy pocas obras en el mercado, y un paisaje pronto se convierte en una especie de acontecimiento".

Además, se trata de colmar un vacío. Sus obras, muy cuantiosas en Suiza, se exhiben pocas veces en los museos extranjeros, particularmente en Francia (El Museo d'Orsay adquirió un 'Bûcheron' en 2005).

Pero por razones históricas ocurrió lo mismo con los museos alemanes y austríacos, explica Philippe Kaenel. "Al protestar contra el bombardeo de la catedral de Reims durante la guerra, Hodler perdió su clientela alemana, y sus cuadros fueron repatriados a Suiza."

El veredicto del público

Hoy día, todo está listo para reconciliar a Hodler con París. "Por ahora, la mayoría de los visitantes (2.500 cada día) son turistas extranjeros", indica una de las guías del museo.

En medio de japoneses y estadounidenses con sus apretados cascos de visita, swissinfo avistó por fin a... un grupo de entusiastas visitantes del cantón de Vaud. Casi ningún francés, pero también fue el día de huelga de los transportes públicos. Los turistas suizos llegaron en autocar.

swissinfo, Isabelle Eichenberger, París
(Traducción del francés: Antonio Suárez)

Ferdinand Hodler

Nacido en Berna en 1853, pierde a su familia a los 14 años y se instala en Ginebra en 1872, donde muere en 1918.

En 1891 exhibe en París su obra famosa 'La Noche', prohibida en Ginebra. Más tarde expone con la vanguardia simbolista en Viena, Berlín y Munich.

Al mismo tiempo, realiza obras públicas por encargo, entre las cuales se encuentra una pintura monumental, patriótica e histórica que contribuye a la construcción de la identidad suiza.

1917: una retrospectiva presenta 600 obras en Zúrich, un año antes de su fallecimiento.

1983: exposición en el 'Petit Palais' en París.

1991: exposición de sus obras históricas en la Fundación Gianada de Martigny.

2008: El Kunstmuseum de Berna presenta una retrospectiva que más tarde se mostrará en Budapest (Hungría).

Fin del recuadro

"Miradas sobre Suiza"

Las obras de Ferdinand Hodler se exponen en el Museo de Orsay hasta el 3 de febrero de 2008.

La exposición reúne 80 cuadros (de 1874 a 1918), dos gabinetes de arte gráfico y unas cuarenta fotografías.

En contrapartida, el artista suizo Helmut Federle, que se inspiró en la obra de Hodler, ha sido invitado a presentar un lienzo y cuatro dibujos no figurativos.

El museo también organiza varios espectáculos suizos: música (ocho conciertos hasta el 24 de enero), un café literario (del 8 al 16 de diciembre), cine (del 10 al 20 de enero) y ponencias.

La fundación suiza para la cultura Pro Helvetia apoya el proyecto con un presupuesto de 400.000 francos suizos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×