Navigation

Suiza inaugura embajada multimillonaria en Moscú

La nueva embajada suiza en Moscú reúne a diversas agencias que promueven los intereses de Suiza en el exterior. Yuri Palmin, FDFA

Suiza inauguró una nueva embajada en Moscú. El edificio de 42 millones de francos (42 millones de dólares) reúne a diversas agencias que promueven los intereses de Suiza en el exterior.

Este contenido fue publicado el 19 junio 2019 - 10:50
Keystone-SDA/sb

La nueva embajadaEnlace externo en la capital rusa es una de las mayores representaciones diplomáticas helvéticas en el exterior y refleja la importancia de las relaciones entre los dos países, de acuerdo con el Ministerio suizo de Exteriores.

La inauguración del martes por la noche - el comienzo de una celebración de tres días con 800 invitados - contó con la presencia del ministro suizo de Exteriores Ignazio Cassis y de su homólogo ruso Sergei Lavrov.

La nueva embajada consta de dos edificios, una estructura existente del siglo XIX que era demasiado pequeña para el personal, y un nuevo edificio, diseñado por los arquitectos de Lausana Brauen y Wälchli.

Para garantizar una mayor sinergia, la embajada reunirá bajo un mismo techo al servicio diplomático y consular, al Swiss Business Hub, el servicio cultural Pro Helvetia, a Switzerland Tourism y la residencia del embajador.

Vista del patio interior de la embajada suiza en la capital rusa. Yuri Palmin, FDFA

El personal de la embajada totaliza 70 diplomáticos. El actual embajador es el exsecretario de Estado de Asuntos Exteriores, Yves Rossier, que se encuentra en Moscú desde diciembre de 2016.

Las obras de construcción se iniciaron antes de que estallara la crisis ucraniana en 2013. Su conclusión se produce tras las tensas relaciones del año pasado entre Suiza y Rusia tras una serie de revelaciones de presuntos espionajes por parte de los rusos en Suiza, que Moscú negó. En una conferencia de prensa en Ginebra el pasado noviembre, Cassis y Lavrov dijeron que conversaciones pragmáticas habían resuelto los problemas.

El martes, Rossier dijo a la radio pública suiza, RTS, que el asunto del espionaje se había resuelto, y sugirió que la nueva embajada no estaba relacionada de ninguna manera con la actualidad.

“Cuando se construye una embajada, es una embajada para un país. No es una embajada para un gobierno que encabeza ese país en un momento específico de la historia. Esta embajada está aquí para quedarse 100, tal vez 200 años. No refleja el estado de las relaciones ni las opiniones sobre cómo se gestiona el país en un momento determinado", comentó el diplomático suizo.

Vista de la fachada remodelada de la embajada suiza en Moscú. Yuri Palmin, FDFA

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.