Navigation

Pinturas y cartas de emigrante suizo en el Brasil del siglo XIX

Imagen del libro de William Michaud (1829-1902)

El Museo Histórico de Vevey descubre acuarelas y dibujos de William Michaud, colono suizo en el Brasil imperial.

Este contenido fue publicado el 21 junio 2002 - 11:04

Triste por la muerte de su madre y en conflicto con su padre que lo quería convertir en comerciante, William Michaud, emigró en 1848 al Brasil en busca de mejores horizontes.

Hijo de un negociante en vinos de Vevey, Suiza de expresión francesa, William no era uno de esos simples emigrantes suizos que huían de la pobreza en su país. Estudió hasta el nivel secundario e hizo cursos de dibujo con un conocido profesor de la época.

Por primera vez en Suiza

Michaud pasó la mayor parte de su vida en la colonia suiza de Superagui, en el litoral atlántico del estado brasileño de Paraná. Hoy, después de que el Museo de Arte de Paraná y colecciones privadas de Curitiba hubieran reconocido su talento pictórico, Suiza descubre la sencilla belleza de sus dibujos y acuarelas, y el insospechado alcance de sus cartas enviadas desde los trópicos inhóspitos.

102 años después de la muerte del emigrante, el Museo Histórico de Vevey recupera el tiempo perdido y expone, por primera vez, hasta el próximo 12 de enero, 76 acuarelas y obras a lápiz y las 71 cartas que él escribió a su familia durante los 50 años de su vida en Brasil.

Entre el Imperio y la República

Las cartas de Michaud son un testimonio excepcional de la vida cotidiana de un emigrante suizo inmerso en las turbulencias históricas del Brasil de finales del siglo XIX, en pleno tránsito del Imperio a la República. "La proclamación de la República sorprendió a todo el mundo. Fue como una escena de teatro", escribió a su hermana Nancy el 20 de Noviembre de 1889.

William Michaud acompañaba sus cartas con dibujos y acuarelas para mostrar cómo y dónde vivía. Las enviaba en una especie de tubo de bambú para que no se estropearan durante los dos meses que demoraba el envío postal hasta llegar a Suiza. "Los dibujos sólo tienen el mérito de mostrar con exactitud aspectos de las selvas, la vida y costumbres del Brasil", explicaba Michaud a sus hermanas.

No hay todavía una apreciación técnica o académica de su obra porque en realidad apenas se comienza a conocer su obra en Suiza. Sus acuarelas y dibujos son sobre todo ilustraciones destinadas a satisfacer la curiosidad de sus hermanas. Pero, observadas cuidadosamente son ejemplos gráficos de un ojo atento y una gran sensibilidad.

Próspera colonia suiza

William emigró a Brasil acompañado de otro suizo, Henri Doge, que soñaba con hacer fortuna cultivando gusanos de seda en Brasil. El diario de Doge fue ilustrado con sus dibujos. En 1852 Michaud tuvo noticias de la creación de una colonia agrícola suiza en aquella región del Paraná donde se instala como pequeño propietario.

Gracias al incipiente y prometedor cultivo del café aquella colonia fue próspera y llegó a tener más de mil habitantes. Tuvo un correo y una escuela donde William Michaud fue profesor. En sus cartas de esta época, el emigrante suizo habla de las ventajas que ofrece Brasil "a los proletarios que mueren de frío y de hambre en los inviernos europeos y para quienes no tienen futuro en Suiza".

Casado con una brasileña, Michaud tuvo 7 hijas y dos hijos. Murió el 7 de septiembre de 1902 sin nunca haber regresado a su país. Nostálgico durante los últimos años de su vida, William Michaud decía que si hubiera tenido que rehacer su vida, nunca hubiera abandonado Suiza.

Desde 1922 la correspondencia, dibujos a lápiz y acuarelas de William Michaud dormían en el Museo Histórico de Vevey, instalado precisamente en una casa de propiedad del padre de William y donde éste pasó su infancia. Gracias a la archivista Marjolaine Guisan, el museo exhibe ahora la obra del pintor emigrante y descubre los perfiles de una Suiza con frecuencia olvidada.


swissinfo Claudinè Gonçalves

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.